Los recientes casos de COVID-19 tras el regreso a clases en la Ciudad de México han despertado la preocupación de madres y padres de familia.

Testimonios de la comunidad escolar señalan que si para agosto, cuando inicie el nuevo ciclo educativo, aún no se vacuna a sus hijos contra la enfermedad, no dejarán que regresen clases.

El pasado 7 de junio, en la capital del país, un aproximado de mil 103 colegios de educación básica (apenas el 11 por ciento del total) regresaron a las aulas.

Sin embargo, a una semana de que se reabrieron las puertas de las escuelas a nivel local, ya hay seis casos positivos de COVID-19 entre los alumnos. Lo anterior, ha obligado al nuevo cierre de al menos seis planteles.

El pasado 11 de junio, la titular de la Secretaría de Salud (Sedesa) de la Ciudad de México, Oliva López Arellano, informó que tras los primeros cinco días de clases presenciales habían tres casos confirmados de COVID-19: uno en una escuela de Coyoacán, otro en Benito Juárez y uno más en Gustavo A. Madero.

Sin embargo, tres días después, la Autoridad Educativa Federal en la Ciudad de México (AEFCM) emitió un comunicado en el que indicó que había otros tres contagios confirmados entre la comunidad escolar.

También puedes leer: Reportan 3 casos más de COVID en estudiantes que volvieron a escuelas en CDMX

La información proporcionada por la AEFCM señala que los dos primeros contagios corresponden a alumnos que cursan segundo y quinto grado de educación primaria en un plantel ubicado en la alcaldía Coyoacán, y el tercero es una niña de segundo grado también de primaria, en la alcaldía Álvaro Obregón.

“Se informa que las escuelas, en consenso con las madres, padres de familia y tutores han decidido, como medida preventiva, de manera voluntaria y en libertad, seguir con las clases a distancia, en tanto se realizan las acciones de control epidemiológico a quienes tuvieron contacto con los menores”, detalló el órgano local adscrito a la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Se encienden alarmas

Los nuevos casos de COVID-19 en las escuelas son una muestra de lo que podría pasar en agosto con el regreso a clases presenciales, señala Dolores Luna, habitante de la alcaldía Gustavo A. Madero y madre de un niño de 6 años que cursa la primaria.


“Un regreso al 100 por ciento no lo considero seguro, sobre todo viendo los nuevos casos. Si antes ya dudábamos de mandar a nuestros hijos a la escuela, ahora más”

Dolores Luna

Madre de familia

Añade que entre los motivos por los cuales se opusieron al regreso a clases del 7 de junio, es porque la escuela no estaba en las condiciones para recibir a los niños.

“Tuvimos junta en la escuela de mi hijo y nos dijeron que hubo vandalismo, se robaron el cobre de los cables, no hay luz ni agua y así se complica seguir las medidas sanitarias”, menciona la madre de familia.

Reporte Índigo recorrió siete escuelas del centro de la capital en las colonias Juárez, Doctores y Roma y todas estaban cerradas. En la mayoría, había lonas en donde se informaba que el consenso de los padres y madres de familia era continuar en las clases a distancia.

Sin embargo, en la escuela primaria Pedro Sainz de Baranda, localizada en la esquina de Doctor Olvera y Doctor Andrade, colonia Doctores, la lona colgada por las autoridades del plantel refiere que la decisión de no regresar a clases se dio porque las condiciones del lugar no eran las óptimas.

“La infraestructura del plantel no condiciona a un regreso seguro a clases y confiable para toda la comunidad, esto considerando que aunque se cuenta con agua, gel antibacterial, desinfectante, tapetes y la donación de caretas, las condiciones externas no privilegian la división de grupos en el plantel que evite contagios, asimismo, no se cuenta con una conexión de internet estable que permita tener clases presenciales y virtuales desde las instalaciones”, dice el anuncio.

Regreso a clases “Hasta que se vacunen”

“Viendo la situación de casos con el regreso a clases parcial que hubo a las escuelas, no dejaré ir a mi hijo a clases hasta que se vacune”, dice Verónica Delgado, madre de un niño de 7 años de la alcaldía Iztacalco que va a la escuela primaria República de Tanzania.

Delgado afirma que los menores de edad se distraen y se quitan el cubrebocas, se llevan las manos a la boca o comen cosas que caen al piso, por lo cual, si no están vacunados, corren el riesgo de contagiarse.

“Son muy inseguras las clases presenciales porque los niños no saben respetar las medidas sanitarias, les gusta estar jugando entre ellos y por lo tanto usar los materiales o juguetes que llevan a la escuela. Entonces se pueden contagiar y a la vez a sus papás o familiares con los que viven”, dice.

La mujer explica que prefiere perder el próximo ciclo escolar de 2021-2022, a arriesgar a su hijo a ir a la escuela sin ser vacunado.


Madres de familia afirman que incluso podrían dejar perder el año escolar en caso de que sus hijos no sean vacunados, ya que prefieren eso a que se contagien de COVID-19

También puedes leer: Panorama gris para regreso a escuelas públicas

“En 2018 le dio la influenza H1N1, tengo esa experiencia y no quiero que vuelva a pasar prefiero que pierda ese ciclo a que se contagie”, declara.

Cabe señalar que, según información del Plan Nacional de Vacunación anti COVID-19 dada a conocer por el Gobierno local el 13 de junio pasado, en la capital ya se han vacunado a 3 millones 351 mil personas entre adultos mayores, habitantes de entre 50 y 59 años así como de 40 a 49 años. Al igual que a personal médico y educativo.

No obstante, aún no hay fecha para que se puedan vacunar menores de 18 años.