Pese a ser un asunto sindical, los trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de varias zonas del país están llamados para votar la “legitimación” de su Contrato Colectivo de Trabajo en sus centros laborales el próximo 1 de diciembre.

Y aunque ha habido una gran movilización por parte del SUTERM para validarlo, es muy probable que ese día los trabajadores electricistas den la espalda a sus líderes sindicales tras años de olvido y mutilaciones a sus prestaciones como empleados.

Desde que llegó al poder del SUTERM, Victor Fuentes, ha sido un líder ausente al que pocas veces se le ve entrar o salir de su oficina, nunca ha realizado giras de trabajo y en los últimos tres años solamente se ha reunido tres veces con Manuel Bartlett, presidente de la empresa productiva del Estado en la que laboran miles de personas a las que él representa.

También, desde que comenzó a controlar al sindicato electricista, los empleados han perdido decenas de prestaciones.

Por ejemplo, ahora los jubilados recibirán a través del programa “Sí Jubila” un apoyo económico para su retiro que se verá afectado por la inflación.

El aumento de salarios y prestaciones del 6.7 por ciento, mínimo, que había en otros años desapareció, también el aguinaldo para jubilados, se eliminó la indemnización adicional en caso de despido injustificado, la compensación por fidelidad y los dos lentes que se entregaban anualmente a los trabajadores.

Al respecto, Víctor Manuel Carreto Pacheco, secretario del Trabajo de la Sección 92 (Puebla), y uno de los principales opositores a Víctor Fuentes, señala que el Contrato Colectivo de Trabajo se tambalea ya que las bases no están contentas por los cambios que han habido.

“La gente no estaba consciente de lo que estaba impactando el mandato de Víctor Fuentes hasta que comenzaron a ver que en cada negociación salarial se iban entregando prestaciones y derechos históricos. Poco a poco se ha estado dando todo a costa de nada.

“En los centros de trabajo sí se resiente, la gente está muy dolida y yo veo que los representantes de Fuentes a nivel nacional están metiendo miedo, tratando de presionar a la gente para que aprueben su contrato”, comenta a Reporte Índigo.

El líder sindical opina que de no aprobarse el contrato laboral, podría significar el fin para Fuentes.

“La gente vio que ya era momento de un cambio. Si no se legitima este contrato colectivo, estaríamos ante el fin del reinado de Víctor Fuentes. No creo que la 4T quiera mantenerlo a pesar de que se reunió con Bartlett.

“Víctor Fuentes es una persona muy incongruente y tiene mucho que explicarle a los trabajadores. Por ejemplo, por qué apoyó la reforma energética de Enrique Peña Nieto, que era privatizadora y ahora apoya una para fortalecer a la empresa en generación y transmisión de energía. En menos de diez años apoyó la visión neoliberal y ahora la nacionalista. Por eso, la gente lo ve como alguien incongruente, que intenta ‘estar’ bien con quien pueda”, concluye.

A finales de septiembre, el Gobierno federal le “corrigió” la plana a Víctor Fuentes luego de que tras una visita a una planta de la CFE, trabajadores le reclamaran al jefe del Ejecutivo federal el aumento en la edad de jubilación.

Al respecto, el 28 de septiembre, López Obrador anunció que CFE regresaría al sistema anterior de jubilaciones. Pese a mencionar que no intervendría en la vida sindical, criticó que los líderes sindicales de algunas empresas productivas del Estado hayan aceptado la ampliación de la edad de jubilación de los trabajadores.

“Fue cosa inaudita, nosotros rechazamos la propuesta”, dijo al respecto.

Leer más: 

Nueva era sindical; SUTERM espera prueba de fuego 

Persecución y contraofensiva; trabajadores de CFE víctimas de abuso de poder