La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) rechazó por primera vez autorizar una nueva variedad de maíz transgénico.

De acuerdo con Juan Cortina, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), la decisión del gobierno mexicano es una señal del endurecimiento de la posición que tiene a los cultivos genéticamente modificados.

Fue a finales de agosto cuando la Cofepris rechazó un permiso para una nueva variedad de maíz transgénico solicitada por la empresa farmacéutica y de cultivos alemana Bayer, según indicó el CNA.

El regulador sanitario dijo basaba su decisión en un “principio de precaución”.

Bayer responde

Tras la decisión de Cofepris, Bayer indicó que está evaluando sus opciones legales, incluso criticó la decisión y la calificó como “no científica”.

“Estamos decepcionados por las razones no científicas por las que Cofepris denegó la aprobación en México”, dijo Bayer, que identificó que la variedad de maíz rechazada utiliza su tecnología propia HT3 x SmartStax Pro.

Lee: Aprueba Senado crear Ley Federal de Fomento y Protección del Maíz Nativo

Argumentó que los cultivos modificados genéticamente, incluido el maíz, han sido sometidos a más pruebas de seguridad que “cualquier otro cultivo en la historia de la agricultura” y han sido considerados seguros para los seres humanos, los animales y el medio ambiente

El pasado 31 de diciembre, México prohibió el glifosato, el maíz genéticamente modificado y además eliminará gradualmente las importaciones de éste durante los próximos tres años.

Durante años, el movimiento “Sin Maíz No Hay País” ha denunciado reiteradamente que la contaminación genética es irreversible e impredecible, pues aseguran que las variedades transgénicas contaminan genéticamente a otras de la misma especie o a especies silvestres emparentadas, ya que una vez liberados al medio ambiente los transgénicos no se pueden controlar.