La oposición en la Ciudad de México tiene claros los perfiles que podrían contender para la jefatura de Gobierno de la capital de la República. Sin embargo, el partido oficial, Morena, aún no define a sus ‘corcholatas’.

Aunque se han manejado algunos nombres, ninguno ha declarado abiertamente que le interese contender en las elecciones de 2024.

Una académica de la UNAM afirma que esto se debe a la estrategia política del partido guinda, que pretende evitar el desgaste y los ataques contra sus posibles aspirantes.

Además de que en 2023 se disputará una batalla crucial para Morena en el país: las elecciones en el Estado de México y Coahuila, entidades que no han tenido alternancia política desde hace décadas.

Por parte de la oposición, la senadora del Partido Acción Nacional (PAN) y exdelegada de la alcaldía Miguel Hidalgo, Xóchitl Gálvez, hizo público su interés por ser la próxima jefa de Gobierno de la Ciudad de México en junio pasado.

De igual forma, el alcalde de Benito Juárez, Santiago Taboada, ha dado a conocer sus intenciones por gobernar la capital del país y, el 5 de octubre de 2021, organizó un evento con motivo del inicio de su segundo mandato al frente de la demarcación en donde dio guiños de buscar la candidatura de la alianza Va por México de cara a 2024.

Otro alcalde que ha confirmado que buscará ser el candidato de la oposición para suceder a Claudia Sheinbaum es Adrián Rubalcava, de Cuajimalpa, quien ha ganado tres elecciones para ser el titular de la demarcación.

El 8 de mayo de 2022, Ruvalcaba Suárez encabezó un encuentro las juventudes priistas en la ciudad y reveló sus aspiraciones.

Posibles candidatos de Morena en silencio

Tanto en medios de comunicación como en el ámbito político, se habla de al menos cuatro aspirantes para ocupar la Jefatura de Gobierno y continuar el proyecto de la “Cuarta Transformación” en la capital: Clara Brugada, alcaldesa de Iztapalapa; el presidente nacional de Morena, Mario Delgado; el secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch; y el actual secretario de Gobierno, Martí Batres.

Sin embargo, ninguno ha dado a conocer públicamente sus intenciones ni está siendo impulsado por el partido; incluso, García Harfuch ha negado tener interés en ser jefe de Gobierno.

“Todos estamos trabajando para una cosa: para la Secretaría. Creo que para la ciudad sería muy malo tener a las personas encargadas de la seguridad pensando en otra cosa que no sea esto”, así lo dijo el funcionario el pasado 22 de junio durante una conferencia de prensa.

Esta aparente ausencia de “corcholatas” capitalinas contrasta con lo que sucede a nivel federal para las elecciones presidenciales de 2024, en donde existen cuatro perfiles que abiertamente han declarado su interés para aparecer en la boleta: Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la CDMX; Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores; Adán Augusto López, secretario de Gobernación de México, y Ricardo Monreal, senador morenista.

Incluso, el diputado federal del Partido del Trabajo, aliado de Morena, ha levantado la mano para ser el sucesor de Andrés Manuel López Obrador.

Karla Valverde Viesca, académica de la UNAM, destaca como posibles motivos de la ausencia de aspirantes morenistas a los estatutos del partido y a los esfuerzos concentrados en las elecciones de 2023

Con mucho cuidado

El partido Morena es precavido y tiene cuidado en impulsar perfiles a la candidatura de la Jefatura de Gobierno, dice Karla Valverde Viesca, académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Se tienen que ir con mucho cuidado. No pueden empezar a sacar candidatos que serían golpeados por cualquier partido de la oposición, ante la ‘derechización’ que padeció en 2021 la capital”, menciona.

En las elecciones de 2021, Morena perdió seis alcaldías: Álvaro Obregón, Azcapotzalco, Cuauhtémoc, Magdalena Contreras, Miguel Hidalgo y Tlalpan, y actualmente son encabezadas por integrantes de la coalición conformada por el PRI, el PAN y el PRD.

“Los citadinos tuvieron un comportamiento político que no benefició a Morena en la elección de alcaldes y alcaldesas, por eso la derecha cree que puede ganar en 2024 y eso hace que el partido oficial sea más precavido”, comenta Valverde Viesca.

Añade que otro factor por el que Morena no ha impulsado ningún perfil es porque la normativa del partido no lo permite y será hasta 2023 cuando se oficialice algún candidato.

Por otra parte, a nivel federal, declara la especialista, Morena está más concentrado en la elección a gobernador de 2023 en el Estado de México y Coahuila, entidades donde el PRI siempre ha ganado.

Además, el Estado de México es una entidad clave a nivel federal porque es el estado más poblado del país con 16 millones de habitantes.

“El Estado de México no es una situación menor, se apuntaron 68 personas para contender, 48 hombres y 20 mujeres y, a nivel nacional, el partido busca ganar terrenos en lugar de desgastar a perfiles en la Ciudad de México”, afirma la académica.

Tras ganar la segunda ronda de elecciones internas, el partido Morena ha perfilado a la actual secretaria de Educación del Gobierno de México, Delfina Gómez, como la candidata al Estado de México. Sería la segunda vez que compite: en 2017 perdió la elección estatal frente al priista Alfredo del Mazo Maza.

Te puede interesar: La batalla entre Morena y Va por México por la CDMX será cerrada en 2024