En el Congreso de la Ciudad de México se llevó a cabo el “Congreso de Personas Mayores LGBTTTIQ+ Rumbo al Envejecimiento Incluyente” donde se presentaron integrantes de Deuda Histórica A.C., quienes buscan que el Estado haga una reparación integral del daño ejercido a las mujeres trans que han sobrevivido a la violencia institucional.

El Congreso convocado por la diputada Silvia Sánchez Barrios señaló las necesidades de las mujeres trans adultas mayores que vivieron la persecución de los años setentas, ochentas y noventas, ejercida por autoridades de la Ciudad de México a nivel físico, emocional y económico.
Durante el evento se hizo recuento de las necesidades básicas que requieren las mujeres trans adultas mayores para obtener una vejez digna, como servicios de salud, educativos, trámites de reconocimiento de su identidad, así como la visibilización histórica de su lucha dentro del movimiento LGBTTTIQ+

Asimismo se realizó una crítica a los comités encargados de la Marcha del Orgullo LGBTTTIQ+

“Estas marchas que son carnavales, no son marchas con objetivos ni con causa. No estamos siendo congruentes, es puro marketing.

Hay personas que han perdido la cabeza dentro de esta lucha. Vimos a Emayéssica Duvali salir a defender la causa, sin protagonismo”.
Enfatizó una de las ponentes.

Emmayésica Duvali es una de la representantes de las mujeres trans llamadas “Históricas” por ser de las primeras personas pertenecientes a la comunidad LGBTTTIQ+ en salir a marchar a las calles y visibilizar la discriminación de este sector en el país en los años setentas.

“Les da miedo que las mujeres trans se siguen empoderando, que haya mujeres como Emmayésica que no les importa que esté la jefa de Gobierno y defienda la causa”, recalcó una mujer trans durante su ponencia.

Lee también: Las sobrevivientes: Abuelas trans de la marcha LGBTTTIQ+

Samantha Fritz, mujer trans adulta mayor, socióloga y antropóloga e integrante de Deuda Histórica enfatizó que una de las urgencias de la lucha de las mujeres trans adultas mayores en la educación y la importancia de que los servidores públicos no hagan políticas públicas de escritorio, sino que se involucren en las necesidades reales e inmediatas de la comunidad.

Por su parte Ariel Brito, mujer trans originaria de Campeche, recordó la persecución que vivió por ser mujer trans y puntualizó que es necesario abrir caminos pero no solo para las nuevas generaciones, sino para las mujeres trans que han sido invisibilizadas.

“A mí me tocó salir corriendo por las calles, escondiéndome después de las 7 de las noche y aún así con esta sociedad con papeles y todo por querer trabajar dignamente, con toda dignidad recurría a las calles a prostituirme para poder continuar con mi lucha personal. Hay que abrir espacio no solo para las nuevas generaciones sino para las mujeres trans que hemos sido invisibilizadas y siempre agredidas”, dijo Ariel Brito

Carlos López López Coordinador de Formación y Promoción de Derechos de Personas LGBTTTI en el Gobierno de la Ciudad de México señaló que la población de hombres gay tiene una deuda histórica con las mujeres trans y la comunidad LGBTTTTIQ+.

“La población de hombres gay tenemos una deuda histórica con la población LGBTTTIQ+. No hemos podido tener la infraestructura comunitaria que tienen las poblaciones de las compañeras trans, de acuerparse y generar redes de apoyo que no tienen las poblaciones de hombres gay. Desde los 44 años que lleva el movimiento las mujeres trans han tenido el valor de decir “nosotras también existimos”

López López también hizo un llamado a cuestionarse cuál es el papel de las nuevas generaciones que ocupan papeles en materia institucional , educativa, deportiva, de seguridad, justicia para acuerpar los derechos de las personas LGBTTTIQ+.

“Somos un proceso histórico vigente. Tenemos legisladores y legisladores que se dicen abanderar nuestras causas y espero que esas leyes también se vean desde la políticas públicas”.

El Congreso de Personas Mayores LGBTTTIQ+ Rumbo al Envejecimiento Incluyente contó con la participación de Deuda Histórica, una asociación que busca la reparación de daño integral a las víctimas de lo que llaman el “holocausto de los años setentas y ochentas de las mujeres trans” por lo que solicitan una pensión vitalicia a mujeres de 50 y más

Actualmente Deuda Histórica cuenta con 100 mujeres de entre 50 y 70 años de edad, interesadas en tener acceso a ese derecho. El promedio de vida de una mujer trans en México es de 35 años, como resultado del uso de aceites modelantes, hormonas sin supervisión médica y crímenes de odio.
Esta cifra representa la mitad de la esperanza de vida de las mujeres cisgénero, por lo que con esta iniciativa se espera que las mujeres trans puedan superar los 37 años de vida de forma digna.

Al final del evento y al grito de la consigna “Abuelas unidas jamás serán vencidas, se presentó el reportaje de Reporte Indigo titulado “Las Sobrevivientes: Las abuelas trans del movimiento LGBTTTIQ+” publicado en el marco del Día del Orgullo.

Link de la transmisión: https://www.youtube.com/watch?v=vQRSu6E3374