En las candidaturas independientes, el diputado Portilla Wolff estima que el contendiente a gobernador debe acreditar apoyo del 3 por ciento del padrón


"¿Por qué los partidos están permitiendo la aparición de candidatos independientes? Porque lo están haciendo en las condiciones que a ellos les funcionan"

Enrique Alfaro

Alianza Ciudadana

http://www.youtube.com/watch?v=FtcR-oSZS8k

El modelo de candidaturas independientes en Jalisco aprobado en días pasados por el Congreso del Estado apenas está por configurarse.

El acceso al poder público aparentemente se abre a los ciudadanos libres y sin filiación partidista, pero las reglas del juego podrían no ser tan sencillas.

Las exigencias para la inscripción y el financiamiento para los ciudadanos que van por la libre podrían limitar los alcances de la reforma electoral.

Las candidaturas independientes permiten a los ciudadanos postularse como alcaldes, diputados y hasta gobernador de manera libre.

Dicho modelo ya se aplica en países como Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda, Canadá, Francia, Bélgica, Italia, Portugal, India y Colombia, entre otros.

En México, el expresidente Felipe Calderón lanzó en el 2012 la propuesta para que la figura operara en el país. Los estados tienen obligación de aprobar la reforma (antes del 9 de agosto) y después definir sus propias reglas de operación.

Los puntos más importantes que tomarán en consideración son los requisitos para la inscripción del candidato y el mecanismo de financiamiento. Temas que, sin duda, generarán jaloneo entre partidos. 

Enrique Alfaro, líder de la agrupación política Alianza Ciudadana y excandidato a la gubernatura de Jalisco, manifestó sus dudas sobre el modelo propuesto por el Congreso, pues a su dicho la propuesta limita la participación de los ciudadanos.

“¿Por qué los partidos están permitiendo la aparición de candidatos independientes? Porque lo están haciendo en las condiciones que a ellos les funcionan: Permites las candidaturas independientes, pero no les das las condiciones de equidad para participar”, apuntó.

Además refirió que las candidaturas independientes no son “condición suficiente para que verdaderamente  pueda desafiarse la lógica de los partidos políticos en nuestro sistema democrático”.

Candados por definir

El primer obstáculo a vencer dentro de la reglamentación de las candidaturas independientes será definir la magnitud del apoyo con el que debe contar cada postulante libre.

Hoy en día, un contendiente a gobernador apoyado por un partido político solo debe mostrar la documentación firmada y sellada por el instituto político que representa para poder inscribirse en la contienda.

El partido conserva su registro si obtuvo el 2.5 por ciento de la votación en el periodo anterior. 

El artículo 52 del Código Electoral y de Participación Ciudadana detalla que quien desee hacer un partido deberá garantizar una afiliación mínima del uno por ciento del padrón electoral y celebrar por lo menos 33 asambleas constitutivas municipales a fin de garantizar afiliados al interior del estado.

En el caso de las candidaturas independientes, el diputado local Joaquín Antonio Portilla Wolff estima que el contendiente a gobernador debe acreditar apoyo del 3 por ciento del padrón. 

Según datos del IFE, el total del padrón de Jalisco ronda los 5.6 millones de personas, por lo que se estimaría que se necesitan cerca de 170 mil seguidores para ser candidato independiente a gobernador. 

Otro aspecto sustancial en la reforma será el financiamiento a las candidaturas independientes. 

Hay quien opina que a fin de que no haya desigualdad, los contendientes libres deben acceder a financiamiento público para sus campañas. 

Sin embargo, el financiamiento público de un postulante independiente sería mucho menor de uno afiliado a un partido grande.

Otros modelos consideran que el postulante debe no solo garantizar suficiencia económica para inscribirse como candidato, sino que puede financiarse con otros recursos privados. Tal como sucede en Zacatecas.

La crítica a esta propuesta es que no hay candados suficientes para restringir el uso de recursos provenientes de actividades ilícitas.

La moneda está en el aire y los diputados de Jalisco deberán solucionar el tema.

En diciembre del 2012 la Suprema Corte de Justicia de la Nación definió que para las candidaturas independientes del estado de Zacatecas los postulantes podían utilizar financiamiento privado, tal como lo establece la Ley Electoral de dicho estado.

Con seis votos  a favor los ministros consideraron que era posible que los candidatos libres usaran todo tipo de recursos económicos, siempre que no fueran derivados de actividades ilícitas. No obstante los otro cinco ministros argumentaron que no había forma de determinar que el dinero utilizado en campañas era dinero limpio. 

Reforma con dedicatoria 

En la elección del año 2012 en Jalisco, sobre todo en el periodo de precandidaturas, hubo situaciones que dejaron en claro que los partidos políticos tienen el monopolio del poder político.  

El proceso de selección de candidatos del PRI y el PAN dejó fuera a algunos militantes, que decidieron armar su propio proyecto político y debieron abandonar sus partidos para integrarse a otros a fin de ser electos.

Enrique Alfaro renunció al PRD pese a haber sido electo como alcalde de Tlajomulco de Zúñiga por dicho partido. En época de campaña se alojó en la franquicia del partido Movimiento Ciudadano.

Otros casos, como el del hoy regidor tapatío Salvador Caro Cabrera también ilustran el tema. Él renunció al PRI, que le negó su participación como candidato a la alcaldía de Guadalajara. Por tal motivo decidió integrarse a Movimiento Ciudadano. 

El panista Ramón Demetrio Guerrero Martínez, conocido como “El Mochilas”, renunció a su militancia albiazul para unirse a Movimiento Ciudadano y logró ganar la presidencia municipal de Puerto Vallarta.

Al respecto, el diputado Portilla Wolff considera que esos “brincos ideológicos” deben ser previstos y prohibidos en la reglamentación de las candidaturas independientes,  pues a su opinión eso atenta contra el orden del sistema partidista. 

“Habría que poner también en las reglas del juego que no estén brincando los representantes de los partidos, de partido en partido y de candidatura independiente a candidatura independiente”, apuntó Portilla Wolff.

Los casos de Zacatecas y Quintana Roo

Zacatecas fue la primera entidad que admitió las candidaturas independientes. 

Solo para el proceso electoral del 2013 se registraron 12 personas bajo este esquema en dicha entidad.

El ciudadano Raúl de Luna Tovar ganó la presidencia del municipio General Estrada con mil 378 votos, sobre los mil 110 votos que obtuvo la alianza Rescatemos Zacatecas (PAN-PRD). 

Según datos del Instituto Electoral de Zacatecas, la participación de la elección en ese municipio fue mucho más nutrida que en otros comicios.

A fin de no tener problemas con las boletas por la inclusión de candidatos independientes, en Zacatecas se optó por poner sobrenombres a los candidatos como “El Novio”, “El Cepillo”, “Pepe Pasteles”, “El Toques” y “Lupe Correa”.

En Zacatecas, para ser electo a algún puesto de representación popular en los municipios se pide el apoyo del 5 por ciento de la población para inscribirse y el 15 por ciento de apoyo ciudadano para recibir prerrogativas económicas.

En el estado de Quintana Roo se registraron 14 candidatos independientes en las elecciones pasadas. Ahí se hicieron coaliciones entre candidatos independientes que no lograron registro por falta de apoyo ciudadano.