¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
doPlay

MEDIO AMBIENTE

Colibrí: morir de amor

José Pablo Espíndola y Luz Rangel

Los picaflores, aves que se distinguen por sus brillantes colores y por poseer el aleteo más veloz del mundo, están siendo amenazadas por diversas actividades humanas entre las que destacan los rituales de amor, una práctica en donde se captura a esta especie de manera ilegal para después sacrificarla


Feb 8, 2019

Una fotografía de la persona que se quiere, si es que ya se tiene a alguien en mente, o en pareja, si es que se alejó; ropa interior de hombre y de mujer; miel natural y dos colibríes, una hembra y un macho, todo dentro de una bolsa de tela roja. Así es el amarre que amenaza a esta especie.

Las instrucciones para realizar el ritual están disponibles en tutoriales de YouTube y blogs en internet. Es el propio interesado quien debe prepararlo y rezar, sosteniendo en las manos una vela de cera, la llamada “Oración a la chuparrosa”, otro de los nombres con el que se conoce al ave.

“¡Oh, chuparrosa divina! Tú que das y quitas el néctar de las flores, tú que das e inculcas a la mujer el amor, yo me acojo a ti como a tus poderes fluidos para que me protejas y me des las facultades de querer”, menciona uno de los versos.

El colibrí también es un amuleto. La bolsa de tela roja debe cargarse en el bolsillo derecho o atorarse con un alfiler a la ropa. La oración se realiza por días bajo la idea de que quien lo porte estará en el pensamiento de la persona amada.

Una práctica más consiste en sacarle el corazón a un colibrí, hervirlo y comerlo en una sopa o tomarlo en forma de té como remedio contra las enfermedades de este órgano vital. De cualquier forma, el peligro es el mismo: atrapar al pájaro, encerrarlo y matarlo o dejar que muera.

En nuestro país, la ciencia y las creencias coexisten y conviven entre sí casi al mismo nivel. La Encuesta sobre Percepción Pública de la Ciencia y la Tecnología en México (Enpecyt) 2017, realizada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), reveló  que 53.4 por ciento de las personas mayores de edad está muy de acuerdo en que se confía demasiado en la fe y muy poco en la ciencia.

Especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) manifestaron a  Reporte Indigo  la alerta que genera la captura ilegal de colibríes y su distribución y venta clandestinas en mercados de México.  Asimismo, advierten de la importancia del llamado pájaro mosca (su peso va de los dos a los 24 gramos) en la polinización e invitan no sólo a su contemplación, también a su conservación

“Llegamos incluso con la señora que los hacía en el Mercado de Sonora. Fueron mis alumnos a platicar con ella y les dijo que ponía a dos colibríes con el pico junto, no importaba que fueran del mismo sexo porque ella no tenía ese conocimiento, tenía como 100 individuos”, relata en entrevista la doctora María del Coro Arizmendi Arriaga, ornitóloga con especialidad en ecología de las aves.

Paradójicamente, este punto de venta se abrió en 1957 para acabar con el comercio informal en los tianguis. Ahora  el Mercado de Sonora, ubicado en la alcaldía Cuauhtémoc, en la colonia Merced Balbuena, es conocido como “mercado de brujos” o “mercado de los animales” por la venta de especies exóticas.

En un recorrido por este mercado,  Reporte Indigo  constató que un colibrí muerto puede costar entre 150, con disponibilidad en cualquier momento. La preparación del amarre tiene un costo mayor según cada caso, aunque puede hacerse desde casa. La especie no la muestran, hasta dar el pago correspondiente

“Los colibríes son los mejores voladores del medio natural, con la mano no se pueden agarrar, sospechamos que los atrapan con redes. Eso también está prohibido, seguramente no tienen permiso para usarlas”, menciona

Ave del corazón

Los chupamirtos, como también se les conoce, son uno de los grupos de aves más numerosos y diversos del mundo. El libro Colibríes de México y Norteamérica,  de María del Coro Arizmendi y Humberto Berlanga, publicado en 2014, señala que hasta ese año se habían contabilizado  cerca de 330 especies diferentes.

Su presencia en la cultura es de la misma dimensión. Hay referencias a esta ave tanto actuales como las que se remontan a la América precolombina

“Yo soy el colibrí si tú me quieres, mi pasión es el torrente y tú la flor”, dice una canción del cantautor cubano Silvio Rodríguez que lleva el nombre de esta ave.

“Debe casarse el picaflor para vivir con picaflora: yo no le alquilo este dedal para este tráfico ilegal”, menciona uno de los poemas del poeta chileno Pablo Neruda.

En Mesoamérica, los colibríes estaban asociados a deidades de la reproducción y la fertilidad, quizá porque polinizan las más de mil flores que visitan en búsqueda del néctar que consumen: son nectarívoros.

Huitzilopochtli, el principal dios azteca, tiene este nombre que significa “colibrí zurdo”. En su penacho lleva un ejemplar de estas aves y su pierna izquierda está cubierta de sus plumas.

Una leyenda maya cuenta que los dioses asignaron a cada creación en la tierra una función específica pero olvidaron asignar la tarea de llevar los deseos y pensamientos. Ya sin barro ni maíz, tallaron una piedra de jade que salió volando: era el colibrí.

Los mayas trataron de atraparlo para adornarse con sus plumas verdes pero los dioses advirtieron que el animal debía ser libre o recibirían un castigo.

“Los colibríes en todas las culturas están asociados con el amor, con las buenas prácticas, pero son los colibríes vivos, no muertos y tampoco en jaula”, coincide la especialista, quien es parte de los comités Hummingbird Partnership y Hummingbird Monitoring Network.

Un expediente localizado en el volumen 757 del Fondo Inquisición, fechado el 30 de junio de 1715, que forma parte del acervo del Archivo General de la Nación (AGN), contiene restos de colibrí que fueron utilizados en prácticas supersticiosas y de hechicería.

Fray José Guerra denunció a Pedro Ramos, quien confesó que colocó en su tocado un chuparrosa prendido de una flor, que representaba al corazón, para tener suerte con las mujeres, explicó la profesora Nidia Angélica Curiel Zárate en la cátedra Colibrí de amor: un ave en la inquisición.

“Se creía que el Sol anidaba en él para ir por las noches al romance con la Luna”, mencionó la historiadora según un boletín del AGN.

Reconstruir un hogar

El ser humano ha destruido el hábitat de los colibríes, pero también está en sus manos la construcción de jardines para su conservación.

En nuestro país hay 58 especies de colibríes y 14 son endémicas, es decir, exclusivas de México; no están en ninguna otra parte del mundo.

“Algunas tienen distribución muy pequeña y están amenazadas porque se está perdiendo su hábitat”,  advierte  Arizmendi Arriaga.

Para el biólogo Humberto Berlanga García, coordinador del Programa Conservación de las Aves de América del Norte (NABCI) y Temas de Vida Silvestre de Conabio, los colibríes son animales muy comunes; sin embargo, coincide en que algunas de las especies endémicas tienen áreas de distribución muy pequeñas, lo que las vuelve vulnerables.

“La destrucción de hábitats, la contaminación, la depredación, la colisión con edificios o con torres de comunicación y una serie de aspectos generados por la actividad humana, se han convertido en amenazas para su conservación”

- Humberto Berlanga García

Coordinador del Programa Conservación de las Aves de América del Norte y Temas de Vida Silvestre de Conabio

De las 58 especies que existen en el país, nueve se encuentran amenazadas y tres de ellas son endémicas y están en peligro de extinción: la Coqueta de Atoyac, la Tijereta Mexicana y el Miahuatleco. También existen seis especies en otra categoría de la Norma Mexicana “sujetas a protección especial”.

“El comercio ilegal y no controlado es siempre un problema de conservación, pero no hay datos que indiquen qué tan generalizada es la práctica de capturarlos y venderlos como amuletos”, opina el investigador y en esto coincide María del Coro Arizmendi.

“Estos rituales han tenido efectos sobre la población de colibríes, pues no sabemos, pero es mejor que no se haga porque en el futuro podría ser que su comercio sea la principal amenaza”, menciona la doctora.

La actividad humana y la falta de programas para proteger a los colibríes se han convertido en dos de los principales factores que actualmente mantienen la existencia de esta especie amenazada

Berlanga considera que dicha actividad puede tener un efecto importante en los sitios de su remoción, por lo que sí debe detenerse y eso sólo se puede lograr a través de una buena educación ambiental para que la gente esté conciente de que, primero, es ilegal y, segundo, causa un impacto negativo en la naturaleza.

“Para la conservación de la fauna, las leyes existen, sí está prohibido, el problema es cómo le hacemos para que esas leyes sean efectivas con quienes están traficando. Hay que reforzar este sistema, incluso a los aduaneros porque todo lo ilegal es muy complicado en este país”, cuestiona también Del Coro Arizmendi.

En el caso particular de las tres especies que están en peligro de extinción en México, en parte es por sus condiciones naturales, pero los problemas se incrementan con la actividad humana, como la destrucción y fragmentación de hábitats, la expansión de la mancha urbana y el gato doméstico, uno de sus principales depredadores.

“Todo lo que hacemos los humanos tiene un impacto en la naturaleza y, en general, la contaminación y el cambio climático son aspectos que influyen negativamente sobre todas las especies silvestres”, finaliza Berlanga García.

Por lo anterior es que no existen programas específicos de protección más allá de lo que marca la ley en términos de regular el uso, la captura y la investigación.

La importancia ecológica de estos animales es que están involucrados en la polinización de muchas plantas en ambientes naturales. Los colibríes ayudan a mantener poblaciones sanas y a que los genes fluyan, entonces son parte de un servicio ambiental

En 2014 María del Coro decidió crear un jardín dedicado a los colibríes ubicado en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala. La UNAM también cuenta con una estación de monitoreo de esta ave, un proyecto en conjunto con Estados Unidos y Canadá que lidera Arizmendi Arriaga.

Aunque sus nidos deben estar en árboles, los chupamirtos  sí pueden comer en macetas o en jardines,  por lo que los especialistas avalan la instalación de bebederos en los jardines caseros, con agua y azúcar.

“Si se tienen bebederos hay que limpiarlos adecuadamente y utilizar productos de buena calidad”, aclara el biólogo  Berlanga García.

Control internacional

La doctora María del Coro Arizmendi Arriaga y Humberto Berlanga aseguran en su libro que todas las especies de colibríes se encuentran en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Un componente con el que deben contar las especies amenazadas para estar enlistadas en alguno de los apéndices de la CITES es que forzosamente sean comercializadas internacionalmente

Dicha Convención, conformada por 185 países, se firmó en 1973 y busca regular el comercio internacional de las especies. México no entró desde el principio, sino que lo hizo hasta 1991.

“El objetivo es velar porque el comercio internacional de las especies que están en sus apéndices no constituya una amenaza para su supervivencia, especialmente para las poblaciones silvestres”, explica la maestra Paola Mosig Reidl, coordinadora de la Autoridad Científica CITES.

Otras de sus funciones es evaluar el estado de las especies mexicanas para conocer cuáles ameritan que se enlisten en las tres diferentes Apéndices de las CITES.

Para tratar de regular la compra-venta ilegal de especies en el mundo se creó la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), la cual está conformada por 185 países, incluido México

Mosig aclara que un componente que tienen que tener las especies listadas es que forzosamente sean comercializadas internacionalmente, es decir, no es una lista de especies amenazadas como la NOM-059.

El Apéndice I agrupa a las especies que están en peligro de extinción, por lo que sólo se permite su exportación sin fines comerciales, es decir, tiene que ser para investigación científica, educación o para programas de conservación o repoblación. A nivel mundial está formada por un poco más de mil especies, en el caso de México son menos de 150.

El Apéndice II, grupo del que forman parte los colibríes, agrupa especies que pudieran llegar a estar amenazadas si no se controla su comercio internacional. En ésta, son poco menos de 35 mil a nivel global y México tiene casi 2 mil especies en este aportado

“Las especies del Apéndice II no necesariamente se encuentran ahorita amenazadas, pero se prevé que si no se regula y controla su comercio, pueden llegar a estarlo y se irían a la I”, aclara la experta de la Conabio.

El Apéndice III es el más laxo porque depende de cada país. Es una decisión unilateral que cada parte toma con respecto a una especie, la intención es únicamente solicitar a los demás países su apoyo para regular los permisos si es que importan alguno de estos animales a la zona.

Para las Apéndices I y II, todos los países parte deliberan, a través de propuestas de enmienda, meter a una especie, cambiarla o eliminarla de categoría. Eso se hace en una reunión que se lleva a cabo cada dos o tres años en donde se revisan las propuestas.


Notas relacionadas

Feb 18, 2019
Lectura 4 min

Feb 18, 2019
Lectura 6 min

MEDIO AMBIENTE

La apuesta verde

Erick Miranda


Feb 18, 2019 Lectura 6 min

Feb 15, 2019
Lectura 5 min

MEDIO AMBIENTE

Veneno invisible

Laura Islas


Feb 15, 2019 Lectura 5 min

Feb 14, 2019
Lectura 6 min

MEDIO AMBIENTE

Río Santiago, a 11 años de injusticia

Jonathan Ávila


Feb 14, 2019 Lectura 6 min

Comentarios