La Ciudad de México ha perdido más de mil millones de pesos por la falta de coordinación metropolitana en la regulación vehicular.


De acuerdo con información obtenida vía transparencia, la CDMX ha dejado de recibir mil 300 millones de pesos de 2016 a 2020 por el impuesto de la tenencia vehicular

Especialistas afirman que la capital perdió dicha cifra por los automóviles que circulan en la ciudad pero no se emplacaron con las autoridades locales y sus dueños se fueron a obtener la matrícula en otros estados porque es más barato.

Estos recursos que la ciudad ya no recauda afectan a la administración pública, pues todos los impuestos sirven para llevar a cabo programas sociales y acciones de gobierno.

Muchos capitalinos emplacan en Morelos, Estado de México e Hidalgo, donde son más flexibles en cuanto a requisitos como la verificación vehicular y el pago del refrendo

Las fuentes consultadas atribuyen esta problemática a la falta de coordinación entre las autoridades de los estados que conforman la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) en la regulación de automóviles.

Indican que otra muestra de la problemática es que han aumentado el número de coches en circulación en la ciudad pero no los ingresos por tenencia.

Al respecto del aumento del parque vehicular en la capital, datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) sobre los vehículos de motor registrados en circulación señalan que en 2012, había 4 millones 615 mil 272 autos.

Cifra que para el término de 2019 creció a 6 millones 804 mil 903 automóviles en circulación, lo que significa un aumento del 47 por ciento en siete años.

La capital es la segunda entidad del país con más automóviles en circulación, según los datos del INEGI, después del Estado de México en donde hasta 2019 había ocho millones 455 mil autos.

Las cifras del desfalco

Según la solicitud de información con folio 106000019121, realizada a la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF) de la Ciudad de México a través del Sistema InfomexDF, la cantidad de impuestos por la tenencia de uso de vehículos disminuyó 22 por ciento del 2016 a 2020.

De acuerdo con la información obtenida, en 2016 la SAF recibió 5 mil 868 millones 4 mil 895 pesos por tenencia de vehículos.

Para 2017, esa cifra disminuyó a 5 mil 439 millones 179 mil 320 pesos, un 7 por ciento menos.

Mientras que para 2018, se redujo a 5 mil 202 millones 168 mil 499 pesos, es decir, 11 por ciento menos que en 2016.

En 2019, decreció 16 por ciento respecto a 2016, ese año cayó la recaudación del impuesto por la tenencia a 4 mil 966 millones 5 mil 600 pesos.

Por último, para 2020 tuvo la caída más importante, a 4 mil 521 millones 363 mil 715 pesos, 445 millones de pesos menos que en 2019, lo que representa una disminución de ocho por ciento respecto al año anterior y de 22 por ciento en comparación con 2016.

Falta de coordinación en regulación vehícular

La falta de coordinación en regulación vehicular entre los estados que conforman la ZMVM es lo que ocasiona las pérdidas en recaudación de la tenencia en la Ciudad de México, afirma Ezequiel Palacios, especialista independiente en temas de seguridad vial y movilidad.

Palacios indica que estados como Morelos, Estado de México e Hidalgo son más flexibles en cuanto a requisitos como la verificación vehicular y el pago del refrendo, por lo cual, autos que circulan en la ciudad emplacan en ellos.

Un ejemplo de la diferencia de requisitos, es que en la capital del país, a partir de 2019, para que un auto obtenga la calcomanía 00 y pueda circular diario es necesario que tenga un rendimiento de un litro de gasolina por 15 kilómetros de recorrido: es la única entidad en aplicar dicho criterio.

Además, en otros estados el pago refrendo es menor al de la capital; mientras que en Morelos los autos pagan 491 pesos por el impuesto, en la ciudad cubren los 598 pesos. Es 21 por ciento menor en la entidad que colinda al sur con la metrópoli.


Los estados deben coordinarse y ponerse de acuerdo, de lo contrario esta situación continuará y se agravará pese a los intentos que se hacen porque los automóviles sean emplacados aquí

Ezequiel Palacios

Especialista independiente en temas de seguridad vial y movilidad

Además, se debe hacer también un diagnóstico de movilidad a nivel regional para identificar qué cantidad de autos de habitantes de la ciudad circulan ahí pero tienen placas de otros estados y cuáles son los que vienen a la capital frecuentemente pero viven fuera.

“Hay casos de personas que viven en Hidalgo o en Morelos y vienen diario a la Ciudad de México, hace falta hacer un diagnóstico de ello para hacer mejores medidas”, explica.

Fotocívicas no ayudaron a atraer automovilistas

Ezequiel Palacios considera que el programa de Fotocívicas, que entró en vigor en 2019 y, que se basa en que las infracciones de tránsito se reflejan en puntos a la matrícula vehicular, cursos y trabajo comunitario en lugar de sanciones económicas, no es suficiente para atraer a la gente a emplacar sus autos en la ciudad.

De acuerdo con las autoridades, el programa beneficia a los autos con placas capitalinas porque no deben pagar multas económicas por infracciones de tránsito — con excepción de estacionarse en espacios no autorizados como escuelas e invadir el carril del Metrobús—.

Mientras que los carros con placas del Estado de México, en caso de ser sorprendidos cometiendo una falta al reglamento de tránsito, sí tienen que cubrir sanciones monetarias y, si tiene varias acumuladas, la unidad es llevada al depósito de automóviles de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

No obstante, afirma Palacios, esto solo involucra a los conductores con placas del Estado de México y no a los demás, por lo cual, tampoco es suficiente incentivo.

“No se relacionó a todos los estados y todo quedó muy confuso, no se supo muy bien el funcionamiento y qué beneficios iba a tener por emplacar en la capital”, explica.

Por lo cual, señala, hace falta que toda la región de la ZMVM diseñe una estrategia integral y coordinada en materia de regulación vehicular para evitar que la capital siga perdiendo recursos por impuestos a automóviles.

También puedes leer: Recuperar el tiempo perdido en la movilidad de CDMX