Carlos Treviño Medina, último director de Petróleos Mexicanos durante la administración de Enrique Peña Nieto, acusó que la Fiscalía General de la República busca utilizarlo para proceder contra Felipe Calderón y demás exfuncionarios señalados por Emilio Lozoya Austin. A quien denunció formalmente bajo el argumento de que mintió al vincularlo con el caso Odebrecht, particularmente con los sobornos para los contratos de Etileno XXI.

Carlos Treviño Medina, último director de Petróleos Mexicanos durante la administración de Enrique Peña Nieto, interpuso una denuncia contra Emilio Lozoya Austin, a quien acusa de haber declarado falsedades ante la Fiscalía General de la República sobre su presunta participación en el caso Odebrecht. De igual manera, acusó a la institución que encabeza Alejandro Gertz Manero de usar el caso de manera política para buscar declaraciones contra Felipe Calderón y otras figuras.


Además de asegurar que la FGR de no investigar las declaraciones “de oídas” hechas por Lozoya Austin, quien solicitó acogerse al criterio de oportunidad tras ser expatriado desde España en 2020, Treviño también acusó a la institución que encabeza el fiscal general Gertz Manero de utilizar el caso con fines políticos. Razón por la que se busca obtener un testimonio suyo para poder proceder contra más personajes de sexenios pasados.

“Me quieren judicializar y mantener recluido en una prisión de máxima seguridad para obtener de mi persona una declaración falsa contra el expresidente Felipe Calderón y otros funcionarios con los que colaboré cuando fui servidor público. No lo voy a permitir y no lo voy a hacer”, dice Treviño en la denuncia que interpuso contra Lozoya, siendo que quien ayer fue declarado como prófugo de la justicia por las autoridades federales.

Treviño fue citado a audiencia con el juez Daniel Ramírez Peña en el Centro de Justicia Penal Federal de Almoloya de Juárez, Estado de México, en donde sería imputado por los cargos, pero no se presentó bajo los argumentos de que no había condiciones para enfrentar un juicio justo. Ante la ausencia, la FGR obtuvo una orden de aprehensión en su contra, siendo esta denuncia contra Lozoya su primera respuesta legal al proceso.

Lee también: FGR libera versión pública de caso Anaya; Lozoya lo habría sobornado a cambio de reforma energética

Esta es la más reciente variación en el caso Lozoya, de la que también emanan los procesos que enfrentan los panistas Ricardo Anaya, quien decidió dejar el país desde julio pasado bajo alegatos de una “persecución política”, y Jorge Luis Lavalle, quien se mantiene recluido en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México desde abril. Siendo que, como Treviño, también fue citado a una audiencia inicial, en la cual se le dictó prisión preventiva para enfrentar su proceso.


El director general de Pemex de 2017 a 2018 acusó que Lozoya, quien ocupó el mismo cargo de 2012 a 2016, mintió al señalarlo como beneficiario de sobornos para que Breskam, filial de Odebrecht, se hiciera con el contrato de la planta Etileno XXI. Siendo que Lozoya declaró a la FGR que Luis Alberto de Meneses Weyll, exdirectivo de Odebrecht en México, le comentó sobre la supuesta ayuda que recibieron de Treviño entre 2013 y 2014, pagándole 4 millones de pesos.

Treviño argumentó que él estuvo al margen de las licitaciones del contrato pues, en 2009, durante el sexenio de Calderón, ocupó cargos en las secretarías de Hacienda y Energía, más no en Pemex. A donde llegó, como director operativo, en febrero de 2010, apenas 18 días antes de que se firmara el contrato de suministro de etano con Breskam. Agregando que la fórmula para el costo del gas fue fijada por la Comisión Reguladora de Energía, sobre la cual no tenía injerencia alguna.

“La información proporcionada por Lozoya Austin en su denuncia de hechos no aporta información esencial ni eficaz y mucho menos fidedigna para la persecución de un delito más grave que los que se le imputan”, dice Treviño en la denuncia que interpuso, “no pude recibir y niego haber recibido soborno alguno por la realización de actos anteriores que, aseguro, no existen”.