La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) reportó el hallazgo de bombas molotov, marihuana y otros objetos que presuntamente serían usados en la marcha de este 8 de marzo por la conmemoración del Día de la Mujer.

Estos y otros artefactos; como marros, espadas y petardos, fueron hallados en un cateo realizado a la casa de una activista feminista, quien se encuentra imputada por su participación en manifestaciones.

A través de una serie de tuits, la Fiscalía capitalina informó acerca del decomiso de objetos, entre ellos las bombas, de los que aseguró serían usados para agredir durante la marcha de este lunes.

Tras el cateo realizado por la FGJCDMX, no hubo personas detenidas.

“En la acción policial, derivada de una noticia criminal, en un predio de la colonia Polanco, alcaldía Miguel Hidalgo, no hubo personas detenidas y el mandamiento se ejecutó con autorización judicial y con personal femenino de la PDI y la SSC”, aseguraron.

TE SUGERIMOS: ¿A qué le tienes miedo? Critican a Roemer por amurallar su casa previo a movilizaciones por el 8M

En redes sociales, grupos feministas comenzaron a alertar acerca de los cateos en casas de mujeres imputadas por su participación en marchas a favor de los derechos de las mujeres, en contra del feminicidio, entre otras causas que defiende el movimiento.

Entre otras versiones, mujeres relataron en redes sociales que en la casa donde ocurrió el cateo se practicaba con espadas para un performance que se realizaría durante la marcha de este 8 de marzo y que fue en ese momento cuando supieron que estaban realizando cateos a casas de mujeres imputadas.

Según los tuits de la Fiscalía, como parte de sus acciones para proteger a la ciudadanía “y en respeto absoluto a quienes participen en las movilizaciones con motivo del Día Internacional de la Mujer”, sus agentes ejecutaron la orden para entrar en el lugar.

Ahí aseguraron en total nueve bombas molotov, cinco puntas, cinco marros, seis petardos y vegetal verde con características propias de la marihuana con un peso aproximado de 18 kilogramos, sin embargo, feministas acusan la “siembra” de estos objetos, pues solo se encontraban practicando con las espadas.

Colectivas alertaron a sus compañeras que tuvieran procesos abiertos, que salieran de sus casas y buscaran refugio, tras el cateo realizado en una casa en la colonia Polanco, en la alcaldía Miguel Hidalgo.

También la Brigada Humanitaria de Paz Marabunta denunció la siembra de objetos, como las bombas que presuntamente estaban en el sitio y serían usadas en la marcha, además de considerar el cateo como irrupción ilegal por parte de las autoridades capitalinas.

La brigada sostiene la versión de que las mujeres presentes solo participaban en el ensayo de un performance. En el domicilio también se hallaban niños al momento de la incursión de los elementos de la Fiscalía.