Como estaba previsto, este domingo al mediodía comenzó el trasvase de la presa ‘El Cuchillo‘, mismo que destinará 200 millones de litros cúbicos de agua desde Nuevo León hasta la presa Marte R. Gómez, en Tamaulipas, donde será utilizados para la producción de alimentos del Distrito de Riego 026.

Las compuertas fueron abiertas en punto de las 12:00 horas por personal de la Conagua, asegurando en un comunicado que el recurso trasladado no pone en entredicho el suministro de agua para la Zona Metropolitana de Monterrey ni para el resto de Nuevo León.

“Se garantiza el abasto de agua para el uso público urbano de la zona metropolitana, pero también para el Distrito de Riego 026, uno de los principales productores de alimentos del país”, puede leerse en el comunicado

Samuel García presumió un trasvase ‘light’

La ‘batalla’ por el agua entre Nuevo León y Tamaulipas tuvo capítulos trascendentales durante las últimas semanas, siendo el evento de oficialización del trasvase, llevado a cabo el pasado viernes en Ciudad Victoria, el punto final en la discusión entre ambos gobiernos.

Sin embargo, mientras que en Tamaulipas se hizo oficial el traslado del recurso, el gobernador Samuel García afirmó desde Nuevo León que éste no sería ‘completo’, pues se llegó a un acuerdo con la Conagua para sólo ceder un poco más de la mitad del agua que estaba comprometida debido a la crisis hídrica que sufrió la entidad en meses recientes.

“Después de una negociación dura y difícil acordamos que, en esta ocasión, después de la crisis va a ser la primera vez en muchos años donde el trasvase no será completo (…) logramos negociar que fueran solamente 200 (millones de metros cúbicos), prácticamente la mitad”, anunció el mandatario estatal.

De acuerdo a un convenio firmado entre ambas entidades en 1996, Nuevo León debe ceder anualmente, bajo ciertas circunstancias, alrededor de 450 millones de metros cúbicos de agua a Tamaulipas para ser utilizados en tareas de riego.

Aunque se cumplieron las condicionantes, la crisis hídrica que sufrió la entidad sirvió para que Nuevo León replanteara el acuerdo, alegando que un decreto federal había catalogado el consumo humano de agua como prioritario.

De acuerdo con datos oficiales, en la presa de ‘El Cuchillo’ permanecen alrededor de 556 millones de metros cúbicos de agua, mismos que, según autoridades locales y federales, serán suficientes para garantizar el abasto del servicio a la población.