Rafael Caro Quintero, fundador del Cártel de Guadalajara, denunció que es víctima de tortura y malos tratos en el penal de máxima seguridad del Altiplano, donde se encuentra preso desde julio.

Según los documentos judiciales, “el Narco de Narcos” denunció que es víctima de incomunicación, segregación, aislamiento, cautiverio con tormentos físicos y psicológicos, malos tratos, abuso de autoridad, tortura y lesiones que ponen en riesgo su vida al interior del penal.

Por esta situación, el pasado 2 de agosto Quintero interpuso un juicio de amparo ante un juez del Estado de México a través de un tercero identificado como José Mora León.

José Fernando García Quiroz, titular del Juzgado Octavo de Distrito en materia de Amparo y Juicios Federales en el Estado de México, le concedió al capo la suspensión y dio un plazo de 24 horas para que las autoridades responsables informen sobre el cumplimiento de la medida cautelar.

Caro Quintero cuenta con amparo contra extradición a EU

Esta es la segunda victoria de Caro Quintero pues apenas el 2 de agosto, la Jueza Primero de Distrito de Amparos y Juicios Federales en el Estado de México, Abigaíl Ocampo, le concedió una suspensión definitiva para que no pueda ser extraditado a Estados Unidos.

Lee también: Caro Quintero obtiene suspensión definitiva contra extradición a Estados Unidos

Aunado a ello, la jueza también otorgó una suspensión de plano para que el quejoso no permanezca incomunicado en el penal de máxima seguridad del Altiplano.

El pasado 15 de julio, Rafael Caro, conocido como “el Narco de Narcos” y fundador y líder del Cártel de Guadalajara, fue detenido.

Su detención se dio durante un operativo encabezado por la Secretaría de Marina y ocurrió en Choix, Sinaloa.

El narcotraficante fue liberado hace nueve años, en agosto del año 2013 y era buscado por el gobierno de Estados Unidos después de que las autoridades mexicanas lo dejaran en libertad.

El país vecino del norte reclama la extradición de Caro Quintero para que responda por el asesinato en México del agente de la DEA, Ennrique “Kiki” Camarena, en el lejano 1985.