El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, fue condenado a 9 años de prisión, de los cuales, en realidad, podría penar sólo cuatro si un Juez así lo determina, informó la Procuraduría General de la República (PGR).

Lo anterior será posible gracias a que el ex mandatario fue juzgado con un procedimiento abreviado previamente negociado con su defensa y se declaró culpable de dos cargos: asociación delictuosa y lavado de dinero.

En conferencia de prensa, Felipe de Jesús Muñoz Vázquez, titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales de la PGR informó que la dependencia no solicitó la reparación del daño pues el decomiso de 41 bienes es equiparable.

Como el ex gobernador ya ha purgado parte de su condena, en realidad podría hacerse acreedor a la libertad en tres años.


Ayer, por recomendación expresa de su abogado, Ricardo Antonio Sánchez Retana, el ex mandatario asumió su culpa y se vio beneficiado con la reducción de la pena que le espera, aprovechando el nuevo sistema de justicia penal.

El juez que llevó el juicio abreviado lo sentenció a nueve años de prisión, además de 990 días de multa y ordenó el decomiso de 41 bienes.

La Procuraduría General de la República (PGR) acusó al ex gobernador de desvío de recursos para adquirir 117 parcelas en dos millones de pesos, aunque el valor actual asciende a más de 300 millones de pesos.

Se espera que ahora la autoridad ponga en manos del Servicio de Administración de Bienes Asegurados las propiedades aseguradas a Duarte. Los recursos pasarán a formar parte de la Tesorería de la Federación.

El ex gobernador aún enfrenta dos procesos más, promovidos por la Fiscalía de Veracruz.

Con esta pena, Javier Duarte no alcanzaría el beneficio de continuar su proceso en libertad.