Una práctica común desde la popularización de las redes sociales es publicar una foto del pulgar entintado, símbolo de haber ejercido el voto, a través de distintas plataformas, sin embargo, este tipo de acciones podrían vulnerar la seguridad de la persona que decide compartir este tipo de imágenes. 

Expertos en seguridad cibernética llaman a los ciudadanos que tengan pensado realizar estas acciones, que lo eviten si es posible, pues podrían ser víctimas de un delito. 

Según Andrés Velázquez, fundador de la firma Mattica, es posible extraer la huella dactilar de este tipo de imágenes y ser usada por hackers para cometer fraudes cibernéticos. 

También les darían acceso a sistemas privados, lo que pone el internauta en peligro de ser objeto de robo de identidad. 

TE SUGERIMOS: La batalla por la identidad y los datos biométricos

Este 6 de junio se celebran los comicios más grandes de la historia, pues estarán en juego 15 gubernaturas, 500 diputaciones federales y 21 mil puestos más de elección popular en todo el territorio nacional.

Jan Krissler, un hacker alemán, realizó en 2014 un ejercicio para demostrar la facilidad con la que pueden ser robados los datos. 

Con un software comercial, y diversas imágenes tomadas de un comunicado oficial, Krissler robó los datos de Ursula von der Leyen, de quien obtuvo una imagen nítida de la huella. 

La importancia de la protección de datos biométricos adquirió mayor importancia este 2021, independientemente del proceso electoral, debido a que el Gobierno busca la creación de un Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil. 

Entre las quejas de quienes se niegan a la creación de esta base de datos, se encuentran la facilidad con la que la identidad podría ser robada para cometer fraudes y delitos electrónicos.

Es por esta razón que internautas como expertos llaman a no poner a disposición pública fotos del pulgar entintado.