Una pareja de policías fueron cesados luego de ser sorprendidos teniendo relaciones sexuales en horario de servicio, uniformados y a bordo de una patrulla de Ecatepec que estacionaron en un terreno baldío en Nezahualcóyotl, Estado de México.

La pareja fue videograbada el viernes, sin su consentimiento, por alguna persona que transitaba en el lugar. Los uniformados se encontraban dentro de la unidad pick up RG6-438, del cuadrante 68, estacionada en un terreno ubicado entre Nezahualcóyotl y la colonia CTM 14, en Periférico Oriente.

El testigo grabó primero desde lejos y se acercó poco a poco a la patrulla, que se encontraba con las puertas del conductor y copiloto abiertas. Luego captó a los uniformados teniendo relaciones sexuales y después exhibió las imágenes públicamente en redes sociales. Las autoridades municipales confirmaron a medios de comunicación que la pareja fue dada de baja por “incumplimiento del régimen disciplinario”.

El que los grabó podría pasar 6 años en prisión

Aunque el municipio suspendió a los policías, por otro lado existe una ley que castiga con penas de hasta seis años de prisión por difundir imágenes de contenido sexual sin el consentimiento de la persona implicada y entró en vigor desde junio en todo el país.

Se trata de la Ley Olimpia o el Artículo 166 Octies del Código Penal Federal, referente al delito de violación a la intimidad sexual. La legislación no descarta a funcionarios públicos como posibles víctimas de ese ilícito y señala que:


“Comete el delito de violación a la intimidad sexual, aquella persona que divulgue, comparta, distribuya o publique imágenes, videos o audios de contenido íntimo sexual de una persona que tenga la mayoría de edad, sin su consentimiento, su aprobación o su autorización”.

Además, se castiga a quien “videograbe, audiograbe, fotografíe, imprima o elabore imágenes, audios o videos con contenido íntimo sexual de una persona que tenga la mayoría de edad, sin su consentimiento, su aprobación o su autorización”

La pena que podría recibir quien videograbó y difundió el video va de tres a seis años de prisión, más una multa de quinientas a mil UMAs. Sin embargo, al tratarse de dos víctimas, el castigo podría incrementar al doble.

Te puede interesar: Publican Ley Olimpia en DOF para castigar la violencia digital en todo el país