Capital ciudadano en el poder

El regreso del nuevo PRI a Jalisco viene emparejado de nuevos perfiles extraídos de la ciudadanía.

Figuras forjadas en 18 años de panismo, que al margen del poder, lograron colocar en la agenda pública temas de interés, como la participación ciudadana, el urbanismo y la movilidad.

Los motivos de su inserción a los espacios públicos son muchos. Sus detractores critican desde lo simple: “de algo tenían que vivir”.

Comparte esta nota

En pleno proceso electoral, Movimiento Ciudadano buscó de nueva cuenta hacerse de algunos perfiles ciudadanos para su apoyo en las urnas
En el 2010, desde las cúpulas empresariales se dio el espaldarazo a varios de los proyectos ciudadanos de participación
http://www.youtube.com/watch?v=5VZP8Fu-5ls

El regreso del nuevo PRI a Jalisco viene emparejado de nuevos perfiles extraídos de la ciudadanía.

Figuras forjadas en 18 años de panismo, que al margen del poder, lograron colocar en la agenda pública temas de interés, como la participación ciudadana, el urbanismo y la movilidad.

Los motivos de su inserción a los espacios públicos son muchos. Sus detractores critican desde lo simple: “de algo tenían que vivir”.

De fondo se percibe como una salida que han tenido que tomar aquellos que ostentan el poder, frente a la crisis de credibilidad por la que atraviesa la democracia representativa en el mundo, en donde México y Jalisco no son la excepción.

Y ponen en la mesa de la discusión qué tanto es legítima la participación de perfiles con calidad moral en los espacios de gobierno y qué tanto es una mera intención de los gobiernos de mitigar las críticas de la ciudadanía.

Con la llegada del tricolor al poder los gobiernos estatales y municipales supieron capitalizar algunas figuras que hoy se localizan en espacios clave de toma de decisiones.

Desde la Secretaría de Planeación hasta el Organismo Coordinador de la Operación Integral del Servicio de Transporte Público (OCOIT), pasando por regidurías, nuevas áreas de proyectos estratégicos y direcciones de comunicación, algunos activistas se han posicionado en los gobiernos locales.

De las calles a las instituciones

El empoderamiento ciudadano de hoy está lejos de las movilizaciones de corte indigenista que marcó la década de los años 90, consideran algunos activistas consultados.

Así como de la violenta represión contra ciudadanos en el gobierno de Francisco Ramírez Acuña durante la Tercera Cumbre de América Latina, el Caribe y la Unión Europea, que tras detenciones arbitrarias, dio pie al nacimiento de la Coordinadora 28 de mayo.

El tema de cuidad que hoy defiende la mayoría de los activistas es de los pocos asuntos que logró permear en la agenda pública en los primeros años del gobierno de Emilio González Márquez.

En el 2007, tras la abrupta decisión de implementar un viaducto sobre la avenida López Mateos, jóvenes de diversas edades se atrevieron a confrontar al gobierno exigiendo un mejor modelo de ciudad. Temas que desde antes eran agenda de organizaciones, como el Colectivo Ecologista de Jalisco (CEJ).

“El derecho a la ciudad”, de la mano de movimientos de movilidad no motorizada, motivó la creación de grupos como Ciudad Para Todos, Gdl en Bici, Metro Gdl, Guadalajara 2020, Complot y, más recientemente, Triciclo, Mejor Santa Tere, Toma la Ciudad y Las Otras Caras de la Ciudad, entre otras.

En 2008, el Colectivo Ecologista y Guadalajara 2020 participaron en el proyecto del Macrobús; su colaboración con el Gobierno del Estado fue muy cuestionada.

En su defensa, los integrantes del CEJ argumentaron que de no haber participado en el proyecto, el Ejecutivo habría optado por otra tecnología para ese transporte que era más contaminante. En el 2010, desde las cúpulas empresariales se dio el espaldarazo a varios de los proyectos ciudadanos.

La Coparmex y el Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco unieron fuerza con Guadalajara 2020, de José Palacios; Ciudad Para Todos, encabezado por Jesús Soto y Felipe Reyes; Jalisco Cómo Vamos, con David Gómez Álvarez; el Colectivo Ecologista de Jalisco, de la mano de Mario Silva; Complot, de Alfredo Hidalgo, y una decena más de organizaciones.

Dichos grupos participaron en la creación de tres proyectos clave que vinculaban a la ciudadanía con los gobiernos: La Asamblea por la Gobernanza; la Red GDL para Todos y la Plataforma Metropolitana por la Sustentabilidad.

Temas como el Instituto de Planeación Metropolitana, las protestas contra el auditor Alonso Godoy, el repudio contra la construcción de la vía Express y la Agenda Metropolitana por la Sustentabilidad fueron algunos de los temas que abanderaron estos tres proyectos.

A partir de esas plataformas ciudadanas, figuras como José Palacios,  David Gómez Álvarez, Alfredo Hidalgo  y Felipe Reyes pudieron brincar a la esfera de lo público.

José Palacios estuvo en la Campaña de Aristóteles Sandoval y hoy es Secretario de Planeación Económica.

David Gómez es subsecretario de Planeación del Gobierno de Jalisco. Felipe Reyes brincó de la organización Ciudad para Todos a las filas del OCOIT. Mientras que Alfredo Hidalgo dejó su organización Complot y se convirtió en el titular de la Oficina de Proyectos Estratégicos en Zapopan.

Una oficina que depende directamente del presidente priista Héctor Robles, en donde también laboran otros exactivistas, como Abraham Jaime, de Metro Guadalajara,  y María Elena de la Torre, de Ciudad Para Todos.

Otras figuras emanadas de la ciudadanía también han encontrado espacios en el gobierno, como Héctor Castañón, de la Organización Plan V (Vecinos en Red), quien encabeza el proyecto de la Ciudad Creativa Digital.

Ciudadanos en Movimiento

En 2010, el equipo de trabajo de Enrique Alfaro planeó la creación de la organización política Alianza Ciudadana, entre los perfiles que se consideraban para encabezar el proyecto estaba Mario Silva, del Colectivo Ecologista de Jalisco, finalmente se optó por Esteban Garáiz.

En pleno proceso electoral, Movimiento Ciudadano buscó de nueva cuenta hacerse de algunos perfiles ciudadanos para su apoyo. Cenas, comidas y diversos encuentros se dieron entre organizaciones civiles y Enrique Alfaro, algunas terminaron por firmar comunicados en su apoyo.

Hoy se sabe que la activista Margarita Sierra es asesora voluntaria de algunos temas políticos para la bancada de Movimiento Ciudadano en el Congreso.

Comunicación y poder

La activista Karla Preciado, de Ciudad Para Todos, también formó parte del equipo de trabajo de Zapopan; desde la dirección de cultura administró el área de medios.

Hoy solo lleva las redes sociales de la regidora priista Laura Haro Ramírez.

Por su parte, el  Gobierno del Estado también ha sabido capitalizar algunas figuras de la sociedad civil para el control de las redes sociales.

A través de la empresa de publicidad Cero Cuatro, la activista Fernanda Guerra, conocida en Twitter como @Ledudette, fue contratada para generar una estrategia de comunicación digital y control de daños frente a la crisis en las redes sociales.

En la página de transparencia del Gobierno del Estado se registra el pago -hasta el mes de agosto- de 1.6 millones de pesos para la empresa 04 st S.C, razón social del despacho Cero Cuatro.

Guerra formó parte de la organización Ciudad para Todos y ha organizado actividades como “Corre Chapu”, un movimiento de corredores que surgió tras la crisis de seguridad que azotó la zona rosa de Guadalajara.

 

Salir de la versión móvil