"En un descuido que hubo en el techo se abrió la viga y me fui para abajo con todo y todo (…) Y me caí y me golpee, y al otro día me corrió el ingeniero (Jorge Joya) de la obra"

Gilberto Rodríguez

exempleado lesionado


El exempleado presentó una demanda laboral contra quien fuera su patrón por negarse a ayudarlo y cesarlo de su puesto

https://www.youtube.com/watch?v=qXke7SLeP7c

A los ingenieros del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) les urge terminar escuelas. Por eso tienen trabajando a albañiles y trabajadores de obra jornadas extenuantes de hasta más de 12 horas, y no aceptan inasistencias por cuestiones de salud. 

Lo anterior, a dicho de algunos trabajadores, ha motivado la salida de algunos  albañiles encargados de la construcción de escuelas. 

Existe al menos un caso documentado de un trabajador que fue cesado de su cargo de ayudante de albañilería -por el que recibía mil 200 pesos a la semana, sin prestaciones, trabajando seis días a la semana- por sufrir un accidente del que no se ha podido recuperar. 

El caso de Gilberto Rodríguez Guerrero, ayudante de la obra lesionado durante su jornada de “ocho de la mañana a nueve de la noche”, es uno entre varios que develan las deplorables condiciones en que trabajan los empleados de la dependencia gubernamental. 

A dicho del propio exempleado del Conafe, la dependencia gubernamental no les daba prestaciones básicas estipuladas en la Ley, pues antes del accidente ni siquiera contaba con seguro social.

“El (martes) 16 de diciembre, yo trabajaba en una escuela que estaban haciendo en una colonia que se llama Las Arboledas yendo al Colorado para Las Palmas, el patrón nos traía a la carrera porque le urgía terminar la obra, y en eso pues en un descuido que hubo arriba en el techo se abrió la viga de fierro y me fui para abajo con todo y todo. 

“Y me caí y me golpee, y al otro día me corrió el ingeniero (Jorge Joya) de la obra.

“Yo le dije a Juan Vadillo, el maestro de la obra, le dije que le avisara al ingeniero que me había accidentado y que viniera a ver en qué me podía echar la mano porque pues no podía moverme y luego se presentó el ingeniero y dijo que le valía, que eso no le importaba a él”, relató en entrevista telefónica con Reporte Índigo, Rodríguez Guerrero. 

El exempleado presentó una demanda laboral contra quien fuera su patrón por negarse a ayudarlo y cesarlo de su puesto. Aunque menciona que su jefe directo es el ingeniero Jorge Joya, quien no se ha presentado a los dos citatorios que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social le ha hecho. Uno el 10 y otro el 15 de enero.

A la fecha el albañil, padre de familia de cinco hijos, se queja de no tener “ni un peso”, ni siquiera para trasladarse a Tomatlán donde tiene que presentar un oficio en el juzgado que lleva su caso. 

“Ahorita ando malísimo de una rodilla derecha que me está causando muchos problemas y pues no puedo hacer nada, y ahorita pues yo tengo cinco hijos que mantener aquí y pues me tuve que venir a Vallarta, aquí está el centro de salud, para que me estén atendiendo, pues gratis más bien. 

“El hombro izquierdo pues me quedó mal porque me truena a cada rato y me llega sí un dolor, en la rodilla siento el dolor desde el 16 de diciembre el dolor, cuando se me enfría el hueso y se me olvida, siento un tronido”. 

Enfermo y amenazado 

En diversas ocasiones luego del accidente Rodríguez Guerrero externó a quien fuera su patrón que necesitaba ayuda, pues estaba en plena recuperación. 

En el centro médico que lo atendieron le dijeron que aunque logró hacerse un par de radiografías, necesita hacerse en total cuatro, así como otro tipo de estudios, pues a la fecha el dolor persiste y renguea al caminar. 

Pero ante las constantes solicitudes de apoyo que el ayudante de la obra del Gobierno Federal realizaba, el encargado de la Conafe en dicha región contestaba con molestia: 

“Es una persona grosera, es un grosero el amigo (Jorge Joya) (…) Me dijo ‘mira yo tengo más palancas que en lo que tu quieras encontrar por ahí a mi me hacen los mandados todos, ya sabes, y hazle como tú quieras pero no me vuelvas a molestar porque entonces si te va a pesar a ti, porque me estás causando muchos problemas’”, indicó en entrevista Rodríguez Guerrero.

Aunque su jefe directo es Joya, refiere que ha hablado con el coordinador de la Región 13 de Conafe, David López Solórzano, pero sigue sin recibir respuesta. 

Gilberto relató que recibió una actitud similar del coordinador de Infraestructura, Agripino Guzmán. Se intentó contactar a Guzmán para conocer su versión del caso, pero en las oficinas de la delegación de Conafe referían  que estaba ocupado y después regresaría la llamada. Se le buscó en tres días distintos, pero al cierre de esta edición no se puso en contacto con el reportero. 

 “Él dice que ya se arregló con ellos (los del Seguro Social), y quedó de llevarle los papeles (…) los papeles que acreditan que estamos nosotros registrados. Dice que él tiene un papel donde consta que nosotros tenemos Seguro Social. Ahora dice que yo era voluntario de ahí, de ahí de la escuela, que como padre de familia –yo tenía dos hijos en la escuela- que yo era voluntario, que yo no recibía ni un salario, eso le dijo a los del Seguro. 

“Y Conafe dice que no tengo porqué quejarme, que me están tratando como un rey, que me están dando mi dinero cada semana y que me están dando despensas, medicamentos, todo, que no tengo porqué quejarme, que me van a demandar a mí ahora por este asunto. Cuando yo no he recibido, desde el 16 de diciembre, ni un peso partido por la mitad he recibido de ellos. 

“Ahorita en este momento no tengo nada: ni un peso tengo (…) tengo un niño de cuatro meses, necesito comprarle leche, pañales, todo eso. Y pues yo ahorita no puedo”,  señaló con preocupación el extrabajador de 45 años. 

Proyectos de infraestructura 

“Las acciones de infraestructura promueven que las escuelas sirvan a su comunidad y sean lugares dignos, libres de riesgos y apropiados para el aprendizaje de los niños”, se lee en el póster de Conafe del 2012. 

Durante el 2013, entre las metas de su programa anual se señala que 3 mil 500 planteles fueron beneficiados con “acciones de infraestructura” y se hicieron 12 mil “acciones de construcción y/o rehabilitación en espacios educativos y técnico administrativos”. 

En la evaluación en materia de diseño del programa K009 de la Conafe, se establece que el presupuesto asignado para proyectos de infraestructura fue en el 2013 de mil 732 millones 460 mil 886 pesos. 

Con dicho presupuesto se genera nueva infraestructura educativa (escuelas, aulas) y se hacen adecuaciones a las ya existentes. 

En dichos proyectos trabajan albañiles y ayudantes de la obra que tienen extenuantes jornadas laborales debido a la necesidad de terminar los planteles. Gilberto Rodríguez refirió que luego de su despido sus compañeros fueron enviados inmediatamente a construir otro proyecto. 

En el documento que se puede consultar en la página de Internet de Conafe sobre la evaluación del programa, se puede leer un poco de la descripción del mismo: 

“En este contexto el Programa Presupuestario K009 Proyectos de Infraestructura Social de Educación es operado por nueve instancias sectorizadas en la SEP y en lo general se alinea con la estrategia 3.1.2 ‘Modernizar la infraestructura y el equipamiento de los centros educativos’”.