Reporte Indigo

CONGRESOJALISCO

Candil de la calle…

Las declaraciones de Castro Reynoso de que tiene la solución a los problemas financieros del Legislativo se contraponen a sus labores como alcalde de Tlaquepaque
En su trienio, el gasto en servicios personales del Ayuntamiento pasó de 21.7 millones a finales de 2008 hasta 787 millones de pesos en 2012

La sombra de deudas de la Legislatura 59 persigue al Congreso de Jalisco.

A esto se suma el pasado inmediato del coordinador del PRI, que como presidente de San Pedro Tlaquepaque acercó a dicho municipio a ser uno de los 10 más endeudados en el país.

Y es que a menos de dos semanas de su toma de protesta, las declaraciones de Miguel Castro Reynoso de que tiene la solución a los problemas financieros del Legislativo se contraponen a sus labores como alcalde. 

Son 125 millones de pesos los necesarios para el pago de salarios a empleados y parte del gasto corriente del Legislativo, declaró en una reunión con el secretario de Finanzas del Congreso, Martín Mendoza, y los coordinadores de las demás bancadas.

Los líderes de los diputados del PAN, Movimiento Ciudadano y el PRD conformaron un bloque opositor que suma 21 curules. 

Aunque los dos diputados perredistas buscarán alianzas a su conveniencia.

Sin embargo, nadie en la 60 Legislatura ajeno al partido tricolor ha querido involucrarse en el intento de rescatar las deudas heredadas en nómina que tiene el Congreso con sus empleados.

Hasta el momento sólo Hernán Cortés Berumen, diputado del PAN, ha realizado acercamientos con el Gobierno del Estado para gestionar 10 millones de pesos que alivien un poco el adeudo a empleados supernumerarios, pero Castro Reynoso afirma que sirven de muy poco.

En lo que coinciden Cortés Berumen y Castro Reynoso es que presidieron el mismo municipio. 

El panista en el periodo 2007-2009 y el priista concluyó su segunda administración en Tlaquepaque en febrero de este año, cuando solicitó licencia para competir por el Distrito 14 local. También ambos endeudaron más a la Villa Alfarera.

El diputado panista y presidente de la Mesa Directiva del Congreso mientras fue alcalde de Tlaquepaque (2006-2009) recibió un Ayuntamiento con 323.8 millones de pesos en deuda y lo entregó con un compromiso de 426.2 millones. 

Pero el panorama empeoró con Castro Reynoso pues casi duplicó el endeudamiento municipal, ya que en San Pedro Tlaquepaque se generó un aumento de 86 por ciento en la deuda de la administración 2009-2012.

Dicho compromiso se dimensiona en que cada habitante de Tlaquepaque debe mil 306 pesos, cifra que representa al tercer municipio metropolitano en el que más deben sus habitantes. 

Guadalajara es el primero con mil 792 pesos por habitante y Tonalá el segundo con mil 646.

Y es que entre los gobiernos municipales de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) la deuda total de Tlaquepaque solo es menor que la  de Guadalajara y Zapopan. 

El monto del débito en el municipio tlaquepaquense es de 794 millones de pesos.

Así es como Miguel Castro Reynoso disparó la deuda como presidente municipal de Tlaquepaque.

Y es que en su trienio el gasto en servicios personales del Ayuntamiento pasó de 21.7 millones, al recibir la administración a finales de 2009, hasta la cantidad de 787 millones de pesos en 2012. 

No solo eso deja ver el incremento desmedido, la relación entre gasto de obra pública y los servicios personales es el mejor ejemplo.

En 2010, por cada peso que gastó el gobierno de Castro Reynoso en obra pública municipal se gastaron seis pesos en servicios personales como salarios y viáticos del personal del Ayuntamiento. 

Al final de su gestión el balance no fue distinto, pues esta relación fue del triple de gasto para servicios personales, 787 millones, en comparación con el de obra pública, 265 millones. 

En declaraciones a medios locales, Germán Ralis, regidor de Movimiento Ciudadano en Tlaquepaque, afirma que el responsable del desfalco municipal es el coordinador del PRI en el Congreso. 

“Nos queda perfectamente claro que es el único, Miguel Castro Reynoso, creo que a partir de las administraciones en donde fue presidente, que estamos hablando del 2004 al 2006 y del 2010 al 2012. 

“Pues exponencialmente ha crecido esa deuda de manera que iniciamos con alrededor de 300 millones de pesos y ya andamos rondando los 800”.

La actitud del diputado priista ha sido desde hace unas semanas la de redentor del Legislativo, pues ha mantenido contacto con los empleados inconformes para plantearles una solución al adeudo de sus salarios y que finalmente representarán más deudas para el Congreso. 

Incluso ha propuesto que se reduzca en 500 el número de empleados. 

Pero este tipo de medidas nunca fueron opción en su gestión como alcalde. 

En teoría, la primera acción de la 60 Legislatura será aplicar un plan de austeridad en donde la Comisión de Administración rediseñe la estructura organizacional y otro nuevo tabulador de salarios que tendrá que estar listo entrando 2013.

Y es que  si no existe preocupación con la deuda, de nuevo el trabajo legislativo se puede opacar por los escándalos, como sucedió en la pasada Legislatura. 

Los coordinadores de las cinco fracciones parlamentarias, Gildardo Guerrero, del PAN; Clemente Castañeda, de MC; Enrique Velázquez, PRD; Miguel Castro, PRI, y Jesús Palos, del PVEM, deben preocuparse para que esto no suceda. 

Pero ahora la actitud de redentor de Miguel Castro contrasta con su trabajo como alcalde, donde probó que administrar con pocos recursos, no es su fuerte.

Partidas desiguales

En la alcaldía de Miguel Castro Reynoso entre 2009 y 2012 la diferencia de gastos presupuestales entre los rubros de servicios personales y el de obra pública fue muy dispar.

Y es que durante su administración estas partidas del municipio de Tlaquepaque llegaron a tener una diferencia de seis a uno, donde  por cada peso gastado en obra pública se gastaban seis en servicios personales.

Por ello se incrementó la deuda del municipio a casi 800 millones de pesos, señala Germán Ralis.

El edil de Tlaquepaque por Movimiento Ciudadano (MC) comentó que fue la partida de servicios personales la que principalmente provocó la deuda millonaria de ese Ayuntamiento.

Y en conjunto con los regidores de MC, Salvador Caro y Augusto Valencia, de Guadalajara y Zapopan, fijó hace unos días una postura en contra de que sus municipios contraigan más deuda pública.

Y es que el incremento de los gastos en servicios personales ha sido constante.

En 2010 fue el más grande, pues aumentó en 137.4 millones de pesos respecto al 2009, y en los años siguientes el incremento fue de 76 millones en 2011 y 24 millones en 2012.

En total los gastos personales en la administración de Castro Reynoso pasaron de 549 millones a 787, es decir un incremento total de 238.2 millones de pesos.

La prioridad del gobierno municipal de Castro Reynoso fue el recurso destinado a los sueldos de empleados y viáticos, pero la inversión en infraestructura pública resultó perjudicada, con lo que demuestra la poca pericia para administrar los recursos.

Salir de la versión móvil