"Si el caso de mi hermana va a servir, no solo para que se diseñen, sino para que se lleven a cabo leyes en las que otras mujeres se vean beneficiadas, adelante"

Guadalupe Virgen Rodríguez

Hermana de víctima de feminicidio


La PGJE se excusa de que no puede aplicar los protocolos para castigar el homicidio de Imelda Virgen como feminicidio porque aún no cuenta con ellos

A unos días de entrar en vigencia la figura del feminicidio en Jalisco, se pone a prueba al sistema de procuración de justicia estatal que solo castiga dos de cada 100 delitos denunciados.

Y es que el homicidio de Imelda Josefina Virgen Rodríguez el pasado 28 de septiembre es un caso emblemático por ser el primer feminicidio luego de la tipificación.

Imelda era una psicóloga de 40 años, profesora y académica de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Virgen Rodríguez además trabajaba en el área administrativa de Educación Media Superior de la UdeG, y aunque los culpables de su homicidio están tras las rejas, su caso ha evidenciado la poca sensibilidad e ignorancia de las autoridades para procesar un feminicidio.

“Sabemos que en nuestro país el sistema judicial promueve la impunidad de este tipo de delitos. Eso hace más fácil que alguien piense que esta es una alternativa”, comenta Verónica Marín, parte del colectivo “¡Queremos seguir vivas!”.

Pero el que Imelda sea el primer caso no quiere decir que las cifras comienzan de cero. A la fecha por lo menos 120 mujeres han sido asesinadas en Jalisco durante 2012.

Una de las más recientes, en San Pedro Tlaquepaque, fue golpeada y perdió la vida en un motel de aquel municipio en la madrugada del 26 de octubre.

Al igual que en el caso de Imelda, en este ninguna autoridad ni medio de comunicación mencionó el término “feminicidio”.

Aunque la tipificación del feminicidio en el Código Penal del Estado de Jalisco publicada el 22 de septiembre en el decreto número 24064/LIX/12 del Periódico Oficial del Estado entró en vigor el día 23, la Procuraduría Estatal no tiene listos los protocolos de investigación.

Sin embargo la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) se excusa de que no puede aplicar los protocolos para castigar el homicidio de Imelda Virgen como feminicidio porque aún no se cuenta con éstos.

Y aunque el artículo segundo transitorio en el capítulo de Feminicidio del Código Penal señala que son necesarios 60 días más para que la PGJE y el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses publiquen dicho protocolo, Guadalupe Ramos Ponce exige que se haga ya.

La coordinadora del Comité de América Latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM) menciona:

“Hasta ahorita he escuchado que la Procuraduría decidió no nombrarla ni siquiera como feminicidio, ni encuadrar y consignarlo de esa manera porque señala que los protocolos aún no están listos.

“Eso es independiente, los protocolos son formas de actuación, cómo se tiene que investigar el delito.  Pero independientemente de que estén vigentes o no, no es justificante que no los tengan”.

Pero según propone Ramos Ponce, si la Procuraduría no encuadra el homicidio de Virgen Rodríguez como feminicidio el juez décimo y décimoquinto de lo penal están obligados a castigarlo así.

Y es que Gilberto Enrique Vázquez Cortés, de 44 años, ex pareja de Imelda, fue consignado al juzgado décimo de lo penal como culpable por planear el asesinato, pero los demás implicados fueron entregados al juzgado décimoquinto.

David Calzada Ceja, de 34 años, y Sergio Fabián Sánchez Belmontes, de 20, cometieron el homicidio la noche del 28 de septiembre por órdenes de Vázquez Cortés, quien llevaba meses separado de Imelda Virgen.

La familia Virgen Rodríguez vive su luto, pero también exige que el caso sea tratado de manera responsable, pues una tercera persona implicada en la planeación del asesinato fue liberada bajo caución el 18 de octubre pasado.

Su nombre es Juviana Calzada Ceja, hermana de uno de los asesinos.

Urge alerta de género

Para el colectivo “¡Queremos seguir vivas!” ya es necesario que una alerta de género sea puesta en marcha en el estado.

Pero los pronunciamientos de las autoridades de procuración de justicia estatales muestran una completa ceguera frente a la violencia contra las mujeres.

“Se pronuncian en contra, cuando lo hacen es en contra. Creemos que está mal entendido. Promovemos la necesidad de echar a andar la alerta de género porque tenemos los datos duros de que esta situación esta agravándose cada día más.

“Parece que lo único que les importa es mantener la imagen de que todo está bien, aunque sepamos que todo está mal, que las cosas se están poniendo peor cada vez”, afirma Verónica Marín.

Y es que Jalisco es el tercer estado con más feminicidios y cómo Reporte Indigo documentó el pasado 26 de julio en el reportaje “Minimizan violencia de género”, en algunos casos las mujeres víctimas de violencia sufren también la indolencia de las autoridades.

En el Segundo Informe de Feminicidios en Jalisco las cifras indican que la violencia va en aumento, pues la cantidad de homicidios contra mujeres fue de 581 entre 1997 y 2009.

En un periodo de tiempo similar, entre 1993 y 2005, Ciudad Juárez presentó 442 homicidios.
Otros datos, como que de 2008 a 2012 la cantidad de denuncias ante la PGJE por violencia intrafamiliar ha crecido en un 126 por ciento -pasando de 2 mil 117 hasta 4 mil 782- confirman la necesidad de echar a andar una alerta de género en el estado.

El incremento ha sido constante, el año más crítico fue 2010, pues las denuncias presentadas se incrementaron en un 42 por ciento para pasar de 2 mil 548 hasta 3 mil 622.

Doble moral

Las autoridades de la UdeG muestran el desinterés en tocar el caso de Imelda Virgen, y aunque esta institución cuenta con un Centro de Estudios de Género no les ha preocupado pronunciarse acerca del primer homicidio que puede catalogarse como feminicidio en Jalisco
Y es que es un asunto de doble moral que extraña tanto a la familia como a los activistas en pro de la equidad de género, pues la carrera académica que Virgen Rodríguez hizo dentro de la universidad fue de dos décadas.

Para Guadalupe Ramos Ponce los asesinatos y ataques a mujeres son asuntos ajenos a autoridades: “el tema de violencia contra las mujeres no les interesa, quienes están al frente de la Universidad, quienes están en esos espacios son varones, ese es un tema que no les llega”.

El mejor ejemplo de que no se ha sensibilizado totalmente con perspectiva de género es que en el caso de Fernando González Sandoval, ex director de la Preparatoria Siete asesinado en diciembre de 2009, estuvo en voz de las cúpulas universitarias e incluso en años posteriores se le preparó un homenaje.

Pero de Imelda Virgen la UdeG no dice nada.

‘Al parecer no hay interés’

La familia Virgen Rodríguez sufre no solo el luto por el homicidio de su hermana, sino la indiferencia de autoridades y sociedad ante la violencia de género.

Tras la liberación de Juviana Calzada Ceja, una de  los autores materiales del feminicidio de Imelda Virgen Rodríguez el pasado 18 de octubre, los familiares exigen que se investigue a profundidad la complicidad de la joven de 18 años.

“Que se investigue antes de que la suelten. Si estuvo implicada que se investigue bien, a fondo. No se vale. Si esa mujer estuvo enterada y aparte iba a recibir beneficios económicos que la investiguen y que cumpla las consecuencias de sus actos”, dice Guadalupe Virgen Rodríguez.

La hermana de Imelda muestra su inconformidad con la libertad bajo caución que le fue otorgada a Calzada Ceja, además insiste en que los agentes ministeriales no les entregan toda la información del caso.

“Me molestó mucho enterarme que a la chica implicada primero se le cambiara el delito, de homicidio ahora a encubrimiento y que alcanzara fianza, que saliera y que no se me informara.

“Es incómodo que siendo los afectados, el Ministerio Público en los juzgados que es nuestro representante, por qué no me informa”.

Y es que a un mes de los hechos ocurridos la noche del 28 de septiembre la familia Virgen Rodríguez guarda un luto en la desinformación por parte de la Procuraduría del Estado y el Ministerio Público acerca del asesinato.

“Estamos incómodos en cuanto a que la información hacia la familia no es tan fluida como hacia los medios. Mi sentir es que los medios están más enterados que lo que la Procuraduría propiamente a los familiares nos informa” dice Guadalupe Virgen Rodríguez.

Además desea que el caso de su hermana ayude a evitar que la violencia contra las mujeres genere más feminicidios que en 2012, pues en lo que va del año ya llegan a los 120.      

“Si el caso de mi hermana va a servir, no solo para que se diseñen, sino para que se lleven a cabo leyes en las que otras mujeres se vean beneficiadas, adelante. Que su muerte no sea en vano. Me duele mucho, hasta las entrañas, pero esta es la manera en que ella va a trascender”.

El feminicidio es un delito tipificado desde el 23 de septiembre pasado, pero Guadalupe Virgen Rodríguez afirma que a pesar de ello las leyes a veces son interpretadas a modo.

“Mi sensación personal es que en México las leyes las interpreta cada quien a su modo, cada  quien como le conviene. Hay muchísima corrupción, impunidad en todo, tráfico de influencias. Desafortunadamente ese es mi sentir y quizás el de muchos”.

Ante la falta de un pronunciamiento por parte de la UdeG donde Imelda trabajaba como profesora y académica, opina:

“A mí me han comentado que de la Universidad de Guadalajara no espere nada, porque eso es un asunto personal, de su pareja y ella. Ellos calladitos porque es algo personal.

“Ellos tienen a través de sus instancias, estudios y trabajos de género, de no violencia. Como muchas cosas en México, están hermosas en el escritorio. De esas cosas ya estamos hartos, se necesita acción.

“No es lo mismo que yo Guadalupe Virgen vaya y diga mi inconformidad a que una institución con fundamentos y estudios haga un pronunciamiento. Pero al parecer no hay interés, hay vergüenza, no hay alguien que agarre esta bandera”.