La mañana de este domingo se registró un asalto a integrantes de la caravana migrante en la carretera Tenosique-Ceibo, a unos pasos de la colonia Brisas del Usumacinta en el estado de Tabasco.

Las víctimas denunciaron que dos sujetos encapuchados, portando armas de fuego y machete, los despojaron de sus pertenencias y violaron a dos mujeres hondureñas en presencia de sus esposos e hijos.

“Inmovilizados, nos despojaron de todas las mochilas de ropa, teléfono celulares y dinero en efectivo, y por último violaron a dos de nuestras esposas delante de los niños”, declararon.

Los migrantes explicaron que formaban parte de los 16 extranjeros que cruzaron a México en busca de trabajo, y llevaban consigo a seis niños.

Los hechos, además, ocurrieron dentro de un potrero luego de que los sujetos interceptaran a los indocumentados y los tiraran al suelo amenazándolos con un arma de fuego.

La policía municipal recogió los testimonios de los migrantes, así como de las mujeres violadas quienes describieron a los asaltantes. Especificaron que uno tiene un tatuaje en forma de estrella en la mano izquierda.

Las víctimas también refirieron que sus agresores tenían alrededor de 25 o 30 años de edad, eran delgados y, también, de baja estatura.