René Juárez Cisneros dejó la dirigencia nacional del Partido de la Revolución Institucional (PRI) y en su lugar quedó la ex secretaria general Claudia Ruiz Massieu.

La búsqueda por reconquistar y contentar a las bases, fue la columna vertebral del mensaje que dirigieron ambos priistas desde la sede nacional del partido.

“El pasado primero de julio el pueblo de México votó y decidió alejarnos de manera contundente el respaldo en las urnas (…) Esta derrota sumada a las dos de los años 2000 y 2016 nos obliga a preguntarnos ¿Cuál es el futuro de nuestro partido? La respuesta está en la militancia a ellos es a quienes les toca hablar”, sentenció Juárez para anunciar que se dedicaría por completo a su labor legislativa como diputado federal.

Los estatutos del Revolucionario Institucional señalan la prelación, es decir que la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional fue ocupada por la ex secretaria general del partido, Claudia Ruiz Massieu y la secretaría la ocupó Rubén Moreira.

“Nuevamente desde la unidad lograremos replantearnos y reformarnos para volver a ser el partido grande (…) Asumo la presidencia de nuestro partido como militante que ama al PRI y que ama a México”, fue el primer mensaje de Claudia al frente del partido político más longevo del país.

Como primera acción, Ruiz Massieu dijo que convocará a la Comisión Política Permanente y al Consejo Nacional para terminar el periodo de la dirigencia de Manlio Fabio Beltrones y arrancar el nuevo proceso interno que terminará en agosto del 2019.

La ex secretaria de Relaciones Exteriores de este sexenio dijo que buscará la transformación interna del partido “de abajo hacia arriba”, es decir desde la militancia hasta la dirigencia.

Por su parte René Juárez urgió la necesidad del partido para refundarse, de volver a sus orígenes, de buscar a los más necesitados y de dejar atrás las decisiones cupulares.

“La transformación interna del PRI debe de ser igual que la actual derrota”, sentenció para después proponer la creación de la Comisión Nacional para la transformación del partido.

Fuentes al interior del partido señalaron que la decisión de Juárez de dejar la dirigencia del PRI la tomó junto a Peña Nieto, con quien se reunió el sábado pasado justo después de la carrera del Estado Mayor Presidencial.

Esa fue la última vez que el Presidente correría como máximo mandatario, pero la carrera del guerrerense apenas comenzaría cuesta arriba, ya que buscará ser el coordinador parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados.

Las inscripciones para este puesto comienzan hasta septiembre, por lo que señalaron que mientras, Juárez se tomaría unos días con su familia.

El 2 de mayo pasado, el ex Subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación, fue designado como presidente del PRI en sustitución de Enrique Ochoa Reza.

La llegada de Juárez significó un acercamiento con la militancia priista, ya que esa era una de las críticas durante la dirigencia nacional de Ochoa Reza, quien se alejó de las bases y afectó la campaña electoral del PRI

Pese al cambio de estrategia, el primero de julio, el tricolor vivió la peor derrota de su historia quedando en tercer lugar en la carrera presidencial, no ganando ninguna gubernatura y teniendo una bancada menor en el Congreso federal.

Apenas el 11 de julio pasado, Juárez Cisneros anunció “la construcción del nuevo PRI”, el cual se daría tras un proceso interno de reflexión.

“Tenemos que construir un partido más cercano a la gente, más democrático, mucho más influyente, donde se respete la militancia y en el que las dirigentes o dirigentes, desde el seccional hasta el más alto dirigente ejecutivo nacional, y los candidatos y candidatas, surjan de procesos democráticos”, dijo Juárez aquel día.

Ruiz Massieu, quien estuvo al lado de Cisneros al declarar que el PRI seguiría de pie a pesar de los resultados electorales, fue nombrada Secretaria del partido por el exdirigente Enrique Ochoa, relevando Carolina Monroy.

Ochoa reconoció que Ruiz Massieu era una pieza fundamental porque tenía una experiencia muy profunda en el ámbito de la administración pública como secretaria de Turismo y secretaria de Relaciones Exteriores, cargos que obtuvo en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.