La División del Norte apoya al dirigente del Comité Municipal de Monterrey, Iván Garza, para que sea el candidato azul a la Alcaldía regia. Pero Margarita Arellanes no está de acuerdo en esta decisión
http://youtu.be/yDWS6F9R-bk

Los tres grandes liderazgos panistas en Nuevo León saben que su conveniencia es unirse en torno a Margarita Arellanes y su proyecto a la Gubernatura de 2015, pero hay otras candidaturas en las que no llegan a un acuerdo.

Hay dos registros para presidencias municipales que están en juego y que pueden provocar división entre el Grupo San Nicolás, el equipo del senador Raúl Gracia y La División del Norte que encabeza José Serrano.

Y es que según las encuestas del CEN del PAN, la alcaldesa regia Margarita Arellanes tiene una ventaja considerable sobre los demás albiazules respecto a la candidatura a la Gubernatura.

Por ello es que en este caso no existe duda y los tres grandes grupos de la cúpula panista están, convenientemente, de acuerdo en respaldar a la munícipe regia porque todos quieren recuperar el gobierno estatal.

Pero en el caso de otros puestos de elección popular no es tan fácil.

Diputaciones locales y alcaldías tienen un acuerdo en La Mesa Nuevo León, que sienta a negociar en el CEN panista a los tres liderazgos que controlan internamente el partido albiazul.

Según el acuerdo de esta Mesa, como son tres grupos, irían en tercios para negociar candidaturas.

Es decir, siete aspirantes a diputados locales por cada liderazgo.

Pero hay como 20 albiazules levantando la mano por cada grupo.

Sin embargo, ese es un problema que el líder de cada fracción panista puede solucionar, pidiendo disciplina a sus correligionarios.

En cambio, en las alcaldías metropolitanas se acordó que el candidato a la Alcaldía de Monterrey será nombrado por el CEN del PAN, para evitar divisiones internas entre los tres grupos, debido al peso específico de la Presidencia Municipal regia.

Y es aquí donde empiezan los conflictos entre los liderazgos.

Tres líderes, un registro para la Alcaldía regia

El Grupo San Nicolás está apoyando al legislador local y líder de la fracción albiazul en el Congreso, Alfredo “Fredy” Rodríguez.

Zeferino Salgado, quien comanda este grupo político panista, así como los diputados federales Fernando Larrazabal y Víctor Fuentes, están detrás de las aspiraciones de Rodríguez.

Pero en las encuestas quien está arriba es Felipe de Jesús Cantú. Sin embargo, es este exalcalde de Monterrey a quien dentro del propio PAN atribuyen más puntos negativos en las encuestas.

Es decir, que Felipe gana en conocimiento, pero tendría menos porcentaje para crecer en las preferencias, según sus detractores.

Y Cantú es apoyado por la alcaldesa de Monterrey Margarita Arellanes para ser el candidato a la capital regia.

Es aquí donde floreció una division interna, porque La División del Norte, liderazgo interno que comanda José Serrano, aunque apoya y abandera a Margarita Arellanes, no está de acuerdo en esta decisión.

La División del Norte apoya al dirigente del Comité Municipal de Monterrey, Iván Garza, para que sea el candidato azul a la Alcaldía regia.

Es decir, ni siquiera entre el mismo grupo de La División del Norte se han puesto de acuerdo en quién debe ser el candidato para la capital regia.

En este clan, el diputado federal Arturo Salinas, el alcalde de Santa Catarina, Víctor Pérez, y la alcaldesa regia, han formado un frente común en favor de Felipe de Jesús Cantú.

Pero por otro lado, La División del Norte prefiere a Iván Garza.

Hoy será uno de los temas a discutir en la Mesa Nuevo León, en la Ciudad de México.

Y para Guadalupe hay otra negociación

El municipio más poblado del área metropolitana, luego de Monterrey, es muy disputado al interior del PAN y está causando divisionismo.

Y es que según el acuerdo de La Mesa Nuevo León, el senador Raúl Gracia lleva “la sartén por el mango”, para asignar al aspirante a esa Alcaldía, que en relación a este grupo político es Alfonso Robledo.

Sin embargo, el apoyo abierto de La División del Norte a las aspiraciones de Judith Díaz es un factor que provoca diferencias entre los grupos.

Aunque Alfonso Robledo ha estado trabajando en Guadalupe durante meses, también está por su cuenta Judith Díaz, con todo el apoyo del liderazgo de más reciente creación dentro del PAN y que dirige José Serrano.

Esta diferencia prendió los focos de alerta para el senador Raúl Gracia, quien seguramente hoy gritará “¡foul!” en la sede del CEN azul en la Ciudad de México.

Incluso, hay actos públicos de ambos grupos albiazules en Guadalupe.

En el caso de Judith Díaz, la semana pasada efectuó varios eventos públicos, en los que incluso fue apoyada por otro panista que aspiraba a la Alcaldía de Guadalupe, se trata de Pedro Garza.

Aquí la diferencia estriba en que el PAN en general ha crecido en un municipio considerado un bastión cetemista y priista, pero que en los últimos sondeos muestra una tendencia que beneficia al panismo.

Este factor de amplias posibilidades para que un panista compita y hasta gane en Guadalupe, es un estímulo para que los azules busquen la candidatura a la Alcaldía.