Una iniciativa presentada en la Cámara de Diputados plantea que el 30 por ciento de los puestos directivos de una empresa tengan que ser ocupados forzosamente por mujeres.

Luis Alfredo Valles, coordinador de los diputados de Nueva Alianza, presentó ayer una iniciativa para modificar la Ley General para la Igualdad de Género entre Hombres y Mujeres, donde se obligaría también a las empresas a que el 40 por ciento de su plantilla sea de un solo género.

“La preparación académica de las mujeres aún no se refleja en su participación en puestos directivos, por lo cual, para acelerar su incorporación, es necesario que las organizaciones desarrollen políticas incluyentes que reconozcan el valor que aporta el talento femenino”, señala el legislador.

A nivel internacional, entre el 2013 y el 2016, el 80 por ciento de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) tuvieron avances importantes en la inclusión de mujeres en los puestos directivos.

Sin embargo, lamenta el diputado, en México solo el 18 por ciento de los puestos en las juntas directivas son ocupados por mujeres.

“Esta situación sin duda representa una pérdida significativa de potencial, y es que la experiencia e investigación en este rubro dicta que empresas más diversas e incluyentes en sus consejos directivos cuentan con mejores resultados”, expone.

Otros países como Australia, Chile, República Checa, Japón, Polonia, Portugal, Luxemburgo y Suiza han seguido las recomendaciones de género que ha hecho la OCDE y han establecido soft targets —objetivos de fácil alcance— para conseguir un equilibrio de género en los puestos ejecutivos no solo de las empresas privadas, sino de las paraestatales.

Otro grupo de naciones, ejemplificó Valles, han decidido establecer cuotas obligatorias para la representación de las mujeres en juntas directivas.

Israel, por ejemplo, estableció el 50 por ciento de mujeres en puestos de alto nivel; Francia, Islandia y Noruega, el 40 por ciento; en Austria se constituyó el 35 por ciento; por ultimo en Bélgica, Grecia e Italia el 33 por ciento.

“En la actualidad para poder alcanzar la paridad de género y garantizar la inserción efectiva de las actitudes y aptitudes de las mujeres, desde las juntas directivas hasta las cadenas de producción, resulta imperante en primer término, que las empresas pasen del compromiso a la acción y adopten medidas y políticas decisivas, visibles, cuantificables y medibles, específicamente dirigidas al logro de este objetivo.

“En ese mismo sentido, el gobierno tiene una corresponsabilidad y desde el Congreso tenemos la responsabilidad de establecer todos los mecanismos que coadyuven a ello”, consideró el legislador de Nueva Alianza.

La iniciativa fue enviada para su análisis a la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara baja, donde deberá ser analizada.

PODRÍA INTERESARTE: ¿CÓMO SERÍA SI LOS HOMBRES VIVIERAN LA DESIGUALDAD DE GÉNERO?