La administración que encabeza la alcaldesa Margarita Arellanes colocó a los socios de estos casinos contra la pared

No hay marcha atrás.

Las casas de juego que fueron clausuradas el 27 de febrero por el Ayuntamiento de Monterrey no tienen opción para regularizar su situación ante el Municipio.

Para reabrir, la única alternativa es la vía judicial a través de una suspensión de amparo.

Porque en noviembre de 2011 el Municipio de Monterrey modificó su Reglamento de Zonificación y Usos del Suelo, y en la nueva regulación dejó inexistentes las autorizaciones para el giro de casinos.

Así que esos 10 centros de apuestas clausurados por no contar con permiso de uso del suelo para casa de apuestas, sino para “videojuegos” entre otros giros, ya no pueden obtener una autorización para centros de apuestas.

Simplemente ya no se encuentra esa figura en la normativa municipal.

De tal manera que la administración que encabeza la alcaldesa Margarita Arellanes colocó a los socios de estos casinos contra la pared.

Es una situación jurídica en la que obligadamente tendrían que recurrir a los juzgados de distrito del Poder Judicial.

Con ello se puso nuevamente a los jueces federales en el ojo del huracán, porque serán ellos quienes decidan conceder una suspensión provisional que les permita reabrir sus locales.

En este sentido también hay una presión de la opinión pública y del propio Ayuntamiento de Monterrey hacia los jueces de Distrito.

Al día de hoy van 14 días en los que las 10 casas de apuestas han permanecido cerradas, cuando solamente en el casino Caliente de la avenida Gonzalitos hay ganancias millonarias cada día.

La ofensiva del Municipio de Monterrey contra los casinos que no tienen licencia de uso del suelo para casa de apuestas inició el 27 de febrero con un operativo simultáneo apoyado por marinos, Policía de Monterrey y Fuerza Civil.

Y es que en un análisis elaborado por la administración municipal de la capital regia ésta se percató de que varios centro de apuestas no cuentan con uso del suelo para casino.

Es decir, sus licencias son de otros giros, como de “videojuegos”, entre otros, por lo que funcionan irregularmente según la Ley de Zonificación y Usos del Suelo de Monterrey.

Así que el Ayuntamiento regio cerró 10 casinos y colocó sellos de clausura en otros dos que estaban sin funcionar.

Los casinos cerrados son Los Caliente de avenida Gonzalitos, Valle Oriente y en Garza Sada.

También el California Palace de Alfonso Reyes, el Crystal Palace de Revolución, el Floliatti de la Pulga Mitras en Fidel Velázquez, el Miravalle Palace de San Jerónimo, los Yak de Valle Oriente y de Plaza Cumbres,  y el 909 de Constitución.

Los 10 fueron clausurados dentro del Municipio de Monterrey y entre 11:00 horas hasta cerca de las 14:00 horas.

Las clausuras fueron realizadas por inspectores de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología municipal (SEDUE), a cargo de Brenda Sánchez.

Pero tres días después inició la solicitud de amparos por parte de los socios de casinos.

El Crystal Palace y el Miravalle solicitaron amparo, pero ambos permanecen cerrados.

También pidió amparo ante el Juzgado Segundo de Distrito el Foliatti ubicado en la Pulga Mitras y consiguió la protección de la justicia federal contra la acción de la autoridad municipal.

Sin embargo, tan pronto quitaron los sellos y reabrieron, el Ayuntamiento y Protección Civil del Estado volvieron a clausurarlo porque no cumple con las medidas de seguridad en el inmueble.

Y es que son cuatro pisos con más de mil máquinas tragamonedas y sin suficiente espacio ni salidas emergencia. 

Pero además en este caso del Flolatti la suspensión que obtuvieron los socios fue impugnada por el Municipio.

El Ayuntamiento presentó una queja ante los tribunales colegiados y una denuncia penal ante el Ministerio Público contra la presunta falsificación de los documentos que mostró la defensa del casino Flolatti para obtener la suspensión.

La supuesta licencia de uso del suelo que presentó para buscar el amparo de la justicia federal es con base a un instructivo de homologación de la Ley de Desarrollo Urbano del Estado con la Ley de Zonificación del Municipio.

Pero resulta que la fecha de la supuesta expedición de esa licencia, firmada presuntamente por José Garza Gallardo cuando fue secretario de Desarrollo Urbano, no coincide con la fecha en que entró en vigor la nueva Ley de Desarrollo Urbano que sustituyó a la de Desarrollo Territorial.

Es decir, la supuesta licencia fue expedida meses antes de que la ley entrara en vigor, lo que significa que es imposible en estricto derecho que ese instructivo se basara en una normativa que no existía.

Además, el mismo Garza Gallardo, que fue secretario de Desarrollo Urbano en la última fase de la administración municipal de Adalberto Madero, ya desconoció haber firmado esa supuesta autorización que mostró el Foliatti.

Juez da vista al MP y presentan denuncia

Ala vez que el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa dio vista al Ministerio Público federal para que investigue la presunta falsificación de documentos del casino Foliatti, el Ayuntamiento presentó una denuncia ante el Ministerio Público local.

La decisión del juez de Distrito Javier Rubén Lozano Martínez fue publicada ayer en la lista de acuerdos, como parte del juicio de amparo 401/2013 que interpuso el casino.

“Se requiere a la parte quejosa exhiba documento. Dese vista a la A.M.P. adscrita”, se lee en el acuerdo judicial. 

Se desconoce si la vista ordenada por el juez es únicamente para conocimiento de la PGR o para que inicie la posible comisión de un delito por parte de los abogados del casino Foliatti.

La Ley de Amparo vigente establece en su Artículo 211 que se impondrá sanción de seis meses a tres años de prisión y multa de 10 a 90 días de salario al quejoso, o tercero perjudicado en un juicio de amparo, que presente testigos o documentos falsos.

La vista al Ministerio Público federal por parte del juez se da tras que un tribunal colegiado declaró fundada la queja que interpuso el Municipio de Monterrey contra la suspensión otorgada al casino Foliatti.

Las autoridades municipales pueden reponer los sellos de clausura al casino Foliatti,  que está actualmente cerrado por la clausura de Protección Civil del Estado.

Además, el día de ayer el Municipio de Monterrey presentó una denuncia penal contra quien resulte responsable por la licencia apócrifa con la que los propietarios del casino Foliatti intentaron revocar la clausura impuesta hace dos semanas por las autoridades municipales.

La denuncia fue interpuesta en la Procuraduría de Justicia del Estado, en la Agencia del Ministerio Público Número 4, ubicada en el Palacio de Justicia de Nuevo León.

Por su parte, José Garza Gallardo, exsecretario de Desarrollo Urbano de Monterrey, compareció ayer en la Contraloría Municipal para ratificar lo que reveló la semana pasada a Reporte Indigo: que la firma que aparece en el permiso municipal que presentó el casino Foliatti no es suya.