En el gobierno de Estados Unidos hay una creciente preocupación: la relación de tan cercana que hay entre Ken Salazar, embajador norteamericano en México, y el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO)

De acuerdo con un artículo publicado en el New York Times, funcionarios estadounidenses comienzan a desconfiar de Salazar, quien pareciera contradecir a la Casa Blanca con tal de alinearse con AMLO.

¿Por qué surgen dudas respecto al embajador estadounidense?

Temas como la migración, el presunto fraude electoral que acusa AMLO que hubo en el 2006 y la tibia postura del embajador estadounidense respecto a los ataques que recibe la prensa en las mañaneras, son algunos puntos que comienzan a preocupar a la Casa Blanca.

El medios estadounidense señala que “el embajador ha retomado las afirmaciones ya desacreditadas del robo de las elecciones que el presidente mexicano emplea para azuzar la desconfianza en la democracia del país; ha cuestionado la integridad de una organización anticorrupción financiada por Estados Unidos que desafió al presidente; y ha causado una tormenta política al dar la impresión de que apoya una transformación energética a la que se opuso el gobierno de Estados Unidos y ha guardado silencio mientras López Obrador ataca sin cesar a los periodistas”

Pese a que Salazar insiste en que su “relación directa” con López Obrador beneficia a Estados Unidos, al interior del gobierno estadounidense algunos cuestionan si el enfoque blando de la actual gestión de verdad funciona o más bien envalentona a López Obrador mientras desafía la influencia estadounidense y socava las salvaguardas de la democracia, según altos funcionarios de Estados Unidos que no tenían autorización de hacer declaraciones en públicas.

Lee: Marcelo Ebrard destaca reuniones de Ken Salazar con AMLO; esperan alta inversión extranjera

En alguna ocasión el embajador Ken Salazar dijo en una entrevista que no estaba convencido de que esas elecciones habían sido limpias, desafiando la postura de Estados Unidos en un momento en que la democracia está bajo amenaza en ese país y en el resto del hemisferio.

Posteriormente, de acuerdo con el NYT, Salazar, quien invitó al alto funcionario electoral mexicano Lorenzo Córdova a su residencia, le dijo a The New York Times que quería saber: “¿Hubo fraude?”.

Además, AMLO ha impulsado una agenda energética que amenaza a las empresas estadounidenses y a menudo utiliza su tribuna para desacreditar e insultar personalmente a quienes cuestionan su gobierno.

“Al interior del gobierno estadounidense, algunos cuestionan si el enfoque blando de la actual gestión de verdad funciona o más bien envalentona a López Obrador mientras desafía la influencia estadounidense y socava las salvaguardas de la democracia, según altos funcionarios de Estados Unidos que no tenían autorización de hacer declaraciones en público”, indica.