Denuncian envenenamiento de perros en fraccionamiento

Vecinos del fraccionamiento Brisas del Pedregal acudieron a las autoridades porque al menos 20 animales fueron envenenados con un pesticida conocido como “el círculo de la muerte” por ser letal al comerlo

Vecinos del fraccionamiento Brisas del Pedregal acudieron a las autoridades porque al menos 20 animales sufrieron envenenamiento

Vecinos del fraccionamiento Brisas del Pedregal acudieron a las autoridades porque al menos 20 animales sufrieron envenenamiento

Comparte esta nota

Un perro pug aparece jadeando en un video. “¡Gordo!”, se oye el lamento de una persona. Después, en otro audiovisual, el animal es auxiliado por un veterinario para respirar a través de un inhalador, el animal había sufrido un envenenamiento.

“Descansa en paz, Gordo. Tu sufrimiento no puede quedar impune. Ni el tuyo ni el de todas las mascotas que ya no están con nosotros. Ni las que seguirán muriendo porque el gobierno no actúa”, publicó a través de su cuenta de Twitter un usuario identificado como Gabriel el 23 de enero de 2022.

El perro de raza pequeña llamado Gordo es la última, de las aproximadamente 20 víctimas reportadas, que murió luego de ser envenenado por segunda ocasión en el fraccionamiento Brisas del Pedregal, en el municipio de Montemorelos.

“Hoy murió El Gordo. Este perrito, como lo ven aquí, no era agresivo. Esta foto fue tomada hace unos meses durante su primer envenenamiento. Hoy no la libró. Al salir a la calle comió un plato intoxicado y no pudo sobrevivir, pero hace meses no salió, esa vez fue envenenado en su propia casa, cuando alguien puso la comida en su cochera. Tenemos sospechas de quién es, vecinos vieron a una persona dejando un plato, y cuando lo analizaron encontraron el veneno”, continuó Gabriel el hilo de Twitter.

Desde septiembre de 2021 comenzaron los reportes sobre el envenenamiento a animales de compañía. Ahora otras especies como pájaros y palomas comenzaron a aparecer muertas.

El 18 de octubre una vecina reportó en un chat de WhatsApp que le envenenaron a uno de sus perros. Antes había ocurrido así con otro perro y un gato y compartió fotografías del alimento en platos de unicel frente a la casa 142.

“Lo curioso es que nadie en la colonia conoce el nombre de este hombre, ni a qué se dedica ni de dónde es. Desde que llegó a vivir aquí ha sido un misterio, nadie tiene referencias sobre él. Estamos ante una persona peligrosa y lamentablemente las autoridades intervendrán hasta que sea demasiado tarde. Estamos hartos”, se lee en el Twitter de Gabriel, que se viralizó.

Dory y otras víctimas de envenenamiento

“Descansa, Dory. Esta era nuestra perrita cuando la envenenaron la primera vez. Estuvo sufriendo toda la noche”, compartió Gabriel en un hilo.

En el video se puede ver a una hembra de raza pequeña color café. Al igual que Gordo, presentó jadeos y dificultad para respirar.

A Dory la hicieron vomitar. La hermana de Gabriel y su novio tuvieron contacto con el vómito del animal y presentaron síntomas de intoxicación.

“Cuando mi hermana y su novio asistieron a nuestra perrita para que vomitara tuvieron contacto con la sustancia sólo por medio del olfato. Los siguientes dos días presentaron síntomas de intoxicación a causa de esta sustancia”, narró Gabriel.

Se trata de Furadan, un veneno altamente tóxico si se ingiere o se inhala. Debido a esto, Dory no pudo ser enterrada en el fraccionamiento Brisas del Pedregal porque su cadáver podría seguir contaminando

“La Secretaría de Salud vino por nuestra perrita y nos dijo que no podíamos enterrarla porque el veneno contaminaría varios metros cúbicos de suelo… y que si la dejábamos unas horas más contaminaría el ambiente al comenzar a descomponerse, pudiendo envenenar a personas por el aire. Si las autoridades saben y están conscientes del gran peligro de esta sustancia, ¿por qué no han hecho nada en meses?”, reclamó uno de los responsables de Dory.

Gabriel reveló que acudieron al Centro de Orientación y Denuncia (CODE), hablaron a la policía municipal de Montemorelos, además del contacto que ya habían tenido con la Secretaría de Salud sobre el entierro de Dory. Lo mismo sucedió en el caso del pug del vecino.

“Mi hermana llamó a la policía municipal para pedirles que investigaran el alimento que está afuera de la casa del vecino (ella ya tiene una denuncia previa por nuestra perrita) y le dijeron que ellos no podían venir, que denunciáramos otra vez”, escribió.

En defensa de los animales

El envenenamiento de perros, gatos, palomas y pájaros en cadena en el fraccionamiento Brisas del Pedregal, en el municipio de Montemorelos, terminó siendo un problema de salud pública que afecta al vecindario y que ignoran las autoridades. Sin embargo, algunos defensores de animales se han unido a la protesta.

La organización Animales Heroes exigió a la Fiscalía de Nuevo León que investigue el caso y que el responsable de la muerte de al menos 20 animales sea encarcelado. El alcalde de San Nicolás, Daniel Carrillo, compartió a través de redes digitales el proceso de denuncia ciudadana por actos de maltrato y crueldad animal.

La exdiputada local, Claudia Tapia Castelo, quien durante la Septuagésima Quinta Legislatura presentó varias iniciativas a favor de los animales, retuiteó la publicación.

“Si las autoridades hubiesen realizado su trabajo y aplicado la ley, ningún otro ser hubiese perdido la vida y sus humanos no hubieran sufrido ni su muerte ni la impotencia. Este asesino debe de ser encarcelado y los funcionarios que fueron omisos destituidos y deshabilitados de por vida para ejercer la función pública”, escribió.

Fue hasta el 25 de enero de este año cuando agentes ministeriales catearon el domicilio del sospechoso, según actualizó el propio Gabriel. Esto ocurrió luego del alcance que tuvieron sus publicaciones.

“Lo que comenzó como un caso de asesinatos de animales en cadena terminó siendo un problema de salud pública y nadie hace nada”, insistió y mencionó al gobernador de Nuevo León, Samuel García; a la titular de la Oficina Amar a Nuevo León, Mariana Rodríguez; al Gobierno de Nuevo León y a la Secretaría de Salud Pública.

A pesar de que Samuel García y Mariana Rodríguez han adoptado perros y han dado una imagen de preocupación por los seres sintientes, según comparten en redes digitales, no se pronunciaron al respecto.

También puedes leer: Perfila Senado primera ley sobre bienestar animal; perseguiría de oficio el maltrato y la crueldad contra animales

Salir de la versión móvil