El primer ritmo que escuchó el hombre fue el de su corazón. Bailó al son de ese primitivo sonido que se convirtió después en música. El Salón Los Ángeles cumple este fin de semana 78 años de ser un espacio para bailar y contonearse. Siete cadenciosas décadas de Danzón, Mambo, Swing y Cha cha cha.

Tributo al movimiento de los cuerpos. 

Un clásico en la cultura defeña, escenario de películas, protagonista de historias de amor y desencuentro. 

Desde 1937 el Salón Los Ángeles es el lugar indicado para, como dice el poeta español, soñar con los pies.