La tarde de este martes, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la Recomendación 20/2021, dirigida a la Fiscalía General de la República (FGR), en la que le exige reparar el daño hecho a Israel Vallarta, expareja de Florence Cassez.

Y es que luego que el caso Florence Cassez estuviese lleno de inconsistencias, hace unos días fue recordado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) quien lo calificó como un “absoluto montaje”.

Incluso, el detenido, Israel Vallarta, ya lleva 16 años en prisión sin una sentencia, por lo que la CNDH acusó que fue torturado y no llevó, por ende, su debido proceso por lo que pidió a la FGR reparar el daño.

Por medio de un comunicado, precisó que Vallarta fue blanco de tortura, por lo que propone que sea inscrito en el Registro Nacional de Víctimas y que los elementos de la extinta Agencia Federal de Investigaciones (AFI) responsables de ello sean sancionados.

La CNDH también indicó que “ha señalado en reiteradas ocasiones que la persecución y sanción de los delitos debe realizarse siempre en el marco de la ley y el respeto a los derechos humanos y ha enfatizado la importancia de que las conductas ilícitas de las personas del servicio público también sean motivo de investigación y sanción para evitar la impunidad”.

En ese contexto, señaló que Vallarta, a quien no menciona por su nombre, interpuso una queja en la cual aseguró que “fue detenido, por diversos sujetos vestidos de civil, el día 8 de diciembre de 2005, aproximadamente a las 10:30 horas, cuando circulaba por la carretera federal libre México-Cuernavaca”.

Una de esas personas, dijo, “le indicó que era elemento de la entonces AFI y que le realizaría una revisión de rutina; sin embargo, fue llevado a la Ciudad de México, donde fue sometido a actos constitutivos de tortura con la finalidad de auto incriminarse como responsable de la comisión de varios secuestros”.

También puedes leer: Cassez y Vallarta sí eran secuestradores, “yo soy una víctima”: Christian Ramírez

Asimismo, Vallarta afirmó que el día 9 de diciembre de 2005, aproximadamente a las 06:00 horas, “fue trasladado a su domicilio donde lo esperaba personal de una televisora que estaba llevando una transmisión en vivo y que fue sujetado por elementos de la entonces AFI, quienes portaban sus uniformes con las insignias de esa Corporación, para que respondiera algunas preguntas de los reporteros”.


En todo momento, indicó, fue sometido, y a pesar de que lo estaban “filmando, posteriormente lo sacaron con violencia del lugar para seguirlo torturando, hasta que fue puesto a disposición en la entonces SIEDO”.

Por esta razón es que la CNDH determinó que la intención de los elementos de la entonces Agencia Federal de Investigaciones, de mantener retenido al agraviado los días 8 y 9 de diciembre de 2005, fue para ejercer sobre él actos de tortura ya que fue objeto de golpes, quemaduras, desnudez, agresión sexual.

Finalmente, la Comisión le recomendó al fiscal Alejandro Gertz Manero que se repare el daño integral y adecuado al agraviado en términos de la Ley General de Víctimas, se le inscriba en el Registro Nacional de Víctimas y se le brinde atención médica y psicológica; colabore en el trámite y seguimiento de la queja que se promueva ante el Órgano Interno de Control en la FGR, en contra de los servidores públicos involucrados.