El Poder Legislativo de Nuevo León avaló ayer por unanimidad la propuesta de Fernando Elizondo como nuevo coordinador ejecutivo del estado, que al mismo tiempo dependerá de la administración que ejerce el gobernador Jaime Rodríguez.

Tras tomar protesta ante los 42 diputados locales, el Coordinador Ejecutivo enfatizó que entre sus acciones inmediatas será que, por medio de auditorías, continuarán con la revisión a detalle a cada una de las dependencias que encabezó el anterior mandatario Rodrigo Medina.

Elizondo agregó que dichas auditorías podrían concluir hasta finales del presente año.

“De aquí a diciembre iremos completando las investigaciones de la información que se recibió (durante la transición) para poder tener algunas conclusiones preliminares”, comentó.

La firma que realiza la auditoría, agregó, es externa al Gobierno del estado.

“Es muy limitada la información que se recibió en la transición. Ahora la tenemos ya completa. Entonces se ampliará la revisión a la información completa durante estos día”, dijo el coordinador ejecutivo. 

Elizondo aseguró que durante el proceso de transición entre el anterior gobierno y el actual, solo se revisó un 20 por ciento de la información debido a la lentitud del procedimiento.

Además, puntualizó que de encontrarse anomalías durante la auditoría, se procederá legalmente contra quien resulte responsable de dichas irregularidades.

“En la medida en que se encuentren irregularidades comprobadas que den origen a responsabilidades, pues se tendrán que ejercitar las acciones que correspondan al tiempo que vayan surgiendo”, dijo.

El boquete de la deuda

Otro de los retos que enfrentará el coordinador ejecutivo es la deuda estatal que dejó la administración del exgobernador Rodrigo Medina. Durante los trabajos de transición se  contabilizaba en 67 mil millones de pesos. 

Aunque el pasado domingo en su primer evento masivo, el actual mandatario Jaime Rodríguez aseguró que es de 100 mil millones.

Sin embargo, Elizondo estima que una vez que terminen con los trabajos de auditoría la deuda de Nuevo León podría superar los 100 mil millones de pesos.

“Es un tema muy importante. Nos esmeraremos en el Gobierno del estado por llevar el gobierno por una ruta de mejora y de eficiencia. 

“Esto implica también tomar el control de la deuda, que no se sienta una amenaza, que no sea una limitante en la actividad gubernamental, como ya lo está haciendo ahorita”, comentó.

“(La deuda) es una cifra conservadora. La deuda registrada es de 67 mil millones, pero hay una gran cantidad de deuda que no está registrada como deuda y sin embargo sí tenemos que pagar”.

Dijo que la deuda a los Municipios y a proveedores es parte de los pasivos no registrados que se acumularon en el sexenio de Medina.

 El cargo de Elizondo como coordinador ejecutivo de Nuevo León fue aprobado ayer por los 42 diputados que conforman la 74 Legislatura.

En rueda de prensa el funcionario explicó que su cargo no representa una vicegubernatura en el estado.