El Congreso de la Ciudad de México cometió irregularidades en su gasto en Comunicación social durante el año 2020, revelan investigaciones.

Una auditoría de la Contraloría Interna del Poder Legislativo indica que el área incurrió en distintas anomalías como no poder comprobar gastos u otorgar contratos sin los requisitos necesarios.

Sin embargo, esta no es la primera vez que suceden este tipo de anomalías. Reporte Índigo dio a conocer previamente que en 2019, el Legislativo de la ciudad “perdió” un millón de pesos que no pudo comprobar a través de documentos.

Incluso, el tema alcanzó el pleno del órgano legislativo donde se pidió indagar el caso.

La investigación F/04/21-CCDMX de la Contraloría Interna del Poder Legislativo de la capital revela las irregularidades que cometió el Congreso en dicho departamento, dos años atrás.

La auditoría fue publicada en julio de 2022 en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) y detalla que durante ese ejercicio el órgano legislativo dispuso de un presupuesto de 32 millones 320 mil 087 pesos.

La primera irregularidad hallada es que el Programa Anual de Trabajo 2020 no tiene la firma del titular del área.

Mientras que la segunda anomalía es que la contraloría pidió que se entregaran los datos sobre los contratos celebrados para inserciones y el área indicó que se habían gastado 600 mil pesos en promocionar sus actividades en medios de comunicación; pero no entregó testigos que comprueben el ejercicio de 100 mil pesos en inserciones, 16 por ciento del total.

Igualmente, la investigación precisa que el área no entregó los oficios donde la Junta de Coordinación Política (Jucopo) pidió al área de Comunicación Social el total de inserciones, lo que viola la Ley Orgánica del Congreso.

Esto significa que el área realizó y pagó inserciones de las que no existe constancia, pese a ser solicitadas conforme a la ley.

“La mencionada coordinación no tiene la certeza de si cuenta con la totalidad de los contratos, acuerdos y, o convenios que fueron signados por el área auditada, para la contratación de medios de comunicación escritos y electrónicos, para cubrir la difusión de actividades e información institucionales”, explica la contraloría.

De acuerdo con la investigación, también se halló que los manuales administrativos para la adquisición de propaganda institucional no están actualizados.

“La Tesorería no contó con los manuales y procedimientos actualizados en los procesos de adquisición o contratación de bienes o servicios relacionados con los gastos de propaganda e imagen institucional erogados por el Congreso de la Ciudad de México.

“Por lo que esta Contraloría Interna considera necesario su actualización para cumplir con los criterios de transparencia, economía, eficiencia, eficacia, imparcialidad y honradez, a fin de cumplir de manera óptima con los procesos”, menciona.

El órgano fiscalizador recomendó mejorar los mecanismos de supervisión de adquisiciones y de inserciones, así como actualizar los manuales para evitar debilidades administrativas.

El millón perdido en Comunicación Social

El 11 de noviembre de 2020, Reporte Índigo publicó la nota “El millón perdido del Congreso de la CDMX” donde se menciona que el área de Comunicación Social no pudo comprobar el destino de un millón de pesos de su presupuesto asignado para el 2019.

A través de diversas solicitudes de información tramitadas por mecanismos de transparencia, este medio documentó que dicho departamento realizó un gasto superior al que puede acreditar.

La solicitud de información con número de folio 5003000204418, realizada al Congreso a través del Sistema InfomexDF, señala que el departamento de Comunicación Social del Congreso ejerció tres millones 281 mil 695 pesos durante el 2019.

Mientras que el oficio CCDMX/T/DGP/IL/0434/2020, elaborado por la Tesorería del Legislativo en respuesta a la petición de información 5003000020120, indica que esta área gastó un millón 957 mil 714 pesos.

Lo anterior significa que el 59 por ciento del presupuesto de la unidad de Comunicación Social para 2019, departamento que estuvo a cargo de Jorge Navarijo, se gastó en la recta final del año.

Además, se solicitaron testigos de las inserciones pagadas por el Congreso durante 2019 y el órgano legislativo solo pudo comprobar 767 mil 862 pesos.

Sin embargo, ni en los portales de transparencia ni en los documentos proporcionados, el Congreso comprobó el ejercicio de un millón 189 mil 852 pesos restantes.

Días después de la publicación, se dio a conocer que la entonces titular del área de Comunicación del Congreso, Jacqueline Rico, fue despedida por la supuesta pérdida.

No obstante, durante la reunión de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso, realizada el 20 de noviembre de 2019, el entonces vicecoordinador del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jorge Gaviño, mencionó que, en realidad, se le pidió la renuncia a Rico Dueñas porque no quiso hacerse responsable de firmar facturas apócrifas para comprobar gastos.

Te puede interesar: Congreso de la Ciudad de México, el rey en gastos