La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) hizo un llamado urgente al Estado mexicano a no aprobar la Ley de Seguridad Interior que se someterá a votación este miércoles en las Comisiones dictaminadoras del Senado de la República.

Mediante un comunicado en conjunto con la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) urgieron a los legisladores a abrir un diálogo nacional sobre el modelo de seguridad en México.

La CNDH y la ONU-DH consideran que no existen las condiciones propicias para aprobar el Proyecto de Ley durante un proceso legislativo que termina el próximo viernes 15 de diciembre.

Por lo que hicieron un llamado a ampliar el debate y discusión sobre el tema con el fin de prevenir la violación de los derechos humanos al amparo de la Ley de Seguridad Interior, en caso de ser aprobada.

Respecto a las nueve modificaciones que realizó el Senado al dictamen aprobado por los diputados la semana pasada, la CNDH afirmó que se siguen presentando aspectos altamente preocupantes para la vigencia y respeto de los derechos humanos en México.

Un PRI con prisa

El coordinador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Senado, Emilio Gamboa Patrón, dijo que la ruta de su partido es avanzar este miércoles en el dictamen en comisiones y que el jueves sea el primer tema de la agenda de la sesión ordinaria.

Indicó que ya habló con el coordinador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados, César Camacho Quiroz, quien le pidió que hoy o mañana les regresen la minuta de Ley de Seguridad Interior para procesar las modificaciones.

Sobre las críticas de activistas y organizaciones no gubernamentales, comentó que el país tiene 10 años con el Ejército en las calles y esta ley busca ayudar a bajar la delincuencia y darle una norma a las fuerzas federales para su actuación en el combate al crimen.

“Los respeto y escucho” dijo Gamboa Patrón sobre las críticas, pero recordó que la decisión final la tomarán los 128 senadores y que ningún partido tiene mayoría en el Senado, pero confió en que esta ley salga con el mayor consenso.