¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

IZTAPALAPA

Casa de Valencia: ‘mi mujer la pagó’

Icela Lagunas

Jesús Valencia ahora es cuestionado por la compra de una propiedad en una de las zonas más exclusivas del país.

Después de chocar una camioneta Cherokee, quedaron al descubierto varios detalles de la vida personal del jefe delegacional en Iztapala: que consume medicamentos controlados para lograr dormir, que manejaba una camioneta propiedad de un proveedor de la demarcación y que vive en una de las zonas más costosas de la capital, Jardines del Pedregal.

Valencia Guzmán, entrevistado por Reporte Indigo, justificó cada uno de los temas arriba expuestos.


Dic 21, 2014
Lectura 5 min

El Inegi reporta que las mexicanas ganan hasta 12 por ciento menos que sus pares hombres

Margarita Darlene Rojas Olvera fue presidenta del DIF-DF en la administración de Marcelo Ebrard

Jesús Valencia ahora es cuestionado por la compra de una propiedad en una de las zonas más exclusivas del país.

Después de chocar una camioneta Cherokee, quedaron al descubierto varios detalles de la vida personal del jefe delegacional en Iztapala: que consume medicamentos controlados para lograr dormir, que manejaba una camioneta propiedad de un proveedor de la demarcación y que vive en una de las zonas más costosas de la capital, Jardines del Pedregal.

Valencia Guzmán, entrevistado por Reporte Indigo, justificó cada uno de los temas arriba expuestos.

Sobre la casa que habita en el Pedregal, dijo que los ingresos de su pareja, estimados en poco más de 120 mil pesos mensuales, les permitieron adquirir el inmueble por el que aún están pagando aproximadamente 65 mil pesos al mes.

La pareja sentimental del delegado es Margarita Darlene Rojas Olvera, quien en marzo del 2013 asumió el cargo de presidenta de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, con el aval de la Presidencia de la República y con Miguel Ángel Mancera como testigo de honor durante la toma de protesta.

Darlene Rojas hoy se encuentra en el ojo del huracán arrastrada por su polémica pareja, quien la colocó en los medios para justificar la compra de la casa. 

Jesús y Darlene son personajes vinculados al ex jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard Casaubón, pues ambos ocuparon cargos en la administración pública durante su sexenio, ella fue presidenta del DIF en el DF, cargo que también ocupó él. 

Más tarde se desempeñó como directora de Jurídico y Gobierno en Iztapalapa, la demarcación que actualmente él gobierna. 

Un sexenio antes, con Andrés Manuel López Obrador, ella se desempeñó como una funcionaria menor, con un salario raquítico en la Secretaría de Desarrollo Social que entonces era encabezada por Raquel Sosa.

Inevitablemente sus vidas políticas y ahora personales están entrelazadas y hoy marcadas por el escándalo.

La casa del oficial

Jesús Valencia es el más reciente de los personajes que atribuye a su esposa la compra de lo que él por sí sólo no podría justificar.

En esa misma línea de ricos que gobernaron Iztapalapa está Aarón Josué Ramos Miranda, el oficial mayor de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), que fue tirado de su cargo luego de la difusión de un video del grupo Anonymus, que reveló la compra de una lujosa residencia en la zona de Huixquilucan, Estado de México.

Después de 48 horas de escándalo, Josué Ramos salió a intentar explicar que todo estaba tan claro, como que su esposa ganaba el doble que él, pues percibía un salario mensual de 170 mil pesos.

Igual que Darlene Rojas, el ex oficial mayor de la Asamblea Legislativa también ocupó el cargo de director jurídico y de Gobierno en la delegación Iztapalapa, en el tiempo en que el polémico Rafael Acosta “Juanito” asumió como gobernante en esa demarcación que presenta grandes rezagos, pobreza  y marginación.

Cuando Aarón Ramos enfrentó el escándalo aceptó que la casa en Huixquilucan, Estado de México, que adquirió luego de habitar un modesto departamento en Lindavista, sí era de su propiedad y que la adquirió junto con su esposa, que reporta ingresos de 170 mil mensuales, mientras que él percibía 80 mil en la ALDF.

Aunque con la justificación de los ingresos de la esposa intentó aclarar las acusaciones en su contra, el caso del oficial mayor de la ALDF llegó hasta el Gobierno Federal, donde la Subprocuraduría Especializada en Investigación en Delincuencia Organizada (Seido) tuvo que entregar documentación oficial para acreditar que Ramos no está sujeto a investigación.

La aclaración del ombudsman

El tercer caso de funcionario que empleó el pretexto de la esposa solvente es el de Raúl Plascencia Villanueva.

El expresidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos también eligió la calle de Xitle, en Jardines del Pedregal, para comprar su nueva residencia.

Cuando se ventiló el caso de la nueva residencia, el exombudsman refirió que la compra la concretó su esposa Adelita Deyanira Ortiz Kuri por un monto de 5 millones 474 mil pesos, aunque normalmente en dicha zona los inmuebles promedian poco más de los 20 millones de pesos.

Hasta esa fecha, octubre del 2014, Raúl Plascencia Villanueva se había negado a que su declaración patrimonial se hiciera pública, a pesar de estar obligado por la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas a presentarla.

En medio de la polémica, legisladores del PRD y de Movimiento Ciudadano no dudaron en treparse al escándalo para exigirle al entonces ombudsman que aclarara la compra del inmueble y que de paso transparentara también diversas asignaciones de obras públicas.

Pese a estos casos de políticos casados con mujeres más solventes que ellos, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Historia (Inegi) sigue reportando que las mujeres mexicanas ganan hasta 12 por ciento menos que sus pares hombres.

Que para alcanzar los ingresos de los hombres, sus salarios deberían incrementarse más del 50 por ciento en el rubro de comercio, y 25 por ciento en puestos directivos del sector público como privado.

 


Notas relacionadas

Ene 28, 2019
Lectura 5 min

IZTAPALAPA

Museos de la discordia

Icela Lagunas


Ene 28, 2019 Lectura 5 min

Comentarios