¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

JAVIERSICILIA

‘Calderón ya no está en sus cabales’

Alicia Guzmán

Calderón le sigue haciendo el trabajo a EPN. Quiere que la Ley General de Víctimas esté bajo tutela gubernamental y Javier Sicilia, por supuesto, no está de acuerdo. 

“Francamente el presidente Calderón ya no está en sus cabales”, dijo el poeta y escritor en entrevista telefónica con Reporte Indigo. 

Pero, para impedir que el Congreso apruebe la ley del todavía presidente, no lo hará en las calles. Sabe que sus aliados son los legisladores. Y ahí dará la batalla.


Sep 4, 2012
Lectura 5 min
portada post

"No podemos arrodillarnos al capricho de un presidencialismo que creíamos había desaparecido"

- Javier Sicilia

Poeta

Calderón le sigue haciendo el trabajo a EPN. Quiere que la Ley General de Víctimas esté bajo tutela gubernamental y Javier Sicilia, por supuesto, no está de acuerdo. 

“Francamente el presidente Calderón ya no está en sus cabales”, dijo el poeta y escritor en entrevista telefónica con Reporte Indigo. 

Pero, para impedir que el Congreso apruebe la ley del todavía presidente, no lo hará en las calles. Sabe que sus aliados son los legisladores. Y ahí dará la batalla.

El movimiento tendrá que negociar y dialogar con el poder legislativo para que apruebe la versión de la ley que el movimiento entregó al Congreso hace más de un año.

La idea es “presionar” para que las Cámaras “no le den cabida a la iniciativa del presidente Felipe Calderón”, indicó Sicilia.

Ley perniciosa

También tiene claro que si no se pudo con uno, se intentará con el otro. Con Peña Nieto. 

Así, los líderes del movimiento apuestan a que el nuevo gobierno cumpla con su compromiso expresado en los diálogos de Chapultepec, para publicar su ley, y descartar la de Calderón.

Porque la versión del movimiento –no la del presidente saliente– “es una ley de derechos humanos con obligaciones y responsabilidades para el ejecutivo”, recordó el líder social. 

En cambio, la de Calderón es “una serie de dádivas graciosas desde el poder donde la víctima es un sujeto pasivo”, sentenció el abogado Silvano Cantú, integrante de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos.

El pasado lunes, desde la ciudad de Chicago, en Estados Unidos, Sicilia envió un sentido video con un mensaje de rechazo total a la iniciativa presentada por el todavía presidente, una ley de víctimas, “a la Calderón.”

Una ley que describió como “asistencialista, subordinada a la política de seguridad y burocratizada, inútil e incluso perniciosa para las víctimas”.

Un Sicilia enojado afirmó que se trata de “un engaño más del presidente en esta dolorosa historia de violencia e irresponsabilidad.” 

No desiste del diálogo como estrategia. “No podemos arrodillarnos al capricho de un presidencialismo que creíamos había desaparecido, porque lo que ha hecho el presidente es algo inconstitucional”, se refirió el poeta al hecho de que el ejecutivo haya enviado el pasado 30 de agosto una propuesta de ley para la Atención y Protección de Víctimas. 

El movimiento no solo la rechaza tajante, sino que la descalifica como “un intento de suplantar una ley de derechos humanos de las víctimas por una ley de asistencialismo para víctimas”.

La reforma que no pasó

La ley que el Movimiento por la Paz presentó el 30 de abril de este año fue aprobada por unanimidad. 

El artículo 72-B establece un periodo de 10 días para que el ejecutivo haga observaciones y Calderón no dijo nada hasta que el primero de julio presentó sus obsevaciones y vetó la iniciativa del movimiento.

Es decir, la ley ya debería de haber entrado en vigor.

Por haber rebasado el periodo legal, se desata una controversia constitucional a resolverse en la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la Ley General de Víctimas se queda en una especie de limbo judicial. 

“El presidente desacató la constitución en una medida desesperada ya que nunca participó en la discusión en el Congreso y decidió presentar una ley paralela”, agregó Silvano Cantú, uno de los abogados que redactó la Ley General.

Para Sicilia y su asesor Cantú, la pobreza de la ley que envió Calderón se ve reflejada, entre muchas otras cosas, en otorgarle a Províctima la protección de las víctimas.

Y es que Províctima es una procuraduría social y no es autónoma. El ejecutivo puede intervenir en sus operaciones y finanzas. 

Su estructura “es asistencialista y consiste en general en talleres psicosociales y en un empadronamiento masivo a programas sociales”, explicó Cantú.

Y bajo este esquema, las propias víctimas tendrían una mínima o nula participación en el diseño e implementación de las medidas necesarias para su atención. 

El Movimiento por la Paz exhortó al poder legislativo “a hacer valer su autonomía y a seguir defendiendo la Ley elaborada  e impulsada por las víctimas”.

Y quieren, además, que se le exija al presidente Calderón publicarla por haber rebasado ya el plazo constitucional para su promulgación. 

Cantú confesó tener esperanzas en que el nuevo equipo de transición de Enrique Peña Nieto sean congruente con los compromiso que prometieron cumplir. 

Y no solo el nuevo presidente sino también los mismo legisladores involucrados, como Jesús Murillo Karam, quien participó directamente en la elaboración de la ley del Movimiento por la Paz.

“Sería una total incongruencia no aprobarla una vez que llegue Peña Nieto”, puntualizó Cantú.


Notas relacionadas

Sep 13, 2012
Lectura 1 min

JAVIERSICILIA

‘Yo tengo un sueño…’

Adriana Lusthoff


Sep 13, 2012 Lectura 1 min

Sep 3, 2012
Lectura 2 min

JAVIERSICILIA

Bloqueo por capricho

Adriana Lusthoff


Sep 3, 2012 Lectura 2 min

Comentarios