La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó que la Corte federal de Massachusetts, encargada del litigio iniciado por el Gobierno de México en contra de fabricantes de armas de Estados Unidos, aprobó el calendario propuesto para el desarrollo de la primera etapa de la demanda.

De acuerdo con el comunicado oficial, la corté definió el próximo 22 de noviembre como fecha límite para que las empresas imputadas presenten una respuesta a la denuncia de México.

Por lo que las empresas productoras y distribuidoras de armas de fuego en Estados Unidos demandadas por México tendrán hasta este plazo para responder a la demanda y si es el caso, oponer las defensas legales que crean correspondientes.

Cumplido ese plazo, el Gobierno de México podrá presentar su réplica a los argumentos de las contrapartes antes del 31 de enero de 2022. Finalmente, las compañías demandadas deberán presentar su contrarréplica antes del 28 de febrero de 2022.

Lee: AMLO respalda denuncia contra fabricantes de armas en EU: “No es un hecho injerencista”

“La SRE, por conducto de la Consultoría Jurídica, seguirá coordinando a las dependencias y entidades federales mexicanas competentes para dar seguimiento a este importante litigio y actuar oportuna y contundentemente en defensa de los intereses del Estado mexicano”, concluye el comunicado de la cancillería.

El pasado 20 de agosto, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, informó que una corte federal de Massachusetts dio entrada a la demanda presentada por el Gobierno de México en contra de varios fabricantes de armas en Estados Unidos.

“La Corte Federal en Massachusetts aceptó el litigio presentado por el Gobierno de México contra diversas empresas responsables de comercio negligente de las armas que usa la delincuencia aquí”, escribió el canciller por medio de sus redes sociales.

Fue el pasado 4 de agosto, por medio de la cancillería, que México demandó a los fabricantes de armas por haber propiciado un comercio de armas negligente hacia México que ha aumentado el poder de fuego de la delincuencia organizada.

En respuesta, Asociación Industrial del Comercio de las Armas (NSSF) y la Asociación Nacional del Rifle (NRA) señalaron que el gobierno de México sólo busca “un chivo expiatorio” y es él el responsable del crimen desenfrenado y la corrupción dentro de sus propias fronteras.