La empresa Sport CT College reclama haber invertido cerca de 60 millones de pesos en esa obra detenida y por ello presentó la denuncia penal

De facto, este amparo a favor de la compañía concluye con las aspiraciones del Tec por rescindir el contrato para la construcción de un complejo deportivo dentro del ITESM. 

Y es que esta resolución deja sin efectos aquella sentencia mercantil en la que el Tec daba por terminado el acuerdo con Sport CT College.

Sentencia de juicio mercantil que el ITESM esgrimía para dar por concluido el contrato con la compañía y para negar el acceso a las instalaciones del campus al personal que construía el gimnasio.

Y al eliminar con este amparo la resolución por la vía mercantil queda pendiente la demanda por despojo que presentó Sport CT College contra el Tec.

Esta denuncia de hechos por despojo fue presentada en octubre de 2012, está abierta y en actuaciones.

De hecho, la demanda penal obligó a que la Procuraduría del Estado citara a declarar al ex rector Rafael Rangel Sostmann y al vicerector Eliseo Vázquez Orozco.

Según la denuncia penal, Sport CT College fue invitada por Sport City College para ofrecer el servicio de gimnasio de alto rendimiento al Tec.

Y en el mismo convenio se estableció un comodato para entregar a esa empresa un terreno del ITESM para la construcción de dos gimnasios, uno de ellos con una alberca olímpica y un foso de clavados con sus respectivos trampolines.

El otro gimnasio, con equipo para atletas de alto rendimiento, sería utilizado por los jugadores de Borregos.

Además, sobre el terreno del Tec serían construidas 400 residencias para 800 alumnos foráneos de esa institución educativa.

Incluso el 30 de mayo de 2008, directivos del ITESM comenzaron los trabajos de construcción del proyecto Sport City College en las instalaciones del Centro Deportivo Borrego.

El evento estuvo encabezado por el entonces rector del ITESM, Rafael Rangel Sostmann, y el empresario Alejandro Martí, presidente honorario del Grupo Martí.

Pero en el camino del proyecto y de la construcción, Sport City, de Alejandro Martí, decidió dejar la franquicia a uno de sus socios y colaboradores. Y también se invitó a un inversionista. 

Por ello en lugar de Sport City College, se constituyó la empresa Sport CT College para que ésta realizara el proyecto.

Esto incluso provocó que las altas autoridades del Tec solicitaran a la empresa que cuando terminara las instalaciones deportivas siguieran llamándolas Sport City College, en honor a la empresa de Alejandro Martí.

Según la querella, la nueva compañía Sport CT College construyó la cimentación de los gimnasios, a través de la compañía Construcciones Monterrey.

Sin embargo, las obras fueron suspendidas y con ello quedaron los vestigios de la cimentación y de las columnas.

Un día, el Tec simplemente cerró los accesos para evitar que siguieran efectuando las obras.

La empresa Sport CT College reclama haber invertido cerca de 60 millones de pesos en esa obra detenida y por ello presentó la denuncia penal.

Cuando el Tec argumentó que ya había ganado un juicio mercantil para dejar sin efectos el contrato con esta empresa, el abogado de la compañía, Marcelo Falce, anunció que con un amparo nulificarían esa sentencia.

Y es que aseguró que el juicio mercantil que supuestamente ganó el Tec fue llevado a cabo sin notificarle a sus defendidos de las actuaciones del proceso.

Incluso, que los excluyeron del juicio.

“Es un fraude a la justicia. Porque ese juicio lo llevan completamente a espaldas de Sport CT College bajo un argumento que definitivamente no va a tener sustento jurídico alguno, en el sentido que desconocían el domicilio de la empresa y que por eso fueron solitos al juicio.

“El día de hoy se está presentando un amparo que tiende a nulificar y nuestra opinión jurídica como despacho es que ese amparo es muy probable que se gane y esto generaría que ese juicio quedara sin efectos”, explicó Falce en aquella ocasión.

Reporte Indigo llamó al vicerector de Administración del Tec, Eliseo Vázquez, para conocer su postura en torno al amparo, pero éste dijo que se encontraba en una junta y que llamaría más tarde.