Después de un debate “estéril” que duró dos horas y 20 minutos en el Senado de la República, en donde prevalecieron descalificaciones, diatriba e insultos y que dejó en espera la comparecencia del titular de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, con una simple votación económica los senadores concluyeron otorgar, por segunda ocasión, licencia al gobernador electo de Tamaulipas Américo Villarreal.

El debate que se enlistó de último momento a la Orden del Día fue, primero, por la solicitud de licencia de Américo Villarreal para reincorporarse como senador y, después, desistirse de ese oficio provocó hasta una clase de Derecho por parte de Ricardo Monreal Ávila para explicar que no se incurrió en un acto de inconstitucionalidad.

“Son interpretaciones ausentes y, claro, con una evidente estrategia política de descalificación contra quien yo creo va a ser un excelente gobernador”, dijo el senador por Morena refiriéndose a Américo Villarreal, quien tomará posesión del cargo el próximo sábado.

“La Constitución de Tamaulipas, dijo, lo que establece es que no puede obtener el cargo de gobernador quién hubiera ocupado un cargo en la federación o los estados, 120 días antes de la elección”, precisó Monreal Ávila.

Lee también: Gobernadores morenistas piden no obstaculizar toma de protesta de Américo Villarreal en Tamaulipas

Ese “error” jurídico de Américo Villarreal propició un enredo jurídico que obligó a la bancada del PAN a inconformarse por esa actitud e incluso su coordinador, Julen Rementería sugirió que se otorgue una nueva licencia al gobernador electo, ya que el pasado 26 de septiembre pidió, mediante escrito, reincorporarse a su escaño.

Finalmente, la sugerencia panista surtió efecto y, en votación económica todos los senadores aprobaron otorgar la tan anhelada licencia.

El presidente del Senado, Alejandro Armenta, detalló que “a las 13:36 se recibió comunicado de Américo Villarreal por el que se solicita licencia para separarse de sus funciones legislativas a partir de este día 28 de septiembre”.

Morena y sus aliados, por su parte, pretendieron someter a votación el documento de desistimiento que recibió ayer el Senado, y con eso dar por terminado el tema.

La petista Martha Márquez lamentó este debate estéril que es el “circo” que se hace en este Senado y que, al final de cuentas, mantiene a Tamaulipas en un problema de delincuencia, el cual también va a tener con el próximo gobernador Américo Villarreal. “Eso es lo que se debe combatir”.