El presidente de la Comisión nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, dijo que es importante reconocer la disculpa pública que ofrecieron el secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, y el comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, sobre los hechos ocurridos en Ajuchitlán, Guerrero, pero hacen falta castigos.

Expuso que dicha disculpa tendría que ir acompañada del “fincamiento de responsabilidades” ante la justicia civil y no sólo militar.

El ombudsman expresó que es importante considerar la voluntad manifiesta y fincar responsabilidades.

Explicó que esperarán a que la Procuraduría General de la República (PGR) entregue la averiguación y que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) les proporcionen más información.

Sobre el programa de capacitación de derechos humanos, González Pérez agregó que debe ser permanente, y que éste se da en las secretarías de Marina y Defensa Nacional, en el que ha participado la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la CNDH.

Las disculpas oficiales de la Sedena y la CNS se dieron tras la publicación de un video en que una mujer es torturada por militares y una Policía Federal. Los oficiales colocan una bolsa para asfixiar a la víctima.