En algún lugar de las tierras cenagosas de Louisiana, un hombre que denunció el contubernio entre las autoridades de Tamaulipas y el narcotráfico espera sediento de justicia.

Clama firmeza de las autoridades federales ante las averiguaciones y la alerta migratoria de la Procuraduría General de la República (PGR) contra los ex gobernadores de Tamaulipas Manuel Cavazos Lerma, Tomás Yarrington y Eugenio Hernández.

Porque los hechos que rodean la salida del país de Omar Durán Perales y su exilio en Estados Unidos son una prueba palpable de cómo creció el crimen organizado en Tamaulipas con la complicidad de funcionarios de distintos niveles de gobierno y los cárteles de la droga.

Los sucesos que narra el ex director de Inspección Ganadera de Tamaulipas explican por qué se vive actualmente esta condición de narcotráfico, violencia e inseguridad en México.

Pero aunque Durán Perales se atrevió a denunciar desde adentro del gobierno de Tamaulipas la relación de funcionarios estatales con los traficantes de drogas y armas, hoy vive marginado en Louisiana, esperando volver a su tierra.

A su patria, que la impunidad convirtió en un país de ciegos.

Y es que Durán Perales es testigo de la protección que se brinda a quienes operan el trasiego de drogas hacia Estados Unidos y la internación de armas de asalto hacia México. Y aunque hizo oficiales sus denuncias, la impunidad no le permite regresar a salvo a su país.

Ya hubo un fiscal asesinado, un delegado de la PGR que encubrió las denuncias de Durán Perales, un agente del Cisen que se vendió al mejor postor, personal del gobierno estatal corrompido por el narcotráfico y la amenaza explícita de un gobernador. Pero no pasa nada.

Este hombre vio de todo, primero como subdirector y luego como director de Inspección Ganadera durante la administración de Manuel Cavazos Lerma en Tamaulipas.

Detuvo cargamentos de cocaína y mariguana que iban hacia Estados Unidos, pero también de fusiles procedentes de ese país hacia México.

Incluso descubrió cómo los narcotraficantes introducen cápsulas con cocaína dentro de reses y vacas para transportar la droga hacia el norte.

Durán Perales denunció todo lo que vivió, pero tuvo que huir de su país porque recibió amenazas constantes contra su vida y su familia.

Y la advertencia que finalmente lo hizo abandonar México provino del entonces gobernador tamaulipeco.

El mismo día que discutió con el entonces mandatario estatal por las denuncias de narcotráfico, tuvo que salir intempestivamente del país para solicitar asilo en Estados Unidos.

Narra que luego de una discusión con Cavazos Lerma, un desconocido que iba a bordo de una camioneta que portaba logotipos del gobierno de Tamaulipas fue a su casa para amenazarlo con asesinar a sus hijas.

La amenaza del entonces gobernador fue la gota que derramó el vaso, el último eslabón de una cadena de advertencias y complicidades que vivió el ex director de Inspección Ganadera de Tamaulipas.

En la red de complicidades, Durán Perales conoció a personal del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) que en un principio parecía dispuesto a colaborar con él.

Se trató de Enrique González, agente del Cisen en Ciudad Victoria, Tamaulipas.

Aunque Durán Perales entregó toda su información a González, y éste constató personalmente el tráfico de drogas y armas, los cargamentos transportados hacia ambos sentidos de la frontera nunca fueron confiscados.

De hecho, el agente del Cisen se hizo de la vista gorda con un cargamento de fusiles que llegó a México procedente de Alice, Texas, que era propiedad del estadounidense Raúl Ruiz Ruiz.

Sin embargo, Enrique González recibió un ascenso para ser el delegado del Cisen en Nuevo Laredo.

Y por ello, desde su exilio muy cerca de los pantanos de Louisiana, Durán Perales insiste sobre la impunidad que prevalece en México.

Porque también denunció oficialmente y declaró todo en el Consulado de México en San Antonio, Texas.

Incluso adjuntó pruebas audiovisuales.

Pero el fiscal de la PGR que abrió su expediente fue asesinado meses después.

El 10 de abril de 2000, José Patiño Moreno, quien tenía abierta la investigación por tráfico de drogas y armas en Tamaulipas, apareció muerto junto con otros dos agentes en Baja California.

Patiño Moreno estaba a cargo de la Dirección de la Fiscalía Especializada en Delitos Contra la Salud de la PGR.

Durán Perales teme que junto con él hayan muerto sus denuncias y la posibilidad de regresar sano y salvo a México.

Además, el delegado de la PGR en Tamaulipas a finales de los 90, Lorenzo Salas Medina, en lugar de investigar las acusaciones de Durán Perales, trató de encubrirlas.

Incluso, Durán Perales recuerda que el delegado de la PGR le pidió esperar a que pasaran las elecciones estatales para iniciar las averiguaciones sobre el caso, con la finalidad de no afectar al PRI.

Otro actor importante en las imputaciones que hace Durán Perales es el entonces director de la Asociación Ganadera de Tamaulipas, Eulalio Guerra, pariente del contrabandista Juan N. Guerra, de Matamoros.

En lugar de apoyar las denuncias de Durán Perales sobre el tráfico de drogas y armas en los cargamentos de ganado, Eulalio Guerra le pidió callar.

Complicidad de las autoridades, corrupción, narcotráfico de aquí para allá y tráfico de armas de allá para acá.

Todo está en la denuncia que hizo Omar Durán Perales.

Pero nadie actuó, y hoy México se debate en una guerra de cárteles, con el Ejército en las calles y la muerte de civiles inocentes.

Y el hombre que levantó la voz a tiempo está marginado en algún lugar de Louisiana, al sureste de Estados Unidos, todavía esperando justicia.

Esto, mientras los ex servidores públicos que actuaron en contubernio con los traficantes viven en México como si nada hubiera pasado.

EL INFORMANTE Y LA TRAICIÓN DEL CISEN

Omar Durán Perales camina cabizbajo a lo largo de los canales pantanosos de Louisiana, porque quiere regresar a su país, pero ninguna autoridad mexicana le ofrece protección para hacerlo.

Sin embargo, la protección mexicana sí funcionó para el trasiego de drogas y armas que él mismo constató entre 1995 y 1997.

Y todo comenzó gracias a un informante que le indicaba con precisión milimétrica los transportes de carga que no sólo transportaban frutas, verduras o ganado, sino también sustancias prohibidas y fusiles.

Y es que el médico veterinario Omar Durán Perales conoció a Manuel Cavazos Lerma y al padre de éste cuando ni siquiera imaginaba que entraría a trabajar a la administración estatal.

Cuando Cavazos Lerma ganó la gubernatura, fue invitado a trabajar en la Subdirección de Inspección Fitosanitaria de Tamaulipas.

Y ahí empezó todo. Porque Durán Perales tendría a su cargo la inspección en todas las casetas fitosanitarias ubicadas en la frontera tamaulipeca con Texas, y en los límites con Nuevo León y Veracruz.

Toda una red instalada en carreteras y caminos para inspeccionar cualquier producto agropecuario transportado entre Estados Unidos y México.

Así empezaron las revelaciones.

La naranja que viajaba de Veracruz a Nuevo León llamaba la atención de Durán Perales.

“Es como llevar piedras al río”, dice el médico veterinario, porque Nuevo León es el principal productor de naranja en el país.

Y, claro, a la hora de inspeccionar el transporte de carga, el médico encontró mariguana.

Por su buen trabajo para detectar ganado con problemas sanitarios, Omar Durán Perales fue ascendido a director de Ganadería.

Y en 1995, recibió la llamada de un hombre que se hizo llamar “Pedro”.

Sin apellidos, sin referencias, “Pedro” le daba instrucciones muy precisas para detectar irregularidades en el ganado que era transportado a través de las casetas.

Y así transcurrió un tiempo, hasta que el informante empezó a cambiar su objetivo.

Como cada vez que “Pedro” daba una instrucción, se cumplía su afirmación, el médico veterinario sabía que no fallaría.

Entonces empezaron las instrucciones que indicaban qué vehículos llevaban ganado y algo más.

Como un cargamento de reses que “Pedro” dijo que llevaba cocaína.

Omar Durán Perales explica que utilizando cápsulas de unos 10 centímetros de largo, los narcotraficantes introducen cocaína en los animales.

Así que por el informe de “Pedro”, el director de Inspección Ganadera detuvo un camión con reses.

Como Durán Perales ya conocía a un agente del Cisen de Ciudad Victoria, a Enrique González, decidió avisarle del cargamento oculto en el ganado.

Y, efectivamente, después de que fue detenido el cargamento, no se recibió un solo reclamo por parte de los propietarios. Transcurridas varias horas, los inspectores estatales y hasta el agente del Cisen vieron cómo los animales empezaron a morir porque las cápsulas se les reventaron dentro del cuerpo.

Luego, nuevamente “Pedro” le informó a Durán Perales de otros cargamentos de droga que iban en un transporte de ganado.

Y el médico continuó deteniendo cargamentos de droga. Claro, solicitando la ayuda de la Policía Federal para confiscar las sustancias y avisando a Enrique González, del Cisen, lo que estaba sucediendo.

Pero llegó el momento en que González hizo una revelación muy peligrosa para Durán Perales.

Le dijo que ya no detuviera cargamentos de droga porque “ésa no la paraba ni él, ni el Cisen, ni nadie”.

Además, le informó que solamente querían saber sobre el tráfico de armas.

Un día, “Pedro” volvió a llamar a Durán Perales para avisarle que iba hacia la caseta de San Fernando un cargamento de unas 40 reses proveniente de Texas con destino al sur de México.

El informante aseguraba que en ese cargamento también había armas largas, así que Durán, director de Inspección, llamó a su personal y le dio instrucciones de detener el transporte.

Los inspectores le regresaron la llamada para decirle que habían detenido un embarque que, curiosamente, provenía de Alice, Texas, y viajaba con dirección a los estados de Morelos y Chiapas.

El camión con unas 40 reses estaba a nombre de Raúl Ruiz Ruiz, un ganadero texano adinerado.

Omar Durán Perales decidió trasladarse a San Fernando para buscar personalmente las armas escondidas en el cargamento de animales.

En ambos extremos de la jaula, cubiertos con estiércol y paja, había dos envoltorios de costal y cinta canela.

En cada uno había unos 20 fusiles de asalto.

Con el cargamento detenido, Durán llamó nuevamente a Enrique González para avisarle que habían encontrado las armas.

El agente del Cisen le respondió que pediría instrucciones a su sede en la Ciudad de México y que por la mañana le diría qué hacer con el cargamento.

Al día siguiente, Durán Perales recibió la llamada de González, quien le pidió que regresara el cargamento hacia la frontera con Estados Unidos para evitar consecuencias que lo perjudicaran, tanto a él como a sus inspectores.

El agente del Cisen le explicó que cuando el camión con las reses y las armas regresara de San Fernando hacia la frontera, ellos interceptarían el vehículo y confiscarían las armas.

Sin embargo, transcurridas varias horas, González le llamó a Durán para decirle que no veían el camión.

Que no aparecía por ninguna parte a pesar de que la carretera de San Fernando hacia la frontera es una línea recta.

Y nunca aparecieron las reses ni las armas del cargamento a nombre de Raúl Ruiz Ruiz, un ganadero texano.

Desde entonces, Durán no confió más en el agente González del Cisen, en el hombre que ya le había dicho que los cargamentos de droga no los paraba nadie y que ahora se hacía de la vista gorda ante un embarque de reses y armas.

Luego de ese episodio, González fue ascendido a delegado del Cisen en Nuevo Laredo.

LA AMENAZA DEL GOBERNADOR

El director de Inspección Ganadera de Tamaulipas detuvo cargamentos de drogas y denunció la internación de armas hacia México durante dos años, pero sólo recibió amenazas.

Entre 1995 y 1997, Omar Durán Perales buscó ayuda entre las autoridades estatales y federales para dar con los narcotraficantes y los contrabandistas estadounidenses de armas.

Para perjudicar sus operaciones de trasiego y sus finanzas.

Pero se dio cuenta que estaba completamente solo el 11 de septiembre de 1997, cuando la amenaza llegó directamente de su jefe, del gobernador Manuel Cavazos Lerma.

Como las dos hijas de Durán, una de 5 años y otra de 10, estudiaban en el mismo colegio que los hijos del gobernador, el chofer de Cavazos Lerma se acercó a ellas a la hora de la salida.

Durán recuerda que aquel día, su hija de 10 años llegó asustada de la escuela y le platicó que el conductor del gobernador le había dicho: “Dile a tu papá que si no se calla, vamos a venir por ustedes”.

Eso hizo que Durán se encendiera y buscara hablar con Cavazos Lerma.

Una vez que le dieron acceso al gobernador, Omar Durán le cuestionó por qué su chofer había amenazado a sus hijas.

Pero dice que en lugar de ofrecerle una disculpa y reprender a su chofer, Cavazos Lerma le respondió que no se preocupara, porque en el colegio había mucha seguridad.

Eso disparó más el encono de Durán, quien además tuvo que escuchar al gobernador cuando le decía que “el sol sale para todos”, como una analogía de que debió aceptar que le compartieran las ganancias del trasiego de drogas.

El médico veterinario salió corriendo del despacho de Cavazos Lerma y regresó a su casa.

Mientras trataba de calmarse regando el pasto, se estacionó frente a su casa un hombre que iba a bordo de una camioneta con logotipos del gobierno de Tamaulipas.

Preguntó por Durán y luego se acercó para advertirle: “Observa esta cara, porque en la noche voy a venir a matar tus hijas…”.

Omar Durán respondió retándolo, pero el individuo solamente repitió: “En la noche vengo por tus hijas”.

En ese momento de aquel 11 de septiembre de 1997, Durán Perales le pidió a su esposa que empacara, y junto con sus dos hijas, partieron hacia la frontera para pedir asilo político en el Departamento de Migración de Estados Unidos.

En Migración, los agentes le presentaron a personal de la DEA y del FBI, y le advirtieron que cualquier información estaría siendo confirmada al momento por su aparato de inteligencia en México.

Los mismos agentes le confirmaron que, efectivamente, gente armada con fusiles había ingresado a su casa y había destruido lo poco que quedaba en ella.

Entonces le permitieron ingresar a Estados Unidos, donde todavía hoy no tiene un estatus migratorio claro.

La amenaza final contra Omar Durán Perales y su familia provino del gobernador Manuel Cavazos Lerma.

Hace 14 años y cuatro meses que el médico veterinario quiere regresar a México, pero ninguna autoridad mexicana lo respalda.

El expediente que abrió el director de la Fiscalía Especializada en Delitos Contra la Salud de la PGR, José Patiño Moreno, parece haber muerto junto con el fiscal en el año 2000.

Durán espera justicia porque dice que tiene derecho a vivir como cualquier mexicano, en su tierra, con su familia, con la protección de la autoridad.

Pero en este país de ciegos, el que vio lo que estaba ocurriendo y levantó su voz, fue quien terminó marginado y fuera del país.

Es la impunidad que hoy tiene a México sumido en esta guerra de cárteles, con el Ejército en las calles y con los civiles secuestrados por la violencia y la inseguridad.
El caso en los medios

Después de que Reporte Indigo revelara la alerta migratoria declarada sobre tres ex gobernadores de Tamaulipas, algunos medios de comunicación retomaron la información y dieron el crédito a este medio electrónico. En cambio, otros trataron de descalificar la noticia, no presentaron fuentes y posteriormente tuvieron que aceptar que la información que inicialmente presentó Reporte Indigo fue precisa.

Lunes 30 de enero

1. LANZAN ALERTA MIGRATORIA

7:15 horas

Reporte Indigo revela en el Update 71 que Eugenio Hernández, Tomás Yarrington y Manuel Cavazos Lerma, los tres últimos gobernadores de Tamaulipas, están bajo la lupa de las autoridades federales. En la antesala de la contienda electoral, se emitió un oficio para obligar a los aeropuertos a informar sobre cualquier viaje que realicen ellos y 46 familiares, funcionarios, empresarios y colaboradores tamaulipecos.

2. REPORTE INDIGO CON CARMEN ARISTEGUI

7:18 horas

En entrevista con Carmen Aristegui, Ramón Alberto Garza, director general de Reporte Indigo, da la primicia y los detalles sobre las investigaciones a las que están sujetos los tres ex mandatarios tamaulipecos, noticia que fue publicada en exclusiva por este medio.

3. JOAQUÍN LÓPEZ-DÓRIGA HABLA SOBRE EL CASO

13:30 horas

En su noticiero de Radio Fórmula, Joaquín López-Dóriga aborda la información de Tamaulipas citando como fuente el portal del diario Milenio. Nunca menciona a Reporte Indigo.

4. REFORMA LO PUBLICA

13:50 horas

Bajo el encabezado “Cerca PGR a ex Mandatarios tamaulipecos”, el diario Reforma publica en su portal de Internet los informes sobre la alerta migratoria emitida por la PGR. Omite a Reporte Indigo como fuente.

5. CIRO GÓMEZ LEYVA: ‘YO PENSÉ QUE ERA ALGO SERIO’

14:00 horas

En el noticiero “Fórmula de la Tarde”, de la Cadena Radio Fórmula, Ciro Gómez Leyva aborda el tema y minimiza a Reporte Indigo, medio que publicó la información antes que nadie.

“¿De dónde sale esta nota?”, le cuestiona Ciro a un colaborador del noticiero. “Sale de un portal muy temprano, lo publica un portal de Internet, el de Indigo”, le responde.

“Ah bueno, bueno… yo pensé que era algo serio… y si mañana no pasa nada, van a decir que fue la autoridad”, comentó Gómez Leyva.

6. WEB DE EL UNIVERSAL

14:34 horas

El Universal publica en su sitio web el titular “Va PGR contra 3 ex gobernadores de Tamaulipas”. En el artículo no menciona a Reporte Indigo como el medio que dio la primicia.

7. LÓPEZ-DÓRIGA RECLAMA

22:30 horas

En Televisa, Joaquín López-Dóriga informa que la PGR pidió a autoridades federales un informe de los viajes que realicen los ex gobernadores de Tamaulipas Manuel Cavazos Lerma, Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, pero no precisa la fuente. Hasta ese momento, la Procuraduría General de la República aún no emitía un comunicado oficial. Más tarde, en su cuenta de Twitter, el periodista reclama la falta de información de la dependencia federal.

“Estoy a la espera de que la PGR se pronuncie sobre los 3 ex gobernadores de Tamaulipas. Igual rectifican. A ver”.

“La PGR no se pronunciará sobre la alerta a 3 ex gobs de Tams, Cavazos, Yarrington y Hernández, será la SCT que originó la versión del alerta”.

“Pero la SCT aún no envía el comunicado sobre Cavazos, Yarrington y Hernández. iA ver a qué hora!”.

Martes 31 de enero

8. LA PGR EMITE COMUNICADO

00:05 horas

En los primeros minutos del martes, la Procuraduría General de la República y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes señalan en un comunicado conjunto que la alerta migratoria contra tres ex gobernadores es falsa y que las dependencias federales únicamente solicitaron reportes sobre las entradas y salidas del país de los ex mandatarios, así como de algunos de sus familiares.

Responsabilizan al comandante del aeropuerto de Tampico, quien pidió al delegado del Instituto Nacional de Migración en Tamaulipas emitir una alerta en contra de los ex mandatarios tamaulipecos. Debido a que se extralimitó en sus funciones, el comandante fue separado de su cargo.

9. CAVAZOS LERMA SE DEFIENDE

En el noticiero de Carmen Aristegui, Manuel Cavazos Lerma, ex gobernador de Tamaulipas, califica el hecho como “guerra sucia” y asegura que “el que nada debe nada teme”.

10. REITERA SEGOB QUE NO HAY ALERTA

En conferencia de prensa, el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, reitera la información de la PGR y evita ahondar en detalles sobre las indagatorias.

11. REPORTE INDIGO EN RADIO FÓRMULA

Denise Maerker, conductora del noticiero “Atando Cabos”, entrevista al director de Reporte Indigo, Ramón Alberto Garza, quien precisa el primer contacto que tuvo con la alerta migratoria y cómo, durante el fin de semana, rastreó la información que fue publicada el lunes 30 de enero.

12. EL CASO EN TERCER GRADO

En el foro de discusión de Televisa donde participan Denise Maerker, Joaquín López-Dóriga, Ciro Gómez Leyva, Carlos Marín, Carlos Loret de Mola y Leopoldo Gómez, se aborda el tema de Tamaulipas.

Los periodistas mencionan como fuente al diario Reforma, no a Reporte Indigo.

Carlos Loret de Mola asegura que, como reportero, le hubiera gustado ver una orden de aprehensión seguida por la detención de un cuerpo de élite, el traslado de los tres individuos presuntamente culpables a un penal de máxima seguridad y una conferencia de prensa con los titulares de la Defensa, la Marina y la PGR, exponiendo todos los elementos contundentes de por qué tres ex gobernadores estaban bajo averiguación.