Quienes deberían cuidar a la ciudadanía se convirtieron en el blanco perfecto del crimen organizado. Debido a la creciente ola de violencia en Zacatecas y a la falta de una estrategia clara e integral para combatirla por parte del gobierno de David Monreal, la entidad es la más letal para los policías.

En los primeros nueve meses del año, al menos 45 agentes de seguridad pública de distintas corporaciones han sido asesinados en Zacatecas. En promedio, un policía muere por semana.

Del otro lado de la moneda y en vez de ser empático con su situación y apoyarlos desde el gobierno estatal, el gobernador David Monreal les pide “no desistir” a pesar del dolor que provocan las pérdidas y el desafío del crimen organizado.

Incluso como si de refacciones se tratara, el gobierno del estado intensificó la campaña de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) para reclutar a más uniformados a pesar del peligro y a la letalidad en su encomienda.

“Dando cumplimiento a la instrucción del gobernador David Monreal Ávila, de fortalecer el estado de fuerza de la corporación estatal, la convocatoria se abrió en enero de este año y permanece vigente; está dirigido a todas y todos los zacatecanos con interés en sumarse a las labores de esta corporación policial”, anuncia el Gobierno de Zacatecas en sus redes sociales y canales oficiales.

El pasado lunes 3 de octubre, Monreal acudió a la ceremonia de honores a la bandera en el hangar de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en donde reconoció el valor, esfuerzo, la lucha de los elementos de los diferentes cuerpos de seguridad y pidió a los uniformados “no desistir”.

La visita y el mensaje de Monreal Ávila se dieron cinco días después de que un comando asesinara a balazos a seis policías municipales de Calera de Víctor Rosales, Zacatecas.

Las autoridades municipales informaron que los uniformados se encontraban ejercitándose en una unidad deportiva cuando sujetos armados los agredieron con armas de fuego, dejando en el momento a cinco policías sin vida.

Acto seguido, el director y el subdirector de la Policía Municipal arribaron a la unidad deportiva para repeler la agresión, sin embargo también fueron alcanzados por las balas. Camino al hospital el jefe de la comisaría falleció.

“Fue un ataque cobarde. En este como en todos los casos de violencia que atentan contra la integridad de los zacatecanos haremos lo necesario para que la justicia prevalezca”, escribió aquel día Monreal.

Cifras y causas de los ataques del crimen organizado

De acuerdo con el Registro de Policías Asesinados 2022 de la organización Causa en Común, del 1 de enero al 29 de septiembre de este año se han asesinado al menos a 315 policías en el país.

De estos, el 14.28 por ciento de los casos (45 homicidios) ocurrió en Zacatecas, colocándose como la entidad más letal para los uniformados. En la lista le siguen Guanajuato con 39 policías asesinados, Veracruz con 22, Michoacán con 22 y Jalisco con 20.

De los 45 policías asesinados en Zacatecas, 25 pertenecían a corporaciones municipales, 18 a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Zacatecas y dos federales, un miembro de la Guardia Nacional y un militar.

El municipio de Guadalupe fue el que tuvo mayor incidencia de homicidios de policías con 16 casos, seguido por Fresnillo con 12 y Calera con 6.

Antes de la jornada violenta en el municipio de Calera, una mujer perteneciente a la Policía Estatal Preventiva fue asesinada junto con su hija de cinco años en Guadalupe.

De acuerdo con el sitio de análisis y de comunicación de información relacionada con el crimen organizado, Insight Crime, los policías están siendo blanco de los cárteles en Zacatecas.

“Los preocupantes niveles de asesinatos de policías pueden entenderse mejor a la luz de la disputa territorial que azota a Zacatecas y de la incapacidad del estado para proteger sus fuerzas.

“Zacatecas es el campo de batalla del Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación, además de otros grupos más pequeños con quienes ambos carteles han hecho alianzas”, revela el análisis del sitio especializado.

Insight Crime además reveló que Zacatecas tiene gran importancia para estos carteles por su conveniente ubicación sobre varios corredores y rutas de drogas a Estados Unidos y por su proximidad a laboratorios de fentanilo.

Además de pedirle a los uniformados “no desistir” la única estrategia de seguridad en la que insiste el gobernador David Monreal es en reforzar la entidad con más elementos de la Guardia Nacional y del Ejército.

“Pido al Ejército Mexicano a que, por el orden del delito, siga acompañando al patrullaje para que con esa confianza que le otorga, ayude a las corporaciones estatales y municipales en su tarea de preservar el Estado de Derecho”, pidió.

A finales del año pasado el general Luis Cresencio Sandoval, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, presentó en la entidad el operativo Zacatecas II con el cual se buscaba blindar al estado de los embates del crimen organizado.

A pesar del operativo, Insight Crime concluyó que no está siendo efectivo.

“Aunque la operación Zacatecas II se inició en noviembre de 2021 y el gobernador del estado David Monreal asegura que esta operación estaba haciendo avances en la reducción de delitos violentos, la ola de muertes de policías demuestra lo contrario”, concluyeron.

Te puede interesar: “No están solos”: AMLO informa en Zacatecas sobre acciones de seguridad y bienestar