¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

CASOÁNGELES

Complot contra el general

Indigo Staff

Las declaraciones de Cuitláhuac Salinas acerca de las condiciones en que ocurrió la detención del general Tomás Ángeles Dauahare confirman que todo fue un complot orquestado por militares adscritos a la PGR.   

El martes 30 de abril, primero en entrevista con el noticiero matutino de Televisa con Carlos Loret de Mola y luego en una conversación con el programa de Carmen Aristegui en Noticias MVS, Cuitláhuac Salinas reveló un conjunto de irregularidades en el interior de la PGR.


May 1, 2013
Lectura 5 min
portada post

"La PGR fue utilizada como un instrumento por algún personal del Ejército, por militares que estuvieron interesados en perjudicarlo”

- Cuitláhuac Salinas

 En su intento de desmarcarse del complot contra 
el general Ángeles Dauahare, terminó por revelar anomalías en los manejos 
de la PGR

Las declaraciones de Cuitláhuac Salinas acerca de las condiciones en que ocurrió la detención del general Tomás Ángeles Dauahare confirman que todo fue un complot orquestado por militares adscritos a la PGR.   

El martes 30 de abril, primero en entrevista con el noticiero matutino de Televisa con Carlos Loret de Mola y luego en una conversación con el programa de Carmen Aristegui en Noticias MVS, Cuitláhuac Salinas reveló un conjunto de irregularidades en el interior de la PGR.

Confesó incluso que tuvo conocimiento de ellas y que no las denunció, alegando que era una parte de su “subordinación” a la persona que lo puso en el cargo de subprocurador.

En su intento de desmarcarse del complot contra el general Ángeles Dauahare, terminó por revelar anomalías en los manejos de la PGR, entonces a cargo de Marisela Morales.

“La PGR fue utilizada como un instrumento por algún personal del Ejército, por militares que estuvieron interesados en perjudicarlo”, dijo Salinas a Loret de Mola.

El abogado fue subsecretario de la PGR en la unidad especializada en delincuencia organizada hasta el 15 de noviembre del año pasado. 

En su relatoría de hechos aseguró que la averiguación fue iniciada en 2010, cuando Marisela Morales era subprocuradora y que nunca estuvo en su escritorio como subprocurador. 

Formaba parte de los “asuntos reservados” que Morales le habría advertido que llevarían en la dependencia al margen de él cuando lo nombró en el cargo.

En las entrevistas con Loret de Mola y Aristegui, Salinas fue enfático en denunciar que existía un manejo “alterno” dentro de PGR, operado por militares, que coordinaban directamente con la procuradora.

Según el dicho de Cuitláhuac Salinas, el día en que Ángeles Dauahare fue detenido y llevado a instalaciones militares, en lugar de presentarlo de manera inmediata al ministerio público, Marisela Morales lo llamó para preguntarle si lo tenía preso.

El funcionario buscó por teléfono al encargado de la Unidad de Delitos contra la Salud, Gerardo Salazar Bolaños, para preguntarle sobre la detención.

El militar se la confirmó. Aclaró que formaba parte de los asuntos reservados de los que no tenían que darle cuentas aunque “formalmente era mi subordinado”.

Las denuncias de Salinas agregan que no sólo eran casos reservados sino inventados, porque se sostenían con imputaciones de testigos protegidos que han sido echadas abajo en los primeros meses del actual sexenio.

 

Los autores materiales del montaje

 

Según Salinas, los operadores del complot contra el general Tomas Angeles fueron dos militares quienes supuestamente obedecían instrucciones directas de  altos mandos del Ejército. 

Uno era Gerardo Salazar Bolaños quien al momento  la detención del general Angeles fungía como titular de la Unidad de Delitos contra la Salud. El otro: Avigaí Vargas Tirado. 

Gerardo Salazar Bolaños tuvo varios cargos en la secretaría de la Defensa Nacional, siendo el último de ellos el de Jefe de la Mesa de Convenios Internacionales del Estado Mayor de la SEDENA, organismo que en esa época estaba a cargo del general Carlos Demetrio Galván. 

Salazar Bolaños ingresó a la SIEDO de la PGR el 1 enero de 2009 y dejó su cargo el 16 de diciembre de 2012.  

El otro operador en este engranaje contra el general Ángeles Dauahare, según las  entrevistas mencionadas, sería el coronel Avigai Vargas Tirado.

Dirigía el cuerpo técnico de la unidad de investigación de delitos contra la salud en PGR, y aunque Avigai Vargas trabajó en la SIEDO, el militar nunca dejó de pertenecer y reportar al Estado Mayor del Ejército cuyos titulares,  durante el sexenio de Felipe Calderón,  fueron los generales Carlos Demetrio Gaytán Ochoa y Luis Arturo Oliver Cen.  

Al momento en que Ángeles fue detenido, Vargas era teniente coronel de infantería. Sin embargo, apenas unos días después de que dejo la SIEDO fue ascendido a coronel de arma el 20 de noviembre de 2012.

Se dice 
víctima 
de Murillo

 

A la pregunta expresa de Carmen Aristegui sobre por qué ahora decidía denunciar públicamente estos hechos, Salinas contestó que tuvo conocimiento de que actualmente se está armando una averiguación previa en su contra al interior de PGR para implicarlo en delitos de delincuencia organizada.

El exfuncionario tramitó un amparo contra cualquier caso que puedan estar armando en su contra, según él con declaraciones nuevamente de testigos protegidos.

“Espero que al tener conocimiento de estos hechos el procurador tome cartas en el asunto”, agregó Salinas en la entrevista para la radio. 

 

 


Notas relacionadas

Abr 17, 2013
Lectura 7 min

CASOÁNGELES

Mentiras de ‘testigos’ lo liberan

Carolina Hernández


Abr 17, 2013 Lectura 7 min

Comentarios