El Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León (Conarte), a cargo de Ricardo Marcos, no ha aclarado la distribución del Fondo de Emergencia Cultural de 50 millones dentro de su presupuesto 2021.

Hasta el momento no se saben quiénes recibirán estos recursos y bajo qué criterios, lo que ha generado preocupación entre la comunidad cultural. Incluso, el Congreso local aprobó un exhorto para que existan reglas claras en la distribución.

En diciembre, la Asamblea de Iniciativas Culturales Independientes (AICI), a través de una petición al Congreso local, solicitó este fondo para apoyar programas y artistas independientes por la crisis que generó la pandemia de COVID-19.

“Para el proyecto de egresos del presupuesto para el año 2021 para el Estado de Nuevo León se establezca: un Fondo de Emergencia Cultural de 50 millones de pesos etiquetado para artistas, iniciativas, espacios y proyectos culturales independientes de base comunitaria que permita garantizar los derechos económicos, sociales y culturales de las y los trabajadores de este sector cultural”, dice el escrito.

Pero la AICI también pidió transparencia en los recursos del Fondo de Emergencia Cultural.

“Conocer las reglas de operación de todos y cada uno de los programas gubernamentales estatales y municipales del sector cultural para conocer cuánto, cómo, dónde y bajo qué criterios se ejercen los recursos públicos y exista la mayor transparencia al respecto”, se lee en la petición.

No obstante, la AICI asegura que Conarte no ha tenido acercamiento con ellos. Por eso, esta organización solicita una mesa de discusión.

“Queremos hacer énfasis en que nuestra iniciativa para la creación de un Fondo de Emergencia es para iniciativas culturales independientes y no para que sea ejercido por las instituciones públicas. Insistimos en que se ponga sobre la mesa la discusión de este tipo de temáticas y así no generar confusión y desinformación ante las comunidades artística y cultural”, expresa un comunicado.

Exhorto por reglas claras a Conarte

La coordinadora de la bancada Independiente Progresista, Claudia Tapia Castelo, envió un exhorto al Gobierno del estado y al Conarte Nuevo León, que fue avalado por mayoría en el Congreso local, para que los recursos del Fondo de Emergencia Cultural sean etiquetados para artistas y se transparenten las reglas de operación.

Además, este exhorto incluye difundir las reglas de operación por el Conarte y las secretarías, direcciones de Cultura o equivalentes en los 51 Municipios del Estado de Nuevo León.

“Para que tengan a bien actualizar y difundir las reglas de operación de los programas gubernamentales del sector cultural a su respectivo cargo, bajo criterios de oportunidad, eficacia, eficiencia y transparencia en el destino de los recursos públicos”, menciona el exhorto.

Reforma sin discusión

Diputados del Congreso local aprobaron una reforma al artículo 3 de la Ley que crea el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León sin consultar a la comunidad cultural de Nuevo León.

El gestor e investigador en políticas culturales, Joel Morales, asegura que esta modificación se promovió evadiendo la transparencia.

“Es una reforma que se promovió a espaldas de las comunidades artísticas y culturales, impulsada por una bancada que poco o nada sabe de la instrumentación de políticas culturales y, quizá, tratando de que se le asignen más recursos a una institución que se caracteriza por su opacidad y su verticalidad”, afirma el experto.

La coordinadora de la bancada de Movimiento Ciudadano, Tabita Ortiz, promovió esta reforma, aprobada el 19 de abril.

Por su parte, la cineasta y académica Leticia Vargas criticó que nunca hubo una convocatoria para discutir esta reforma, a pesar de que se ha solicitado al Congreso realizar foros públicos.

“La actual legislatura local, en materia de cultura, se ha caracterizado por legislar de espaldas al pueblo, en varios temas hemos solicitado foros públicos y se han negado sistemáticamente. En esta reforma nunca se convocó a la comunidad a debatir”, señala.

También puedes leer: LABNL y Conarte en opacidad, irregularidades en gasto