¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

CáRTEL

Dámaso, el nuevo amo del narco

J. Jesús Lemus

Un nuevo cártel se apunta en la lista criminal de México, es el llamado Fuerzas Especiales de Dámaso (FED), que luego de arrebatar algunas posiciones al Cártel de Sinaloa, dividido tras la extradición de su jefe máximo, Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”, ya alcanza las dimensiones de cártel, de acuerdo a una fuente de inteligencia militar.


Abr 24, 2017
Lectura 6 min
portada post

1,650 Hombres es la fuerza con la que contaría FED, la mayoría de ellos haciendo presencia en Nayarit, Jalisco, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa y Chihuahua

Fuentes de inteligencia militar consideran que, en Jalisco, Dámaso López Núñez está asociado con el CJNG y en Nayarit con el Cártel de los Hermanos Beltrán Leyva

Un nuevo cártel se apunta en la lista criminal de México, es el llamado Fuerzas Especiales de Dámaso (FED), que luego de arrebatar algunas posiciones al Cártel de Sinaloa, dividido tras la extradición de su jefe máximo, Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”, ya alcanza las dimensiones de cártel, de acuerdo a una fuente de inteligencia militar.

El FED, que hasta hace unos meses era sólo un brazo armado al servicio del Cártel de Sinaloa, es comandado por Dámaso López Núñez, “El Lic”, que tras su alianza con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) de Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, ha podido desplazar la presencia de Aureliano Guzmán Loera, “El Guano”, de plazas importantes para el trasiego de drogas en todo el país.

“El Lic” tiene como su segundo de la estructura criminal a su propio hijo, Dámaso López Serrano “El Mini Lic”, quienes en alianza con Alfredo Beltrán Guzmán, “El Mochomito”, se han asentado en Baja California Sur, que es el primer estado que domina plenamente este cártel.

El nuevo amo de las drogas, que las fuerzas federales lo ubican asentado en la zona de La Paz, moviéndose por aire hacia Mazatlán, podría contar con una fuerza de más de mil 650 hombres, la mayoría de ellos haciendo presencia en los estados de Nayarit, Jalisco, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa y Chihuahua.

En estas entidades es en donde el Gobierno federal considera que mantiene una disputa a muerte contra los herederos de “El Chapo” Guzmán por el control del Cártel de Sinaloa.

Fuentes de inteligencia militar en Sinaloa consideran que, en Jalisco, Dámaso López Núñez está asociado con el CJNG, en Nayarit con el Cártel de los Hermanos Beltrán Leyva, a través de Alfredo Beltrán Guzmán; en Sinaloa y Sonora mantiene una alianza con Rafael Caro Quintero, en tanto que, en Chihuahua, se ha unido a César Carrillo, hermano de “El Señor de los Cielos”.

El crecimiento de este grupo criminal se atribuye al respaldo logístico y económico que ha recibido del CJNG y del grupo de Los Cuinis, que lideró Abigail González Valencia, y que tras su captura ha quedado bajo el control de los hermanos Arnulfo y Ulises González Valencia.

El nuevo cártel de las FED también mantiene contacto con el grupo de Los Cuinis para el trasiego de drogas, desde Michoacán hacia la zona de Sinaloa y Baja California Sur, a través de los hermanos José María, Gerardo y Luis Ángel González Valencia.

El poder económico derivado de la alianza con Los Cuinis le ha permitido a Dámaso López Núñez convertirse en uno de los principales compradores de armas, con lo que ha logrado mantener la disputa contra el Cártel de Sinaloa mediante el uso de artillería, granadas de fragmentación y lanzacohetes.

La mayor parte del suministro de armas provienen de Centroamérica y China, y -según una fuente del Cisen- la entrada del armamento se hace por Manzanillo y Lázaro Cárdenas, controlado por el CJNG.

Se estima que el cártel FED es el único en todo el país que instruye a sus elementos con formación táctica para la guerra, apoyada por combatientes de la guerrilla centroamericana y de algunos elementos desertores de las fuerzas federales del gobierno mexicano, en donde se encuentran exintegrantes de Los Zetas que se formaron con la instrucción de kaibiles del ejército de Guatemala.

Una variación de los Beltrán Leyva

El nombre con el que se ha autodenominado este nuevo cártel es una variación del denominativo de las Fuerzas Especiales de Arturo (FEA), grupo armado que en su momento organizó Arturo Beltrán Leyva.

El encargado de integrar las FEA fue Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H2”, quien asumió este mote por su amistad y cercanía con Héctor Beltrán Leyva “El H”, que los reclutó y luego fue detenido en 2014, en San Miguel de Allende, Guanajuato, lo que hizo que Juan Francisco pasara con sus FEA a las órdenes del nuevo heredero del cártel, Alfredo Beltrán Guzmán, hijo de Alfredo Beltrán Leyva, “El Mochomo”.

Ya como parte de la organización de Dámaso López Núñez, Juan Francisco Patrón Sánchez decidió cambiar el nombre a su grupo de sicarios, pasando de Fuerzas Especiales de Arturo a Fuerzas Especiales de Dámaso.

Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H2”, fue abatido por fuerzas federales en Tepic el pasado 9 de febrero, cuya ubicación fue denunciada por los herederos de Joaquín Guzmán Loera como venganza, pues a él se le atribuye la participación en el secuestro de Jesús Alfredo e Iván Archivaldo, la madrugada del 16 de agosto del 2016.

No estaban muertos

Hasta ahora, Dámaso López Núñez, “El Lic”, fue dado por abatido en un enfrentamiento ocurrido el 21 de noviembre del 2016 en la ciudad de Durango, en donde sicarios atacaron a los ocupantes de una camioneta Jeep Grand Cherokee, color tinto, que recibió al menos 50 impactos de bala.

Otra versión filtrada desde la misma dependencia ministerial apuntaba que el asesinado en esos hechos era el hijo de Dámaso López Núñez y ahijado de Joaquín Guzmán Loera, el llamado “Mini Lic”, Dámaso López Serrano.

Pero ninguno de los dos está muerto. Imágenes filtradas desde la Procuraduría General de la Republica (PGR), a través de un video difundido en el noticiero “Despierta con Loret de Mola”, evidencian que el jefe del cártel de las FED sigue vivo, tal como siempre lo señaló Reporte Indigo.

De igual forma, la cuenta de Twitter de Dámaso López Serrano, supuestamente administrada por él mismo, se mofa de la versión de su propia muerte, al escribir “como cuando me matan muchas veces jaja #Dámaso”.

Otro twitt en donde “El Mini Lic” desmiente su muerte, es el que publicó el 23 de febrero del 2016, cuando escribió: “bonito rumor de mi muerte mientas seguimos celebrando”.

En su perfil protegido de Twitter, quien aparenta ser Dámaso López Serrano, bajo el seudónimo “Rayo López Serrano”, mantiene la leyenda “Yo estoy para mí gente. A mí padrino respeto y a mi padre en el corazón. puro pa’ arriba Fuerzas Especiales de Dámaso”, lo que confirma el nombre del nuevo cártel que se ha comenzado a extender por todo el país.

Comentarios