Para Morena, el partido en el poder, ganar 11 de las 15 gubernaturas en juego durante los comicios del 6 de junio, tiene un sabor agridulce.

No solo por haber perdido la mayoría calificada que ostentaba en la Cámara de Diputados Federal junto con sus aliados, sino por el inesperado golpe recibido en su principal bastión político: la Ciudad de México.

En la capital del país, el partido guinda, según los resultados del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) del Instituto Electoral Ciudad de México (IECM), ganó seis alcaldías y en una más, Xochimilco, tiene una ventaja que podría ser impugnable.

Sin embargo, la alianza opositora conformada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Partido Acción Nacional (PAN), tiene una clara ventaja en nueve, lo que representa una derrota significativa, pues en los comicios de 2018 ganó 11 de las 16 demarcaciones territoriales de la metrópoli.

En consecuencia, la capital quedó prácticamente dividida: las alcaldías del centro y sur son para Va Por México y las del norte y suroriente para el partido que actualmente está en el poder.

En la cámara legislativa local, Morena pasará de tener el 50 por ciento de las diputaciones al 40 por ciento, con lo que mantiene la mayoría pero no la calificada que durante la legislatura que apenas terminó, le permitió aprobar prácticamente cualquier iniciativa.

Especialistas afirman que esto significa una pérdida de poder que podría truncar el camino de algunos posibles abanderados de Morena hacia la carrera presidencial de 2024, tal como a Claudia Sheinbaum o Marcerlo Ebrard, quienes ya eran posicionados como presidenciables.

Cabe señalar que la capital del país no solo es el principal centro económico de México al aportar el 17.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) del año 2019, también tiene una gran importancia electoral.

Actualmente, es la segunda entidad con mayor población, al contar con 9 millones 209 mil 944 habitantes, de acuerdo con el Censo de Población 2020 de INEGI.

En 2018, la ciudad fue la segunda entidad en donde más se emitieron votos, después del Estado de México, al acumular un total de 6 millones 612 mil 591 sufragios.

Incluso, fue uno de los estados clave en esa elección para Morena, debido a que de los 30 millones de sufragios que le ayudaron a Andrés Manuel López Obrador a ganar, 2 millones 660 mil fueron de los capitalinos.

Errores de Morena pasan factura

Es evidente que las figuras presidenciables de Morena: la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y el canciller Marcelo Ebrard, son los más afectados debido a que el bastión que impulsó a López Obrador en 2018 está debilitado, afirma Bernardino Esparza, analista electoral y académico de la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle.


“Sin duda los va a afectar porque en esta ocasión no hubo un apoyo al partido del Gobierno y le va a costar a Morena recuperarlo para la elección federal, incluso en lo que respecta a diputaciones y senadurías. Estos resultados son desagradables para Morena y retomar el camino será difícil”

Bernardino Esparza

Analista electoral y académico de la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle

Respecto a si se trató de un voto de castigo o fue un voto razonado, Esparza menciona que el 50 por ciento fue consciente porque hubo una gran participación en comparación con otras elecciones intermedias y el otro 50 por ciento fue de castigo.

“El 52 por ciento de los capitalinos salieron a votar y, aunque debería ser más, fue una elección con mucha participación donde me parece que hubo personas seguras y decididas de ir a votar”, explica.

Por otra parte, el académico de La Salle considera que el voto de castigo en contra de Morena, el cual lo hizo perder por lo menos ocho alcaldías, se debió a sucesos negativos en los que tanto el Gobierno federal como el local no reaccionaron como se esperaba.

Esparza detalla que una de estas situaciones, fue la atención a la pandemia por COVID-19 en donde el Gobierno de México falló.

“No hubo los suficientes apoyos a empresarios y cuando se otorgaron, se dieron tarde”, acusa.

Asimismo, señala que el Gobierno de la Ciudad de México tampoco tuvo la mejor respuesta en cuanto a la reactivación económica.

“Sin los apoyos suficientes, la reapertura se dio tardía, cuando muchos de los negocios de la capital ya habían cerrado”, refiere.

En enero de 2021, la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en la CDMX informó que 40 mil empresas no iban a poder reabrir tras la pandemia.

El especialista en política también explica que el accidente de la Línea 12 del Metro del pasado 3 de mayo afectó al partido en el poder.

“Sí hubo una reacción por parte de las autoridades de la Ciudad de México, pero creo que no era la esperada por la ciudadanía, fue muy tibia”, declara en entrevista.

El 3 de mayo de 2021, una trabe del tramo elevado en la interestación Olivos-Nopalera de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro colapsó y dejó un saldo de 27 personas fallecidas y más de 70 heridas.

Hasta el momento, se desconocen los responsables del accidente y no se ha destituido a ningún funcionario por el caso.

Continúa leyendo:

Cae dominio de la izquierda en la CDMX de 24 años

Temen pérdida de derechos de grupos LGBTTTI+