El gobierno de Enrique Peña Nieto se prepara para la implementación de la reforma energética haciendo un enroque… de improvisados.

Luego de la renuncia de Francisco Rojas a la Comisión Federal de Electricidad, el reacomodo de puestos en el sector echó mano de tres especialistas brillantes con doctorados en universidades prestigiosas. Pero ninguno está especializado en el área donde fue colocado.

La salida de Rojas de la CFE se anunció en la noche del martes 4, aunque algunos medios publicaron que estaban preparadas desde diciembre y aguardaban la aprobación de la reforma energética para ser complementadas.

En la opinión pública primero surgió la sorpresa de que Rojas hubiera dejado el puesto, luego de ser un priista de tradición, con años de experiencia en el sector energético y suegro del encargado internacional de energía en el gobierno de Estados Unidos, Carlos Pascual.

Los acomodos posteriores a su salida colocan en posiciones clave durante la recomposición energética a tres jóvenes que no son especialistas en los puestos para los que están siendo nombrados.

De elecciones a los watts

El michoacano Enrique Ochoa Reza, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Columbia, en Nueva York y profesor de Derecho Constitucional en la UNAM, tiene entre sus actividades que escribió, junto al investigador en temas jurídicos de la UNAM Miguel Carbonell el libro ¿Qué son y para qué sirven los juicios orales?.

Fue invitado como especialista en el tema de la reforma del sistema judicial al Woodrow Wilson Center en Washington.

Ochoa estudió Licenciatura en Economía y escribió una tesis titulada “Un mercado de generación de energía eléctrica para México”.

Fue contratado en la Secretaría de Energía como parte de un equipo que asesoraba directamente al secretario en la conformación de una propuesta de apertura al sector eléctrico nacional.

Ochoa estuvo allí de 1997 a 1999. El secretario era Luis Téllez, actual presidente de la Bolsa Mexicana de Valores.

Volvió a coincidir con Téllez en el Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), del cual ambos son miembros.

De la diplomacia al petróleo

El puesto vacante que dejó Ochoa en la Sener será cubierto por Lourdes Melgar, quien fungía como subsecretaria de electricidad en esa misma secretaría.

Antes de diciembre de 2012, cuando la nombraron en el puesto en Sener, Melgar trabajaba para el Tec de Monterrey como directora del Centro de Sostenibilidad y Negocios de la EGADE Business School México.

Se había especializado en labores diplomáticas. Su último puesto antes de llegar al Tec fue representar a México en la Misión Permanente ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), comandada por el mexicano José Ángel Gurría.

Su acercamiento a Sener antes de sus encargos actuales sucedió entre 1998 y 2002, cuando dirigió los Asuntos Internacionales en la secretaría. El secretario era Luis Téllez. Al igual que Ochoa y Téllez, Melgar es miembro del Comexi.

Del comercio exterior a la electricidad

Los miembros del Consejo de Administración de Pemex están lidiando con la noticia de que quien era su secretario ahora dirigirá la subsecretaría de Electricidad en Sener.

El duranguense César Emiliano Hernández Ochoa, hijo de un priista de tradición en su estado, pasó en pocos meses de trabajar sobre temas de comercio exterior y telecomunicaciones a ser responsable de política eléctrica.

En 2013 aún Hernández fungía como director general de Comercio Exterior en la Secretaría de Economía. Pasó de ese puesto a ser el encargado jurídico en Sener.

Durante el gobierno de Vicente Fox fue consultor jurídico para varias instancias de gobierno y antes, entre 1997 y 1999, fue director general de Larga Distancia y Servicios de Valor Agregado de la Comisión Federal de Telecomunicaciones.

Su acercamiento al tema eléctrico sólo se dio en 2007, cuando publicó un estudio en CIDAC sobre la importancia de regular el sector eléctrico mexicano.