Instalaron casetas de vigilancia, plumas de acceso, identificación de rostro, sistemas de fotoceldas y lectura de placas. El cobro para los vecinos es de 4 mil 300 pesos trimestrales

Con el argumento de “inhibir el delito que ha sido recurrente en la colonia” vecinos de la colonia Lomas de Bezares en la delegación Miguel Hidalgo están sometidos por la Asociación Colonos de Bezares A.C que ha instalado casetas de vigilancia, plumas de acceso, identificación de rostro, sistemas de fotoceldas y lectura de placas, así como el cobro de 4 mil 300 pesos trimestrales por el servicio.

La delegación en Miguel Hidalgo fue emplazada para retirar las casetas, plumas y sistema de telepeaje en los accesos a dicha colonia por el Décimo Noveno Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito del Poder Judicial de la Federación.

Julián Reyes, vocero de los residentes inconformes que ganaron el amparo para que se retire la infraestructura que impide el libre tránsito en la zona acusa a la titular de Miguel Hidalgo, Xochitl Gálvez de poner en marcha una estrategia de prórrogas para dilatar el procedimiento y no hacer efectiva la orden del juez.

“Es una clara estrategia, sin embargo podrían caer en inejecución de sentencia pues se dio una prórroga de tres días y no han señalado ni el día ni la hora para retirar las plumas y el plazo ya venció el miércoles pasado”, explica.

El siguiente paso es que se determine el procedimiento de inejecución para que el caso se vaya a la Suprema Corte de Justicia y se proceda a la separación del cargo de la delegada panista.

Reyes detalló desde julio de 2015 que el director del Espacio Público ordenó el retiro de las plumas y casetas sin embargo, se promovieron juicios por parte de la Asociación Colonos de Bezares que dirige Jaime Cordero Galindo junto con el comité vecinal Lomas de Bezares explotan la vía pública para cobrar el acceso a los vecinos.

“Es sabido que la delegada tiene el negocio de las cámaras de videovigilancia, entonces hay un maridaje terrible entre la Asociación de Colonos que presta la seguridad y controla las plumas con el negocio de las cámaras, todo implica una pérdida de mucho dinero, pues es una empresa de ella, hasta donde se sabe”, acota.

Xóchitl Gálvez no cede

El problema de fondo, expone la delegada que está inmersa en la polémica, Xochitl Gálvez, es que los vecinos no sólo de Lomas de Bezares sino de toda la ciudad buscan protegerse de la delincuencia ante la falta de seguridad. Razón por la que colocaron plumas y casetas.

Emplazada por un juez a retirar las estructuras, la jefa delegacional refiere que lo peor que le puede pasar por desobedecer es un arresto de 72 horas en el Centro de Sanciones Administrativas “El Torito”.

“Pues me las echo”, dice entre risas.

La panista expone que más del 95 por ciento de los habitantes de Lomas de Bezares están de acuerdo en la operación de plumas y casetas de vigilancia y una vecina es quien se opone y promovió el amparo.

“Estoy obligada a retirar las plumas, la bronca es que los vecinos me piden que les firme que yo les voy a garantizar la seguridad”, explica en su defensa.

Cuestionada respecto a la posibilidad de que el caso llegue a la Suprema Corte y se le inhabilite, la polémica panista explica que también está la posibilidad de alargar el problema y heredarlo al siguiente delegado en Miguel Hidalgo, como a ella le pasó con problemas no resueltos por administraciones pasadas.

“Yo no puedo asignar una sola patrulla al 100 por ciento a Lomas de Bezares y ellos me dicen que si las quito, pero nos hacemos responsables de cualquier incidente de inseguridad”.

Detalla que esa zona es muy complicada por ser un circuito en el que no existe el patrullaje como tal, “la patrulla no entra”, excusa.

Como alternativa que propone, es una mesa de trabajo en la que se puedan reunir autoridades delegacionales, de Seguridad Pública y de la Secretaría de Movilidad con los vecinos a favor y en contra de las casetas y plumas para negociar.

“Necesito tener un mínimo de conceso sino los propios vecinos nos pueden apedrear como me pasó con el tema de Irrigación, el día que fui a retirar, el 95 por ciento de los vecinos se nos fue encima”.

Mientras el conflicto se desahoga en los tribunales, los vecinos inconformes de Lomas Bezares exhiben uno de los últimos oficios enviados a los habitantes de esa colonia en el que se informan la fase 2 de seguridad que comenzará aplicarse el 25 de enero de este año.

Las medidas, refiere el documento, requieren “El esfuerzo económico de los asociados, parte fundamental para que la colonia tenga el resguardo preventivo para inhibir el delito que ha sido recurrente en la colonia”.

Y enlista los eventos “desafortunados” en la calles de Ladera, Pie de la Cuesta, Cerrada de Bezares y Retorno de Bezares.

“Estamos forzados a buscar herramientas que nos den seguridad”, finaliza.

Para los opositores al sistema de plumas y casetas no es más que un negocio redondo a partir de cuotas obligatorias a los habitantes de las más de 525 casas y 21 privadas con su respectivo caserío (cada una con una pluma) que impiden la libre circulación en la zona.