El primer presupuesto suma 2 millones 82 mil 170 pesos, mientras que el actualizado de marzo asciende a 2 millones 85 mil 626 pesos

La defectuosa reconstrucción del Museo El Centenario, en San Pedro, ocasionó daños a este patrimonio histórico que costarán casi la mitad de lo invertido en la restauración completa del espacio.

El presupuesto autorizado para remediar los errores suma 2 millones 85 mil 626 pesos, es decir, alrededor del 39 por ciento de lo que costó todo el proyecto de remodelación y ampliación del recinto cultural.

Estos sobrecostos fueron aprobados por la administración del alcalde Ugo Ruiz, quien heredó de sus antecesores, los exmunícipes panistas Mauricio Fernández y Fernando Margáin, las fallas en el diseño y acabado del inmueble.

Las modificaciones violaron lineamientos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la autoridad que protege este patrimonio, y se sumaron a las anomalías detectadas en la gestión del exsecretario de Obras Públicas del Municipio, Armando Leal Pedraza, quien fue despedido en febrero de este año.

El inmueble que se erigió a finales del siglo XIX está construido con sillar, un tipo de piedra labrada típica en la arquitectura norestense, y fue habilitado en 1982 como museo de Historia, en conmemoración a los 100 años de la fundación de San Pedro.

El presupuesto etiquetado como “Restauración del Museo El Centenario”, fue aprobado a principios de este año por la Dirección de Construcción de la Secretaría de Obras Públicas, pero todavía no ha sido ejecutado.

El dinero servirá para corregir la mala reconstrucción del edificio decimonónico, que corrió a cargo de dos administraciones municipales anteriores, así como daños estructurales ocasionados por errores en el diseño del proyecto.

Un presupuesto inicial, fechado en febrero pasado, y otro actualizado en marzo siguiente, fueron definidos por el director de Construcción del Municipio, Tomás de Hoyos Villarreal, y el coordinador de Costos de Obras Públicas, Armando Rodríguez Chávez.

El primero sumaba 2 millones 82 mil 170 pesos, pero el segundo, que ascendió a 2 millones 85 mil 626 pesos, fue el que finalmente se autorizó.

Las erogaciones serán para remediar las deficiencias del “Proyecto de actualización museística” del espacio, que hace cuatro años contó con el respaldo y con recursos del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA).

Los costos se etiquetaron para trabajos preliminares, como el retiro de impermeabilización en mal estado de la azotea, tabletas, vigas, sillar y molduras.

También incluye remediación y limpieza de muros, unión de estructuras y corrección del dintel.

La reconstrucción de la fachada contempla la colocación de accesos, resanes, afinados, zarpeo y pintura, así como el suministro e instalación de nuevas vigas, tabletas de madera, protectores, losa y empastado.

Trabajos de herrería y carpintería, y la reconstrucción del piso, que comprende demolición del suelo de barro, zoclos y rampas, están en estas cuentas.

La reubicación del zaguán, correcciones de la fachada y trabajos en la sala de exposición permanente del ala poniente, son otros de los rubros cuantificados.

Además de las instalaciones eléctricas para cancelar apagadores, y la reubicación de detectores de humo, sensores de movimiento y cámaras de seguridad.

Los trabajos finales, como la elaboración de planos de obra y retiro de material, son otras de las necesidades que se cubren en el presupuesto aprobado.

Sin embargo, esta cifra no contempla la instalación de un elevador que necesita el museo para el uso de visitas familiares, personas con discapacidades físicas y adultos mayores.

La reconstrucción de la sede museística corrió a cargo de la constructora Desarrollos Locsa S.A. de C.V., por un monto total de 5 millones 366 mil 100 pesos.

Ugo Ruiz heredó este proyecto concluido con fallas de las dos administraciones municipales pasadas, también emanadas del PAN.

El contrato fue firmado el 16 de octubre de 2009 por el exalcalde de San Pedro, Fernando Margáin, y su conclusión se prolongó a la administración de su sucesor, Mauricio Fernández.

El acta de entrega-recepción de la obra fue firmada el 17 de diciembre de 2010 por Fernández; el extitular de Obras Públicas del Municipio, Armando Leal Pedraza; el excontralor de San Pedro, Erubiel César Leija Franco, y el exsecretario de Cultura, Mario González Monge.

El documento también fue signado por el apoderado de la contratista, Juan Humberto López Juárez.

La Secretaría de Obras Públicas precisó en el oficio que la remodelación fue realizada con recursos del Comité de Apoyos y Donativos del CONACULTA.

El plazo de ejecución del proyecto era de seis meses, pero la terminación real del contrato se prolongó casi dos meses después.

“Se reciben los trabajos por parte de la Secretaría de Obras Públicas, reservándose el derecho de hacer posteriormente las reclamaciones que estime conveniente por obra faltante, mal ejecutada, mala calidad de los materiales empleados, pagos indebidos o vicios ocultos”, precisa el acta.

El contrato número SISP-CONACULTA-001/09-CP inició el 19 de octubre 2009 y concluyó el 5 de junio de 2010.

Al principio, el Municipio había pactado con la constructora un monto de 5 millones 290 mil 746 pesos, pero se acordó con la autoridad local un convenio para pagar 75 mil 354 pesos adicionales.

El acuerdo original fue firmado por el exalcalde Fernando Margáin; la exsecretaria del Ayuntamiento, Emilda Ortiz Caballero; la exsíndico segundo, Cecilia Carolina Rodríguez Valdez, y el extesorero municipal José Humberto González Leal.

El documento también fue rubricado por la exsecretaria de Desarrollo Social y Humano, María Ethelvina Suárez Flores, y el extitular de Infraestructura y Servicios Públicos de San Pedro, Juan Antonio Mora Román.