El pasado 21 de junio, el congresista republicano por el 36 distrito de Texas, Brian Babin, advirtió al Comité sobre Inversión Extranjera en Estados Unidos (CFIUS) sobre Petróleos Mexicanos (Pemex) y les pidió detener la venta de la mitad de la refinería de Deer Park , debido a que la paraestatal no cuenta con la experiencia para operarla y tiene un “historial problemático y de sobornos”.

“En pocas palabras, Pemex no tiene la experiencia ejecutiva, administrativa o técnica para operar esta instalación de última generación de forma segura”, dijo Babin.


Añadió que Pemex tiene un historial problemático al tratar con negocios de EE.UU; así como la costumbre de “retractarse de contratos, solicitar sobornos y jugar sucio en disputas corporativas”.

En la misiva, dirigida a las secretarias del Tesoro, Janet Yellen, y de Energía, Jennifer M. Granholm, el congresista explica que el pasado 24 de mayo Pemex anunció su intención de comprar la refinería que opera en Deer Park, Texas. Con esa compra, la petrolera mexicana agregaría un 50 por ciento de participación en la Deer Park Refining Limited Partnership, que es la entidad que controla la refinería de Shell Oil´s Park.


“Ninguna refinería de Pemex en México se puede comparar con la instalación de última generación en Deer Park, y es cuestionable que Pemex pueda recurrir a las experimentadas operaciones, cumplimiento y mantenimiento profesionales necesarias para administrar con seguridad e integridad una refinería en los Estados Unidos”.

Apuntó que la venta implicaría incrementar significativamente los riesgos de un accidente industrial, una degradación medioambiental local severa y dificultades para la economía local con la mala administración.

Recordó que la paraestatal ha protagonizado varios escándalos, tales como el incumplimiento de un contrato de 230 millones de dólares con otra firmas en Texas, en 2017: Loadmaster Universal Rigs, donde “posteriormente se negó a participar en un arbitraje de buena fe, poniendo en peligro los medios de subsistencia de más de 2 mil americanos y lastimando a varias docenas de firmas estadounidenses”.

“Endosado con billones de dólares en deuda, Pemex ha mostrado un patrón de perfidia en negociaciones de contratos, corrupción generalizada incluyendo soborno, y tácticas descritas por otras víctimas como terrirorismo financiero”, añadió.

Pidió a las autoridades negar la compra de la refinería a Pemex “hasta que demuestre el nivel de conocimiento técnico y entusiasmo por los buenos negocios, prácticas necesarias para operar esta inversión masiva en suelo americano”.

Por su parte, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo en su conferencia matutina que la compra ya se consolidó y sólo esperan a culminar los trámites necesarios.

“Ellos aceptaron, ya se firmó el acuerdo en ese sentido y se están haciendo los trámites correspondientes en Estados Unidos y desde luego que hay opiniones de todo tipo, pero tenemos que esperar que se concluya este proceso”, dijo.

Te puede interesar: AMLO responde a congresista que aseguró Pemex no será capaz de operar Deer Park