¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

LOSJOYAS

De ‘dealers’ a matones

Icela Lagunas

En los montes y parajes de la delegación Cuajimalpa, en la ciudad de México, tres hermanos apodados “Los Joyas” tejieron una historia de narco, secuestros, homicidios y fosas clandestinas.

Alejados del ruido de la urbe y de la vigilancia policiaca,  ejidos y comunidades de esta zona rural del Distrito Federal sirvieron de cuna para la carrera delictiva de estos hermanos que asentaron su poderío en pueblos limítrofes de Cuajimalpa y Huixquilucan, Estado de México.


Jul 24, 2012
Lectura 8 min
portada post

"Déjenme chambear, yo les sirvo más afuera que adentro, o díganme a quién levanto o le doy piso, déjenme chambear para ustedes”

- Francisco "El Joyas"

Suplicó en su declaración

Quienes los conocen aseguran que los jóvenes comenzaron robando; luego se dedicaron al narcomenudeo hasta que cobraron fama de secuestradores y matones

A Francisco, el mayor de 34 años, le gustaba vestir de traje; a René, de 23, le apodaban ‘El Frijol’, y Javier, de apenas 18 años, es ‘El Bebé’. A los tres se les conoce como ‘Los Joyas’.

En los montes y parajes de la delegación Cuajimalpa, en la ciudad de México, tres hermanos apodados “Los Joyas” tejieron una historia de narco, secuestros, homicidios y fosas clandestinas.

Alejados del ruido de la urbe y de la vigilancia policiaca,  ejidos y comunidades de esta zona rural del Distrito Federal sirvieron de cuna para la carrera delictiva de estos hermanos que asentaron su poderío en pueblos limítrofes de Cuajimalpa y Huixquilucan, Estado de México.

Francisco, René y Javier García Pérez distribuían en los pueblos de la región marihuana que desde Maravatío, Michoacán, les traía su tío José Luis Pérez Rubí, quien se dedicaba a la cosecha de la hierba y a transportarla por carretera para su venta en toda esta región metropolitana.

Así lo refiere Ezequiel Nava Pineda, uno de sus colaboradores, quien fue detenido por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) y ahora ofrece detalles de sus operaciones.

La PGJDF relaciona a “Los Joyas” con al menos nueve homicidios. Sin embargo, las autoridades del Estado de México hablan de al menos 20 víctimas más en aquella entidad.
Tristemente, los tres hermanos ahora son protagonistas de uno de los capítulos de mayor violencia en la historia reciente de la zona metropolitana: las fosas clandestinas encontradas en un paraje de los límites del DF y el Estado de México.

El caso tomó relevancia porque en la capital no se había registrado un hallazgo de esta naturaleza y el antecedente inmediato remite a Tamaulipas y Durango, así como otros estados azotados por la violencia del narcotráfico, donde los cementerios clandestinos han sido noticia.

La investigación la realizan de manera conjunta la PGJDF y su homóloga del Estado de México, que hasta el momento han descubierto tres fosas clandestinas con siete cadáveres. Las excavaciones siguen.

La averiguación previa FAS/T3/622/12-06 de la Fuerza Antisecuestros de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) contiene la investigación  de este trío de hermanos.

Y es que cuando el dinero de la droga les resultó insuficiente se dedicaron a secuestrar comerciantes y pequeños empresarios de la zona, pidiendo desde 100 mil pesos a sus familiares a cambio de su liberación.

Quienes los conocen, vecinos y empleados de su negocio en el pueblo de Chimalpa, Cuajimalpa, aseguran que los jóvenes comenzaron robando; luego se dedicaron al narcomenudeo hasta que cobraron fama de secuestradores y matones.

A Francisco, el mayor de 34 años, le gustaba vestir de traje; a Rene, de 23 años, le apodaban “El Frijol”; y Javier, de apenas 18, es “El Bebé”. A los tres se les conocía como “Los Joyas”.

Eran muy conocidos por la gente de su comunidad, quiene se enteraban de sus actividades delictivas. Para todos los habitantes de San Pablo Chimalpa no era un secreto que “Los Joyas” andaban en malos pasos.

Ezequiel Nava Pineda, cómplice del trío, declaró ante el Ministerio Público sobre las andanzas de estos tres hermanos, señalados como los responsables de las fosas clandestinas en San Juan Yautepec, Huixquilucan, Estado de México, en donde enterraron a las víctimas de sus plagios y venganzas.

Ya sea por sus conflictos con el negocio de las drogas o por armas, robos, levantones y ejecuciones, ellos regularmente andaban armados.

Malos negociadores y fieles adoradores de San Judas Tadeo, a quienes celebraban los días 28 de cada mes, los hermanos utilizaron como táctica de negociación durante los secuestros hacerse pasar por policías para infundir temor entre los familiares de sus víctimas.

Exigían entre 50 a 300 mil pesos a cambio de las negociaciones, que en la mayoría de los casos fueron frustradas debido al carácter explosivo de los hermanos. Invariablemente, terminaban por asesinar a sus cautivos, desde comerciantes abarroteros, mecánicos hasta rivales en el negocio de las drogas.

Mucho se sabe de sus movimientos en la capital del país y el Estado de México dado que utilizaban a una red de taxistas a quienes les pagaban por moverlos dado que de ellos, tan sólo uno sabía manejar.

Nava Pineda es justamente uno de sus choferes y quien los perfila como los principales distribuidores de droga en la zona rural de Cuajimalpa y límites de Huixquilucan.

En la investigación están involucradas autoridades mexiquenses y del Distrito Federal.

“Aclaro que no fui solo yo el único que les prestó el servicio de taxi, ya que por comentarios de otros taxistas decían que el señor Francisco “El Joyas” los obligaba a llevarlo, pero tenían miedo a que les hiciera algo”, relata Nava.

El declarante confiesa que le pagaban hasta 350 pesos por viaje y por apoyarlos a trasladar a sus víctimas a las casas de seguridad donde las privaban de su libertad; también da detalles de cómo “Los Joyas” le exigían los llevaran al monte del pueblo de San Juan Yautepec.

Ahí los tres hermanos se perdían en un paraje, a veces los escuchaba hablar a distancia, discutían y gritaban, se movían de un lado a otro como si pelearan entre ellos o con la víctima, luego dos o tres sonidos de balazo eran la señal de que los tres hermanos habían asesinado a su rehén.

Regresaban serenos, sin comentar nada al interior del taxi mientras duraba el viaje, luego le pagaban a este taxista para que los llevara de regreso a casa en la delegación Cuajimalpa.
A muchos del poblado les hacían creer que eran policías y se ufanaban de almacenar armamento y balas en una casa de la zona que también empleaban presuntamente para esconder cargamentos de mariguana.

“Se dedican a levantar personas por cuestiones de vicio (adicciones), para lo cual se hacen pasar como ‘la tira’ y que como las familias de las víctimas saben de los delitos que cometían sus familiares secuestrados, acuden a pagar por su liberación”, refiere.

Simplemente le indicaban al taxista y cómplice que tenían un ‘bisne’, que los llevara aquí o allá. En uno de sus tantos viajes locales por la capital, los hermanos, quienes hoy se encuentran arraigados por la Procuraduría capitalina, dedicaron gran parte del día en gastarse el dinero de sus actividades ilícitas al acudir de compras al barrio de Tepito.

Pero la suerte les cambió cuando secuestraron al hijo de “La Chona”, uno de los narcomenudistas rivales, con quienes se disputaban el mercado de la distribución de estupefacientes.

El poblado se llenó de cartulinas y pegotes en postes y bardas, en los que se reportaba la desaparición de un joven de nombre Carlos García Galicia.

Galicia era hijo de otro nativo del pueblo de Chimalpa, José Luis García Hernández, alias “La Chona” o “El Chonene”, presuntamente dedicado a la venta de la droga.

Como respuesta a ese secuestro se desató una venganza entre grupos rivales que propició un aumento en el número de secuestros. Una de las víctimas denunció la desaparición de sus familiares ante la Procuraduría de Justicia capitalina. No fue difícil seguirle la huella a los tres hermanos que circulaban con impunidad en la capital y el Estado de México.

En Cuajimalpa sus actividades eran un secreto a voces. La policía de investigación puso en marcha un operativo hasta encontrarlos; al momento de su detención, el mayor de los hermanos, Francisco “El Joyas” ofreció 2 millones de pesos para que lo dejaran ir.

“Déjenme chambear, yo les sirvo más afuera que adentro, o díganme a quién levanto o le doy piso, déjenme chambear para ustedes”, les suplicó a los policías.

En el Estado de México, mientras más avanzan las excavaciones, más cuerpos aparecen de la tierra en el paraje de San Juan Yautepec.

En esa zona rural de la delegación Cuajimalpa, las episodios sanguinarios de los tres García se narran con matices de una leyenda, la otra mitad con miedo. Muchos de sus colaboradores aún están sueltos.

Comentarios