El presidente Andrés Manuel López Obrador criticó que el presidente del INE, Lorenzo Córdova, y el consejero electoral Ciro Murayama, tengan criterios diferenciados sobre la entrega de tarjetas o monederos electrónicos en las campañas, ya que en 2017 lo consideraban ilegal, y ahora señalan que no es un delito.

En la conferencia de prensa matutina, confió en que la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEDE) realice la investigación sobre la entrega de tarjetas.

Durante la conferencia de prensa matutina, se le cuestiona al primer mandatario que en Guanajuato se están entregando los denominados “Vales grandeza” pese a que la ley impide que se repartan programas sociales durante el proceso electoral.

López Obrador aseguró que es un fraude electoral. “Es fraude, es fraude electoral y hay que denunciarlo, nosotros vamos a enviar a la fiscalía Electoral”, dijo.

El primer mandatario pidió que se proyectará en la pantalla del salón Tesorería las declaraciones en 2017 del consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, así como las del consejero electoral Ciro Murayama sobre la elección local en Coahuila y el Estado de México.


Ahora que hicimos la denuncia por las tarjetas en el caso de Nuevo León y en otros casos porque queremos que esto se investigue, se castigue porque es delito electoral y que haya democracia, que el voto sea libre y secreto, elecciones limpias y libres, ya basta de fraude.

AMLO

Presidente de México

“Se hizo la denuncia y salieron a decir los del INE que no era delito, que era un cartón, que no era dinero, pero les voy a dar a conocer a ver si tienen lo que ayer en las redes se recuperó de lo que decían antes tanto el presidente del INE como el consejero Murayama”, agregó.

Lee también: Ciro Murayama defiende entrega de tarjetas: ‘Es una práctica común y no viola la legalidad’

En un video, el presidente del INE comentaba en ese entonces que “si votas por mí y si gano, a ti te voy a dar tal cosa’, hace que la frontera, desde mi punto de vista, de lo lícito o si se quiere la frontera de considerar ese gasto como un gasto de propaganda, en cambio se convierta como una promesa de dádiva, y consecuentemente, desde mi punto de vista, en un gasto indebido, que no podemos permitir de cara a la elección de 2018”.

Mientras que Murayama comentaba: “A mi entender, la coalición cruzó la frontera de la propuesta y llegó al territorio de la dádiva, y su gasto en estas tarjetas, en estos formatos, en este procedimiento no puede ser considerado como legítimo y válido por esta autoridad. Ello merece ser sancionado por el INE hoy y por supuesto de cara a 2018”.

Después, el primer mandatario confió en que la fiscalía continúe las investigaciones sobre el tema.