Ana “N” y Alberto “N”, maestra de natación y salvavidas del Colegio Williams, respectivamente, fueron vinculados a proceso este viernes por la muerte del niño Abner dentro del plantel ubicado en la alcaldía Magdalena Contreras.

Por medio de un comunicado, la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México señaló que un juez de control consideró que hay elementos suficientes para procesar a ambas personas por su presunta participación en el delito de homicidio culposo.

“En la audiencia de continuación, no obstante, la autoridad judicial reclasificó el delito por su probable participación en los hechos registrados el pasado 7 de noviembre en las instalaciones de un colegio privado”, señaló la FGJ.

Por esta razón, el juez impuso la medida cautelar de prisión preventiva justificada contra los acusados y fijó tres meses como plazo para el cierre de la investigación complementaria.

El juez consideró que Ana y Alberto tenían la obligación de velar por la seguridad del niño Abner, quien falleció durante su clase de natación la mañana del pasado 7 de noviembre.

Lee también: Salvavidas y maestra distraídos durante la muerte de Abner; así fue la cronología de la Fiscalía

También reconoció que ninguno de los dos tenían la intención de que ocurrieron los lamentables hechos, pero habrían sido omisos y negligentes en su labor.

De esta manera, los acusado pasarán al menos tres meses más en prisión mientras continúa el proceso en su contra y el juez determina la sentencia definitiva.

Qué sabemos de la muerte de Abner en el Colegio Williams

La FGJ ha señalado que, de acuerdo a las imágenes de las cámaras de vigilancia, ambos empleados del Colegio Williams no procuraron los condiciones de seguridad dentro de la alberca.

Los videos obtenidos por la fiscalía muestran que el salvavidas abandonó su zona de trabajo durante varios minutos y regresó ya que el niño había sido sacado inconsciente del agua.

Mientras que la maestra de natación continuaba arrojando tablas al agua para los ejercicios mientras el menor tenía problemas para mantenerse a flote.

Pese a que los servicios de emergencia hicieron lo posible por salvar a Abner, el niño fue reportado sin signos vitales al arribar a un hospital cercano al colegio.